«Aunque algunos hombres me ven como un demonio, yo me considero un angelito» – GENTE Online
 

"Aunque algunos hombres me ven como un demonio, yo me considero un angelito"

Actualidad
Actualidad

Levanta el teléfono de la habitación 407, situada en la planta baja del Hotel
Fenix, dentro de la zona de Canasvieiras, perteneciente a la isla de
Florianópolis, ubicada en la costa sudeste del Brasil. Escucha el breve prólogo
del redactor y, ágil de reflejos, desenvaina el florete de las respuestas
intransigentes, que pretenden -y en cierta manera consiguen- disipar los ánimos
y deseos periodísticos:

-No contesto. De él no tengo nada para decir. O tengo. Que es un muy lindo
chico.
-Sin embargo, nosotros tenemos bastante para preguntarle. ¿Sabe que la foto del
beso recorrió las redacciones, los canales y las radios del país?
-No sé. ¿Qué beso con él? (acude a su típica risa de complicidad). En serio,
cambiemos el ángulo de la información.

-Okay. ¿Está al tanto de las premoniciones? Muchos arriesgan que su lozana
relación con el muchacho ya se ganó chapa de romance del verano.
-No estoy. En cuanto a él, consultalo a él. Dale, hay tantas otras cosas piolas
que se pueden tocar.

-Cierto. ¿Tampoco conoce cómo seguirá la cuestión entre ambos? ¿Si quedaron en
reunirse pronto? ¿Si empezaremos a verlos pegaditos en la noche porteña?
-No conozco. Permitime respetarlo a él y respetarme a mí. Saltemos de tema,
please. ¿Tenés el disco rayado?

-¡Qué antigüedad! Igual, su please nos enternece, y lo aceptamos. Hablaremos
cero de él (en rigor: de Mariano Martínez), pero a cambio le proponemos hablar
todo de usted (en rigor: Liz María Solari, la mujer que enamoró al galán del
momento). ¿Acepta?
-Sí, acepto.

-Disculpe, ¿ya anda pensando en casarse?
-No ando. Y dejá de hinchar.

Dejamos de hincharla y le damos la palabra a la Indiecita de ojos celestes,
cabello rubio y voz aniñada: "Llegué al planeta el 18 de junio del ´83 en
Barranquilla, Colombia. Claro, pertenezco a la ciudad donde la gente canta 'Se
va el caimán. Se va el caimán'. Nací allá por el trabajo de director técnico de
papá (Eduardo, 53). Pertenezco a una familia genial, unida, de fierro que reside
en Rosario, Santa Fe, y completan mamá (Alicia, profesora de Educación física) y
mis hermanos (David, 17; Esteban, 23; Martín, 25 y Santiago, 27, el talentoso
central del Real Madrid). Soy bien latina de cuerpo y alma. Adoro el ballenato,
la cumbia, la salsa y bailar. Ante cualquier ritmo, mi cuerpo se mueve solito.
¿Mi cuerpo? 54 kilos, 1,76 de estatura, 39 de calzado y 90-60-90 de lolas,
cadera y cintura..."

-… Ningún zonzo el ex pibe Marquesi.
-¿Perdón?

-¿Nada, en qué momento comprendió que podía mantenerse de lucir sus atributos?
-Durante el 2001. Gané Mención especial en la finalísima del scouting de Dotto
Models. Salté a mis primeras campañas (Kosiuko y Caro Cuore), y no paré más.

Verdad. Una temporada y media luego, alentada y acompañada por Pancho, su
manager y descubridor, aterrizaba en Europa, recorriendo siete ciudades en
cuatro países. Milán y Roma, Italia ("Arranqué de cero, en castings y terminé
haciendo varios catálogos -entre ellos el de vestidos de noche de Jean Paul
Gaultier-, promociones y gráficas y el desfile de Roberto Cavalli sobre la
escalinata de Piazza Spagna"). Hamburgo, Munich y Nuremberg, Alemania ("Nuevos
catálogos con clientes locales, suizos y checoslovacos")
. Barcelona, España
("Salí en la sección Figurín de ¡Hola! y, a pedido de la agencia View, participé
en numerosos desfiles"). Y Atenas, Grecia ("Notas de moda para Marie-Claire,
Status y Votre Beauté
"). "Siete meses -sintetiza-. En lo laboral, la pasé
excelentemente. En lo personal, la padecí bravamente".

-Y logró convertirse en una mujer ciento por ciento independiente, pareciera.
-Sólo en lo económico. No así en lo interno. Cada día afuera significaba una
tarjeta de teléfono gastada. La campaña para Falabella me trajo de regreso a
Buenos Aires. Extrañé mal.

-¿A su novio, o ex novio, Santiago, por ejemplo? ¿Los kilómetros determinaron su
separación? ¿Los kilómetros aplacan los efluvios de la adrenalina?
-Evitaría comentarios. Cortamos en diciembre, tras tres años y medio juntos y
merecemos conservar en la intimidad los motivos. Escribí que extrañé mal y
punto.

La lista de extrañamientos y melancolía de Liz suma varios ítems. A Cintia,
amiga incondicional de ruta en Brasil y "mi cable a tierra de siempre". A las
interminables ruedas de mate "en las que charlo y charlo feliz y
desprejuiciada"
. A los acostumbrados partidos de tenis, "deporte que me encanta
desde nena".
A sus cursos de inglés, "carrera que no abandonaré hasta recibirme
de profesora
". A la paz del departamento que alquila en el barrio Las Cañitas,
"en el que jamás falta un pariente de visita". A aquellos excéntricos platos que
sueñe preparar receta "y maña en mano". A sus compactos de los Rolling Stones,
Fito Páez, Joaquín Sabina, "etcétera, etcétera. Me noto super amplia en lo
musical".
Lista que, de repente, cae rendida ante una sorpresiva certeza.
"Pronto trataré de probar suerte en Francia, Inglaterra y los Estados Unidos,
mis asignaturas pendientes. Sé lo que relego. No obstante, debo intentarlo ahora
o nunca lo concretaré
", deja picando la duda.

-¿Aún pagando el precio de alejarse de Martínez?
-¿Cómo?

-Eso, ¿qué clase de mujer se juzga?
-Reconozco que me siento como una mujer sexy. No obstante, aunque algunos
hombres me ven como un demonio, yo me considero un angelito. En el amor, soy
chapada a la antigua. Prefiero las relaciones respetuosas, duraderas, elaboradas
y consistentes. Y descreo de convivir a los diez minutos de iniciar equis
historia.

-¿Significa que los suyos no son amores que viene y se van?
-Significa que si se dan, se dan para largo.

por Leonardo Ibáñez
fotos: Santiago Turienzo
producción: Fini Bencardini
fotos en Florianópolis, Brasil: Alejandro Carra
agradecemos a Caro Cuore y accesorios Siempre

De él no tengo nada para decir. O tengo. Que es un muy lindo chico", afirma la Indiecita respecto al actor. Un `silencio´ que confirma su condición de amigovios. "No contesto más -ruega-. Saltemos de tema, please".">

"De él no tengo nada para decir. O tengo. Que es un muy lindo chico", afirma la Indiecita respecto al actor. Un `silencio´ que confirma su condición de amigovios. "No contesto más -ruega-. Saltemos de tema, please".

¿Beso? ¿Qué beso?", ríe Solari sin querer recordar el cruce de hace diez días con Martínez en Florianópolis, tras pasar medio enero en la Dotto Beach Cipriani-Lido, de Punta. "En serio -solicita-, cambiemos el ángulo de la información".">

"¿Beso? ¿Qué beso?", ríe Solari sin querer recordar el cruce de hace diez días con Martínez en Florianópolis, tras pasar medio enero en la Dotto Beach Cipriani-Lido, de Punta. "En serio -solicita-, cambiemos el ángulo de la información".

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig