Brutal ataque a una familia en un country: sufrieron torturas y golpes pero cuando amenazaron a sus hijas ellos se defendieron – GENTE Online
 

Brutal ataque a una familia en un country: sufrieron torturas y golpes pero cuando amenazaron a sus hijas ellos se defendieron

Maximiliano Ferrari y Mónica López, relataron cómo ellos y sus dos hijas de 7 años lograron forcejear y defenderse de los 5 ladrones que los golpearon y torturaron. “Amenazaron con cortarle la lengua a mis hijas”, contó la madre atormentada.
Actualidad
Actualidad

La familia Ferrari fue asaltada en su vivienda en el barrio cerrado de 'San Eliseo' del partido bonaerense Guernica, situado en el Corredor Verde "Canning – San Vicente", en el kilómetro 18,5 de la ruta 58. El hecho se dio el miércoles a la 1.30 de la madrugada.

Según el duro relato del empresario gastronómico Maximiliano Ferrari, los delincuentes actuaron con una "saña inexplicable", mientras que su mujer, a la que le arrancaron varias uñas, expresó que creyó que los "iban a matar".

En total fueron cinco los delincuentes que ingresaron a la casa de los Ferrari, al menos tres de ellos armados. Cortaron un alambrado, cavaron un pozo y atravesaron dos nuevos alambrados electrificados para entrar, detallaron los afectados.

Duro relato de la mujer torturada

Mónica López, la mujer que fue torturada en el country San Eliseo contó que mientras los ladrones le arrancaban las uñas con un alicate y le preguntaban dónde estaban los dólares la amenazaban con cortarle la lengua a una de sus hijas.

La familia Ferrari aseguró que ya les habían dado todo lo que tenían, por lo que, al ver que los ladrones seguían empeñados en torturarlos y exigir más dinero, lo que colmó la paciencia de Maximiliano y Mónica fue cuando los amenazaron con sus hijas: “Traigan a una de las gemelas, cuando le cortemos la lengua a una van a contar donde están los dólares.

"Estábamos jugados, nos iban a matar, porque seguían torturándonos. Cuando la agarran a mi hija, yo no sé de donde saqué fuerza y empecé a pegarles, a golpearles, entonces mi marido se da cuenta de lo que estaba sucediendo y empezamos nosotros entre los dos a pegarles a ellos, eran cinco armados contra nosotros dos", relató compungida la mujer, a la que le arrancaron seis uñas con un alicate.

Tras los lamentables hechos, López estuvo internada en el sanatorio Los Arcos a causa de los golpes en el rostro y un corte en la cabeza recibidos en el robo, además, le quedó un pecho de color negro como consecuencia de una patada.

Asimismo, tras recibir el alta, la mujer confesó que siente pánico, y que solamente va a entrar a su casa en el country San Eliseo a buscar sus cosas para luego irse a dormir a su departamento en Capital Federal o en cualquier otro lado.

"Todavía no hablamos con mi marido, pero yo, si tuviera que tomar una decisión, me voy hoy, no quiero entrar a mi casa, tengo miedo. El día después lo estoy viviendo con mucha angustia", comentó consternada a medios televisivos.

Detalles del violento hecho

Respecto a la reconstrucción del asalto, la mujer contó: “Cuando nos despertamos nos encontramos con cinco personas ajenas a mi hogar en nuestra habitación. Dos tenían a mis hijas y a la niñera y los otros nos estaban apuntando a nosotros, muy violentos. Nos dijeron que venían a buscar los dólares, relató Mónica López.

En tanto, ambos adultos le señalaron a los ladrones que “tenían una mala información”, que ellos sólo tenían pesos. Por lo tanto, mientras el marido de López llevó a dos de los delincuentes a su camioneta para darle los pesos que tenía, tres se quedaron con ella, y fue en ese momento cuando empezaron a torturarla arrancándole sus uñas.

La mujer contó que cuando le arrancaron la primera uña "hacia arriba con un alicate", le dijo que tenía 1000 dólares en al cartera y ahí uno de los delincuentes dijo: “¡Ah, ahora sí hay dólares!”, y los ladrones continuaron preguntándoles dónde estaba el resto del dinero. Sin embargo, ante la respuesta de López de que no había más, los delincuentes empezaron a decir que “esto no iba a funcionar”.

Luego, cuando trajeron nuevamente al marido de López comenzaron a patearlo frente a las gemelas de siete años y en ese momento fue cuando amenazaron con torturar a una de ellas con cortarle la lengua.

Forcejeo y defensa de los Ferrari

En ese marco, la madre de las gemelas contó que cuando escuchó eso ya no tenían más nada para entregar, entonces se desesperó y empezó un forcejeo. A su vez, el gastronómico también comenzó a pelear con los delincuentes. Según especificaron, López le mordió el dedo a uno ladrón que le tapaba la boca y éste le pegó culatazos, cortándole la cabeza. También le pegaron patadas.

Sobre esa línea, detallan que en el forcejeo, la esposa de Maximiliano arrojaba todo lo que tenía a su alcance y, según ella, cuando los ladrones vieron que habían perdido el control de la situación, se retiraron de la casa.

Por su parte, Ferrari relató que al regresar a la habitación donde se encontraban su mujer y sus hijas con dos asaltantes, observó que "una de las nenas intentaba defender a la mamá, y cuando con una de sus manitos intenta sacarle la mano al señor que le estaba pegando a su madre, él empuja a la nena contra el respaldar de la cama".

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig