«Bandana me hizo tirar por la borda varios prejuicios» – GENTE Online
 

"Bandana me hizo tirar por la borda varios prejuicios"

Actualidad
Actualidad

Es linda pero no tan linda como…

… Perdón lectores, incorrecto arranque, y mea culpa: un periodista nunca debe comparar basándose en lo superficial ni en su subjetividad. Y menos aún comenzar una nota de manera semejante. Así que, mejor, aplaquemos las pulsaciones y reiniciemos de cero el reportaje con esta rubia natural de ojos verdes, 1,65, 50 kilos, 36 de calzado, 85-60-90 de diagonales, y un diente apenas torcido en su maxilar inferior como única imperfección evidente; rubia natural que los padres bautizaron Virginia Da Cunha (pronúnciese "dacuña", apellido portugués), los fanáticos idolatran desde que entró en Bandana durante el 2001, y los 22 de edad le inspiran la siguiente anécdota seguida de un monólogo imposible de interrumpir:

"Resulta que mientras llenaba el formulario para Popstars en la cancha de Ferro me encaró Verónica Lozano: '¿Podemos hacer una notita?'. 'No, gracias', le contesté. '¿Y a qué viniste entonces, mamita?', preguntó atinada. Me sentí estúpida. Las cámaras siempre me provocaron temor. Con el correr de las horas, descubriendo de qué se trataba el ciclo y desayunándome vía pantalla gigante sobre las experiencias internacionales, me enamoré del proyecto y dejé de pensar en la lucecita roja. Tanto, que entré enloquecida a casa, olvidándome de las 2.780 chicas en mi misma condición: 'Acaba de surgir la oportunidad de mi vida. De ésta, no quedo afuera'. Claro, venía de rebotar a cuanto casting iba, Pokémon, De la Guarda, obras de Pepito Cibrián. Admito que me arriesgaba a los de musicales grosos, sumando apenas 17, 18 años (nació el 15/6/81) y considerándome una nena inexperta compitiendo con actores entrenados. Incluso me habían propuesto entrar en una novela de tevé y rechacé la propuesta. Lo que te señalé de las cámaras, la fama, la exposición, generaban un fuerte rechazo en mí. A partir de ahí, no dormía, me olvidé de la facu, no dejaba de pensar en el grupo, hasta que quedé. Pronto conocí a las chicas y eché por la borda varios prejuicios. La experiencia artística derivó en una experiencia humana enriquecedora. Aprendimos a tirar parejo, sin competir. Formamos un bloque de cinco que no le daba calce a las tentaciones individuales del tipo 'Vos sos la mejor, cortate sola'. Nos armamos de una coraza inexpugnable para cualquiera. Ayudaron bastante los encuentros alrededor de una sicóloga. Ahí enfocábamos 'el yo negativo', o sea, sacábamos a la luz lo que nos molestaba de las otras, e intentábamos superarnos. Cedimos y hallamos un equilibrio. Hoy, días antes de separarnos, puedo asegurarte que aunque no nos volvamos a cruzar -cosa extraña, obvio-, nadie podrá borrar nuestra amistad, porque la llevamos tatuada en el corazón".

por Leonardo Ibáñez
fotos: Santiago Turienzo y álbum personal de Virginia
producción: Sergio Barbaro Adora el libro Así hablaba Zaratustra, del filósofo alemán, y admira a la música y compositora escocesa. Prefiere el color azul y le gusta el número 13 (

Adora el libro Así hablaba Zaratustra, del filósofo alemán, y admira a la música y compositora escocesa. Prefiere el color azul y le gusta el número 13 ("Soy cero supersticiosa… da mala suerte", bromea).

Ahora, Virginia sólo enciende el televisor para ver películas y el canal Gourmet. Milton disfruta bastante mis comidas", señala. Las fotos preferidas: a los dos meses; de vacaciones con su madre Ileana y sus hermanos Agostina y Fernando; con Gonzalo, personificando a una pollita; apenas cumplió 11; bailando el vals de los 15 abrazada por Choño, el padre, y durante el 2000, de viaje de egresados a Bariloche. Y otra vez ahora: "Soy hiperdinámica. No paro nunca", cierra.">

Ahora, Virginia sólo enciende el televisor para ver películas y el canal Gourmet. "Milton disfruta bastante mis comidas", señala. Las fotos preferidas: a los dos meses; de vacaciones con su madre Ileana y sus hermanos Agostina y Fernando; con Gonzalo, personificando a una pollita; apenas cumplió 11; bailando el vals de los 15 abrazada por Choño, el padre, y durante el 2000, de viaje de egresados a Bariloche. Y otra vez ahora: "Soy hiperdinámica. No paro nunca", cierra.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig