“Cada vez quiero estar más lejos de Rama” – GENTE Online
 

“Cada vez quiero estar más lejos de Rama”

Actualidad
Actualidad

Se sienta a la mesa y pide un café. Y la primera pregunta, grabador de por medio, dispara casi un monólogo de Eunice Castro (33). Sin levantar la voz, y por única vez desde que se conoció la ruptura entre Susana Giménez y Jorge Rama (su ex, con quien estuvo casada nueve años), la uruguaya hace catarsis. Escuchemos: “No hubo un reencuentro con Rama. Lo vi de lejos mil veces, porque hace casi cinco años que me separé de él y Montevideo es chico. Pero cuando lo veo, ni lo saludo. Y por teléfono hablo de vez en cuando, pero sólo por temas que tienen que ver con el departamento que era de los dos, en el que vivo, que tiene problemas judiciales por embargos que le hicieron a él. Así que sólo se da cuando hay papeles del Banco Santander que los dos tenemos que ver. Es un lío bárbaro, porque el departamento se está pagando en cuotas... Pero nunca me sentaría a hablar con Rama, y menos en un lugar público. Estaría loca si lo hiciera. Pasó mucho tiempo y no tengo rencor, pero estuve muy mal en serio con la separación, como también mi familia, y no quiero que el tema ni siquiera me roce. Por eso hasta ahora no había hablado de esto”.

Eunice va y viene desde la Argentina al Uruguay todas las semanas, tanto como la rebelde gripe que la tiene a maltraer. En Buenos Aires graba El casting de la tele para su país natal, con producción de Ideas del Sur, que irá desde este domingo a las 21 por Canal 12. El viernes a las siete de la tarde llegó a Montevideo, casi sin tiempo para cambiarse y volar a ver la obra Cabaret en el teatro Alianza, visitar a su familia y descansar. Dice que está sola desde que se separó de su novio, el abogado Alejandro Balbi, “y muy tranquila”. Al café le pone sacarina, revuelve, y la charla sigue.

–¿Te sorprendió la separación de Susana y Rama?
–Estoy muy por fuera de su vida, y no quiero que ni me roce un tema relacionado con él ni una pareja de él. No pienso volver con Jorge, entonces ya está: estoy lejos. Es un tema que no me incluye, y que me vuelvan a meter en eso es una piedra grande en mi camino, porque yo estoy en otra. Ya lo superé, trato de hacer mi vida lo mejor posible, no me gusta que me relacionen.

–¿Pero te llamó para pedirte plata, como se dijo?
–Eso... (sonríe nerviosa) Me la pidió como le debe haber pedido plata a medio Montevideo. Debe tener problemas de dinero, o eso dicen. En realidad no me llamó específicamente por eso, pero sé que está mal. Aunque ahora ni siquiera está con los negocios que tenía cuando estaba conmigo.

–Cuando leés todo lo que se escribe sobre él acá en Uruguay, ¿creés que no es verdad o pensás “de la que me salvé”?
–Un poco pienso “de la que me salvé”. Por eso cada vez quiero estar más lejos de Rama. Ya está, pasó mucho tiempo y cuando estaba conmigo era otra cosa. Ahora es un extraño para mí.

–¿Te buscó durante el último tiempo?
–No. Eso también se dijo, y es mentira. Mirá: me separé cuando me enteré de todo y nunca más me senté a hablar con él.

–¿Ni siquiera en ese momento en que lo fotografiaron con Susana?
–Ni siquiera. No hubo explicaciones ni nada. Podríamos haber hablado, como sucede cuando un matrimonio se separa, pero no pasó. No había nada que entender, era todo muy claro. Fue algo que no esperábamos, ni yo ni mi familia, un golpe bajo. La verdad, él no se manejó nada bien.

–Sin embargo, en estos cuatro años te conocimos en la Argentina, hiciste desfiles, pasaste por Bailando por un sueño con Tinelli y terminaste en Varieté para María Elena, un musical de Sofovich. Por lo menos en tu caso se confirmó lo que dicen los chinos: crisis es igual a oportunidad.
–(Se ríe) Es que fue tan malo lo que me pasó que me merecía todas esas cosas buenas.

–En julio vuelve Susana a la televisión. ¿Si te invita a su living, vas?
–Lo tendría que pensar. No tengo nada contra Susana, sinceramente. Lo sentí así desde el primer día. No me molesta que me la nombren, ni verla. Si alguien tuvo la culpa de lo que pasó fue la persona que estaba casada conmigo, no ella.

–Tenés un mes para pensarlo, en todo caso. Y si aceptás, seguramente hablarán de Rama. ¿Harías como Nazarena Vélez cuando contó sus intimidades con Huberto Roviralta?
–(Ríe de nuevo) ¡Ay no, por Dios! Lo tomaría como un programa más donde me harían una entrevista sobre cosas personales. Pero intento escaparle a los escándalos, no van con mi personalidad. Igual, si me invita, lo tendría que pensar mucho. Y sólo lo haría porque la respeto muchísimo como artista. Pasó el fin de semana en Montevideo con su familia. “Estoy sola y tranquila”, dice.  Aún vive en el departamento que compartió con Jorge Rama. “Está embargado y por eso a veces hablo por teléfono con él, nada más”, asegura.

Pasó el fin de semana en Montevideo con su familia. “Estoy sola y tranquila”, dice. Aún vive en el departamento que compartió con Jorge Rama. “Está embargado y por eso a veces hablo por teléfono con él, nada más”, asegura.

El sábado por la noche fue al teatro Alianza a ver Cabaret y saludó a los protagonistas de la obra, Nacho Cardozo y Adriana Da Silva.

El sábado por la noche fue al teatro Alianza a ver Cabaret y saludó a los protagonistas de la obra, Nacho Cardozo y Adriana Da Silva.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig