Barby Franco habla de su relación con Fernando Burlando, los planes de congelar óvulos y su lucha desde una infancia humilde – GENTE Online
 

Barby Franco habla de su relación con Fernando Burlando, los planes de congelar óvulos y su lucha desde una infancia humilde

Actualidad
Actualidad

A veinte metros de altura, colgada de una cuerda sobre el escenario del teatro Luxor y sin red, una chica repite la coreografía que Flavio Mendoza le marcó para Mahatma. Allí vuelan los sueños de Barby Franco (26), en su debut absoluto en una temporada y después de un año donde fue una auténtica protagonista del Bailando. Y para que todo sea más perfecto, la también modelo de la agencia de Leandro Rud convive con Fernando Burlando (52) en la misma mansión que el protagonista de la obra –la más taquillera del verano cordobés y la Argentina– alquiló hace tres años. Allí, con la mejor vista del lago San Roque, pasan las tardes, hasta que a las siete ella rumbea para el teatro Luxor. “Todo esto es muy nuevo para mí. Todavía no caigo dónde estoy parada. Flavio es súper-mega- archi grande en todo. Vengo ensayando hace un montón y lo disfruto arriba del escenario”, se sorprende una chica que, además, tiene una historia para contar.

–¿Te sorprendió su llamado?

–En realidad, sí. Cuando vino y le dijo a Fer “dámela a Barby para la temporada”, fue una sorpresa. Al principio él no me lo contó; tardó como un mes. Yo le decía: “¿Qué onda que te llama tanto Flavio?”. Cuando me lo dijo, agarré viaje. Yo me arriesgo a todo. Y más con Flavio. No sé qué vio, porque hay un montón de minas con talento. Pero fui al teatro Broadway y arranqué a ensayar. Me explicó mis cuadros y listo.

–Quizás buscó eso: la sorpresa de un nombre que recién empieza.

–Puede ser. Laburar con él era mi sueño. Lo veía en el Bailando y pensaba: “¡Cómo me encantaría meterme en la piletita con Flavio!”. Jaja... Todavía no me cae la ficha.

–Por ahora tratá de no caerte de las cuerdas. Por lo menos sabés que no sufrís de vértigo...

–Jaja, no. No tengo miedo. La altura me encanta, me fascina. Al agua, en cambio, le tengo respeto.

–Y de yapa, lo arrastraste a Burlando a Carlos Paz.

–Sí, jaja. El, desde que nació, vacacionó en Punta del Este. Estuvo unos días y volvió. Ahora salió a navegar por el lago con un amigo. Está copado. Aunque ya tiene que regresar a laburar a Buenos Aires.

–¿Después del vaivén del año pasado, cómo están ahora?

–Más que bien. Yo vuelvo muy cansada de hacer dos funciones, y él –será porque son sus vacaciones– está como muy sexual. Hay un poco de crisis ahí, pero la vamos a ir resolviendo, jaja.

–¿La diferencia de edad juega a favor de Burlando, entonces?

–Sí. Yo le digo: “Andá a hacer doble función y después vemos cómo venís”. Fernando está relajado acá, y tiene demasiada energía, jaja. Pero está bueno... Me muero de risa con él.

–Ya tuvieron una boda en Cancún. ¿Y en Argentina, para cuándo?

–Je... No sé qué onda. Le pregunté. Le dije que se estaban casando todas: (Floppy) Tesouro, (Jésica) Cirio... Y me chamuya, jaja... que el Bailando, que Mahatma... Igual estamos re bien. Además, te confieso, yo me quiero casar más que nada por la fiesta. Le dije: “De última, no hagamos nada legal”. Sueño con algo campestre, una ceremonia y que la fiesta dure tres días. Con el vestidito blanco ya estoy bien, jaja.

–¿Y querés ser madre?

–Justo estábamos hablando de eso recién, porque una amiga está haciendo un tratamiento para tener bebés. Le dije a Fernando qué le parecía si congelaba óvulos para el año que viene, porque éste quizás siga con Mahatma. Además, cuanto más joven sos, el óvulo es mejor. Teníamos como ganas de eso.

–Pero vos sos chica y él ya fue padre. ¿Por qué pensás en esa posibilidad y no en el método natural?

–Obvio. Por ahora seguro que no haría falta. Tengo 26, y lo haría por las dudas, por si el día de mañana quisiéramos tener más chicos.

–¿Soñabas con este presente, Barby?

–No imaginaba tanto. Sí quería estar en la tele, ser modelo. Pero todo se dio... como que alguien me iluminó desde arriba y me dijo: “Andá por acá”.

–No todos saben que tuviste que trabajar desde muy chica. ¿Vos vivías en la Villa 21?

–En realidad en Barracas, al lado... Pero en verdad era lo mismo, porque me separaba una calle, nada más. Me fui de ahí hace un montón, cuando tenía diez años. Y, sí... A los 13 años polarizaba autos. Igual, lo hacía y flasheaba que era modelo, jaja. No tenía la parte paterna presente (sus papás se separaron cuando era chica), así que tenía que laburar sí o sí para llevar comida a casa. Hoy, subirme a una cuerda a veinte metros de altura es estar en Disney. Siempre fui positiva con mi vida, le encontraba una sonrisa a todo.

–¿Volvés a tu barrio?

–No tengo más familia ahí, pero hace unos seis meses, cuando hice el infantil con Cirio, fui a ver al Padre Toto y le llevé entradas. A la capilla sí voy, a ayudar un poco. –¿Tenés idea de cómo están los amigos que tenías cuando eras chica?

–Los chicos que hoy tendrían mi edad están muertos, o presos. Y de las chicas que me acuerdo, la mayoría tienen cinco o seis pibes; algunas están presas y otras en el paco, que es un bajón.

–¿Cómo zafaste de ese destino?

–Como te dije, desde chiquita sentí que alguien me guiaba y me decía: “Andate de acá, tomá otro camino”. Yo sabía que no estaba bien ese estilo de vida, aunque hay mucha gente de laburo también. Por suerte tomé por ese lado, el del trabajo.

“Laburar con Flavio Mendoza era mi sueño. Lo veía en el ‘Bailando’ y pensaba: ‘¡Cómo me encantaría meterme en la piletita con él!’, jaja. Todavía no me cae la ficha”. Fotos: Fabián Uset.

“Laburar con Flavio Mendoza era mi sueño. Lo veía en el ‘Bailando’ y pensaba: ‘¡Cómo me encantaría meterme en la piletita con él!’, jaja. Todavía no me cae la ficha”. Fotos: Fabián Uset.

“Vuelvo muy cansada de hacer dos funciones, y Fernando –será porque son sus vacaciones– está como muy sexual. Hay un poco de crisis ahí, pero la vamos a ir resolviendo, jaja...”. Fotos: Fabián Uset.

“Vuelvo muy cansada de hacer dos funciones, y Fernando –será porque son sus vacaciones– está como muy sexual. Hay un poco de crisis ahí, pero la vamos a ir resolviendo, jaja...”. Fotos: Fabián Uset.

 “De la vida no imaginaba tanto. Sí quería estar en la tele, ser modelo. Se me dio todo... como que alguien me iluminó desde arriba y me dijo ‘andá por acá’

“De la vida no imaginaba tanto. Sí quería estar en la tele, ser modelo. Se me dio todo... como que alguien me iluminó desde arriba y me dijo ‘andá por acá’"

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig