«Aunque no juguemos nosotros, las chances siguen intactas» – GENTE Online
 

"Aunque no juguemos nosotros, las chances siguen intactas"

Actualidad
Actualidad

Por unas semanas, el sueño de que un equipo argentino consiga por segunda vez
en la historia el pasaporte a la final de Copa Davis parecía estar al alcance de
la mano. Porque aunque los españoles cuenten con una armada muy dura, integrada
por Juan Carlos Ferrero (actual número uno del mundo), Carlos Moyá, Alex
Corretja y Albert Costa, la confianza de los dirigidos por Gustavo Luza se
apoyaba en el gran momento de sus dos top ten, Guillermo Coria y David
Nalbandian (quinto y noveno del mundo). Pero el último Abierto de los Estados
Unidos se ensañó con esas ilusiones y dejó herido al dream team criollo. El
informe médico -del que tanto se habló y especuló- fue determinante. Desgarro en
el aductor izquierdo para dejar marginado al pibe de Venado Tuerto (Coria) e
inflamación del nervio cubital posterior de la muñeca izquierda y desgarro en el
músculo abdominal para desafectar al de Unquillo (Nalbandian).

Serios, sin perder la entereza pero con el alma destrozada, los dos hablaron con
GENTE y relataron su estado de ánimo. La palabra de dos jóvenes tenistas que ven
esfumarse ese deseo tan cercano llamado Copa Davis.

Coria: "Nunca tendría que haber jugado el partido con Agassi".

Su habitual voz alegre se le borró de un plumazo. Hoy se lo escucha apagado y
preocupado. Hay largos silencios después de cada pregunta y desde la camilla del
consultorio del kinesiólogo Marcelo Sensorini, en Venado Tuerto, es categórico
en cuanto a su estado de ánimo: "Estoy destrozado. Tengo una tristeza muy grande
porque este era mi debut en la Copa Davis y me había hecho enormes ilusiones.
Encima escucho la radio y me entero de que muchos especulan con que mi lesión no
es real y me agarra más bronca todavía. ¿A quién se le puede ocurrir que estoy
simulando? Esta serie contra España era muy importante para mí, un sueño que lo
tengo desde el primer día que empuñé una raqueta. Les juro a todos los
argentinos que si hubiese existido una mínima chance, hoy estaría en Málaga.
Pero tengo un desgarro de dos por dos centímetros en el aductor izquierdo y seis
centímetros de líquidos desparramados por toda la zona. No existía ni siquiera
la posibilidad de jugar infiltrado, porque eso me hubiese calmado el dolor por
un ratito, pero la lesión podría haberse empeorado y me habría obligado a
abandonar en medio de un partido".

El fastidio le va a durar gran parte de la nota y su irritación crece cuando se
le pregunta si esto se podría haber evitado: "Estoy arrepentido por no haberme
hecho caso a mí mismo. Yo sabía que el dolor era muy grande y en lugar de
abandonar antes del partido con André Agassi, me hice revisar por los tres
médicos del US Open. Ellos, que supuestamente son los mejores y tienen mucha
experiencia en el circuito, fueron los que me afirmaron que podía jugar. Esto me
sirve como experiencia, y la próxima vez me voy a realizar una resonancia antes
de salir a la cancha". T
ambién aprovecha para aclarar su relación con el capitán
del equipo y con Gastón Gaudio, con quien mantuvo algunas diferencias hace unos
meses "Obviamente la decisión final la tomamos junto a Javier Maquirrain (el
médico del plantel) y Gustavo Luza, quien me deseó una pronta recuperación. Y
con Gastón ya arreglamos nuestras diferencias. Nos sentamos a hablar y
entendimos que lo mejor que podemos hacer es ganar y pensar sólo en la
Argentina
". Para el final, su pálpito para la serie que comienza el viernes:
"Vamos a ganar porque tenemos un equipo muy sólido. A pesar de las bajas que
sufrimos, las chances siguen intactas".

Nalbandian: "Ojalá los chicos me regalen la chance de jugar la final".

En el agasajo que le organizó la empresa IMG (quien se encarga de su
representación) para celebrar su buena actuación en el US Open, David Nalbandian
mostró las dos caras del momento que le toca vivir. Una, que delataba una
sonrisa por su presente, y la otra, la que le llenaba los ojos de lágrimas
cuando hablaba de su imposibilidad de jugar la semifinal contra España: "Tengo
una sensación muy rara, porque tuve una gran actuación en esta temporada de
cemento pero, por esos partidos, me quedé afuera de la Davis. Estaba muy
ilusionado y con muchas ganas de poner lo mejor de mí para poder llegar a la
final. Ahora tengo que concentrarme en mi recuperación, volver lo antes posible
al circuito y desde acá, apoyar a los chicos que tienen una parada muy difícil".

Dice que de haber sabido, nunca hubiese jugado la semifinal ante Andy Roddick y
cree que sus ganas de llegar a la final del Abierto de los Estados Unidos le
jugaron una mala pasada "Si bien el desgarro en el abdominal lo arrastro desde Wimbledon, parecía que ya estaba superado y recién en cuartos de finales del US
Open volvió a presentarse. Después, en el partido ante Roddick, me empezó a
doler la mano, y si bien sentía que había una lesión grave, nunca pensé que iba
a ser para tanto. Hasta que no tuve los resultados de los estudios en la mano y
la negativa del médico para que juegue contra España, tenía la esperanza de
llegar".

Nalbandian, al igual que Coria, no entiende a los que especulan con su lesión y
minimiza el tema. "La verdad, mucho no me interesa lo que se diga. Pueden
comentar lo que quieran, porque tanto Luza como el cuerpo médico y mis
compañeros saben que las dos lesiones son las verdaderas razones por las cuales
no estoy. Además esto es algo que lo decidió todo el equipo de trabajo.
Evaluamos que lo mejor era parar, porque de lo contrario corría el riesgo de que
se agravaran y quedarme un año marginado del tenis"
.

Aunque no sabe todavía si va a ver los partidos en Unquillo, asegura que desde
donde esté va a hacer fuerza por sus compañeros y confía en los cuatro que están
en Málaga. "La Argentina sigue teniendo un gran equipo. Estoy confiado en
nuestras chances y ahora toda la presión es para España. Espero la victoria y a
los chicos les repito lo mismo que les dije el jueves: ojalá me regalen la
chance de jugar la final".

A pesar de que esperaron hasta último momento, los estudios que les realizó el médico del plantel fueron categóricos: Coria se desgarró el aductor izquierdo.

A pesar de que esperaron hasta último momento, los estudios que les realizó el médico del plantel fueron categóricos: Coria se desgarró el aductor izquierdo.

Tiene inflamada su muñeca izquierda y un desgarro en el músculo abdominal.

Tiene inflamada su muñeca izquierda y un desgarro en el músculo abdominal.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig