“Aunque hoy no tengo novio, los hijos y el matrimonio no son un proyecto lejano” – GENTE Online
 

“Aunque hoy no tengo novio, los hijos y el matrimonio no son un proyecto lejano”

Actualidad
Actualidad

Cuando todavía era una joven promesa de la televisión, un representante artístico intentó convencerla de que cambiara su apellido por un “más marketinero Kloster”. Pero Marcela rechazó de inmediato esa sugerencia. Desde el comienzo de su carrera ella pensó que el nombre no iba a repercutir en la concreción de su sueño. Aun ahora, diez años después y con nombre y apellido reconocidos, sin esperar consulta alguna añade al saludo de bienvenida un latiguillo. “Se escribe con K y doble O”, detalla, para asegurarse la correcta escritura de su filiación paterna.

La anécdota de la posible abreviatura de su nombre expone la personalidad que la actriz mantiene intacta. Similar característica que trasladó a la aguerrida Isabel que interpreta en Valientes, la novela boom del 2009. Marcela Kloosterboer (26) demuestra una manera de ser poco usual para su edad, impulsada en una madurez que le llegó temprano. “Empecé a trabajar muy chica, y siempre tuve claro qué quería hacer y qué no. Me independicé no bien pude y seguí mi camino”, comenta. Se confiesa distante para las entrevistas, aunque eso pueda señalarla como una persona tímida o antipática. “Es que de mi vida privada no hablo. ¡A veces escriben cualquier cosa...!”, advierte.

Analicemos esa “cualquier cosa”... Durante el año que se despide se la vinculó sentimentalmente tanto con Luciano Castro como con Gonzalo Heredia, sus compañeros de tira, cuando todavía estaba de novia con el rugbier de Hurling Fernando Sieling, de quien se separó hace sólo tres meses, luego de dos años de relación. “Se dijeron muchas mentiras. ¡Y nuestro elenco era súper tranquilo! Me molestaron mucho esos rumores, porque aunque una sepa la verdad, pueden lastimar a personas que están cerca. Por suerte, la gente que me rodea sabe bien quién soy yo”, explica. Con el escenario a favor que brinda la Personal Beach Peralta Ramos, al sur del faro de Punta Mogotes, Marcela se prestará al juego de la entrevista, revelando esas intimidades que suele esquivar.

–Para muchos hombres sos una mujer de película, en toda su acepción. Te propongo que, a partir de títulos de filmes, te animes a desentrañar tu propia vida.
–¡Dale! Me gustó.

–Empecemos por lo externo: Mujer bonita. ¿Cómo te llevás con tu físico?
–No tengo inseguridades con mi cuerpo. Soy coqueta, me gusta verme bien y hago deporte, pero no soy obsesiva con mi imagen. No me gusta mostrar de más, ni me parece necesario posar de ciertas maneras.

–¿Nunca aceptarías tu póster en un taller mecánico?
–¡La verdad que no! No va conmigo. En mis primeras notas me querían hacer posar de una manera muy distinta a lo que soy. Realmente, es algo que sufro.

–Película de Woody Allen: La mirada de los otros. ¿Estás pendiente de lo que generás en los demás?
–Te soy sincera, no tengo claro cómo me ven. Siento que muchas veces no es como soy en la realidad.

–¿Te suelen imaginar más...?
–¡Buenita, ja ja ja! Y tengo mi carácter, eh. Por otro lado, hay mucha fantasía en torno a esta profesión, y la verdad es que mi vida es muy simple.

–OK, probemos con una taquillera: Volver al futuro. ¿Qué es lo que más te preocupa de lo que está por venir?
–En lo que más pienso es en formar una familia. Laboralmente siento que las cosas se van a ir dando, pero me preocupa más lo afectivo. Creo en la familia, en el matrimonio y el amor para toda la vida.

–¿Lo ves cercano?
–Sí. Obviamente que no es inmediato, pero para mí los hijos y el matrimonio no son un proyecto lejano. Es algo que deseo con todo mi corazón, y no lo veo en un horizonte tan lejano. Ahora estoy sola y me siento bien así, pero eso no descarta que tenga presentes las ganas de formar una familia.

–¿Luego de tus experiencias elegirías alguien fuera de los medios?
–Nunca se sabe. Me siento más cómoda con una pareja que no tiene toda la información de este medio. Y que me permita descansar de todo lo que implica esta profesión.

–¿Seguimos? El juego del miedo. ¿Qué cosas te aterran?
–Soy re claustrofóbica. La paso muy mal en los ascensores, por ejemplo. Desde otro aspecto, ver el maltrato a un animal me puede arruinar el día. Eso me violenta mal. Por eso colaboro con la Asociación San Roque, que recluta perros abandonados, los castra y los da en adopción, para ayudar a revertir el maltrato que existe hacia ellos.

–En oposición, ¿qué cosas te divierten? Pienso en una comedia: Hazme reír, con Adam Sandler.
–Me gusta juntarme con mis amigas del colegio. Nos reunimos a comer en la casa de alguna y, si pinta, salimos hacia alguna fiesta. Con ellas me muero de risa y nos contamos todo.

–¿Cómo te llevás con la pista de baile?
–Yo, muy bien. ¡Ella conmigo, no tanto! Me encanta bailar. No voy a provocar un “¡oh, qué bailarina!”, pero me muevo bastante bien.

–¿Cuál es tu ritmo predilecto?
–Para bailar me quedo con el reggaeton. No me gusta la salsa, por ejemplo. Y cumbia también bailo, aunque no tanto. Para escuchar sola prefiero bandas: The Killers, Oasis, U2...

–¿Y cuando sufrís por amor qué pones en tu MP3?
–¡Alejandro Sanz a morir, ja ja! Para sufrir como corresponde.

–Continuemos el juego: 500 días con ella. ¿Sos de noviazgos largos?
–Sí, soy bastante noviera, de relaciones largas. Mi primer novio formal fue a los dieciocho, y tuve varios que duraron bastante.

–Bajos instintos. ¿Cómo te llevás con la seducción?
–No me gusta la pose gato o femme fatale: seduzco desde el humor. No me hago la amiga, aunque al principio siempre muestro mi costado buena onda. Pero ¡ojo!... Después, cuando estoy en pareja, me ocupo mucho de mantener la pasión.

–Por último, un estreno, a tono con tu vida: Los fantasmas de mis ex. ¿Te fastidia que te asocien a parejas pasadas?
–Sí, ¡muchísimo! Porque no es sólo eso: el otro día vi en una revista –que no es GENTE– las fotos de todos con los que supuestamente había salido, y sólo dos eran verdad. Me refiero a novios conocidos. Nombraban a cualquiera: compañeros de trabajo, amigos... Me ponen de mal humor esos rumores, porque quedo en medio de una lista larguísima de chicos que nada tuvieron que ver conmigo.

–Para cerrar: ¿qué tendría que tener hoy el hombre que pueda volver a enamorarte?
–Debe ser muy compañero. Compartir los mismos valores, y que podamos crear nuestro mundo particular. Busco básicamente una relación sana, que me permita encontrar mi espacio.

–Ya estamos en verano, buen momento para el amor...
–¿Vos decís? Ya veremos... Por ahora, estoy sola y feliz. Sensual, muy rubia y relajada, disfrutó del mar y de la playa. Más jugada que otros eneros, se anima a una infartante bikini.

Sensual, muy rubia y relajada, disfrutó del mar y de la playa. Más jugada que otros eneros, se anima a una infartante bikini.

“Soy coqueta, me gusta verme bien y hago deporte, pero no soy obsesiva con mi imagen. No me gusta mostrar de más, ni me parece necesario dejarme fotografiar de ciertas maneras”

“Soy coqueta, me gusta verme bien y hago deporte, pero no soy obsesiva con mi imagen. No me gusta mostrar de más, ni me parece necesario dejarme fotografiar de ciertas maneras”

“No me gusta la pose gato o femme fatale. Seduzco desde el humor. Al principio siempre muestro mi costado buena onda. Pero ¡ojo!... Después, cuando estoy en pareja, me ocupo mucho de mantener la pasión”

“No me gusta la pose gato o femme fatale. Seduzco desde el humor. Al principio siempre muestro mi costado buena onda. Pero ¡ojo!... Después, cuando estoy en pareja, me ocupo mucho de mantener la pasión”

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig