Así es un operativo de SAME Aéreo: en sólo 6 minutos el helicóptero recorre la ciudad para salvar vidas – GENTE Online
 

Así es un operativo de SAME Aéreo: en sólo 6 minutos el helicóptero recorre la ciudad para salvar vidas

Hace 10 años el Sistema de Atención Médica de Emergencias de la Ciudad de Buenos Aires incorporó un nuevo servicio. Helicópteros especialmente equipados y con profesionales altamente capacitados agilizan los traslados y la atención.  

"En los primeros 100 días de este año SAME aéreo realizó algo más de 100 vuelos asistenciales", coinciden los responsables de SAME Aéreo y del centro de operadores. También coinciden en que en una ciudad con las dimensiones y el tráfico de Buenos Aires, contar con el servicio aéreo de atención médica de emergencias puede hacer la diferencia.

SAME aéreo realizó su primer vuelo el 8 de diciembre de 2010. Desde entonces, lleva realizados cerca de 3500 traslados. Fue fundamental para realizar derivaciones cuando ocurrió la tragedia de Once y es clave para situaciones límites en las que pocos minutos pueden hacer la diferencia entre la vida y la muerte.

Cuando la vocación de servicio se une con la pasión por volar

Eduardo Forgan ama volar y se destaca por su vocación de servicio. Se formó como piloto de helicópteros en el ejército y hace 10 años participó en el diseño de SAME aéreo, la unidad que agilizaría asistencia y traslados en la Ciudad de Buenos Aires. Trabaja con un equipo de profesionales especializados en aeromedicina.

Ese jueves, como tantos otros, llegó a las 7 al hangar del Helipuerto Buenos Aires en Puerto Madero. Se encontró con Cristian Cuellar -médico emergentólogo y aeroevacuador-, Mariano Núñez -pediatra especializado en aeromedicina-  y Juan Cruz Di Paulo -licenciado en Seguridad e Higiene y técnico operativo de Gruppo Modena, la empresa que proveedora del servicio.

Eduardo Forgan -piloto-, Mariano Núñez -pediatra especializado en aeromedicina-, Juan Cruz Di Paulo -licenciado en Seguridad e Higiene y técnico operativo de Gruppo Modena- y Cristian Cuellar -médico emergentólogo y aeroevacuador-.

Luego de revisar que tanto los equipos como el helicóptero avisan a la central de SAME que están a disposición y comienzan a relevar la disponibilidad de los hospitales de la ciudad.

Suena el teléfono. nadie se alarma. El responsable toma los datos, anuncia coordenadas y uno de sus compañeros aprieta la señal de alarma. Debajo de la oficina, los técnicos sacan el helicóptero -siempre en primera fila- del hangar y lo trasladan a la pista. Forgan se sube y las hélices empiezan a girar. Mientras tanto, Cuellar, Núñez y Di Paulo ya alistados, suben a la nave. Y parten a la misión.

Durante 2020, el SAME recibió cerca de 800 mil llamados de los cuáles 296 fueron derivados al servicio de aeromedicina. En los primeros 100 días de este año, con un promedio diario de llamados que oscila entre 2200 y 4500, SAME aéreo realizó algo más de 100 vuelos asistenciales.

Los 15 minutos de platino: cuando llegar a tiempo es la oportunidad de salvar una vida

Se necesitan 6 minutos para llegar de un extremo al otro de la ciudad. Y si bien el helicóptero necesita poco espacio, fue necesario un tiempo de formación para que tanto los profesionales de la salud como el personal civil o de las fuerzas de seguridad ligado a los operativos comprendiera cómo se debe actuar ante una emergencia: desde la forma en la que debe cortarse el tránsito hasta la distancia y cuidados que hay que tener estando cerca de un helicóptero.

Una vez en el destino, la prioridad es atender a la víctima y brindar contención a quien sea necesario. Esa fue una de las claves en el accidente de Once (2012), cuando SAME aéreo se conviritó en eslabón clave para el traslado de víctimas que podrían haber sido fatales de no haber llegado rápidamente al hospital.

Esa mañana de jueves volaron hasta Parque Patricios para asistir a una mujer, víctima de un accidente automovilístico. La trasladaron al Hospital Santojanni, donde fue atendida por politraumatismo. Y en menos de media hora el helicóptero volvió a descender en la plataforma del helipuerto y pasados unos pocos minutos los profesionales se ocuparon de la desinfección y la organización de equipos para estar listos ante una nueva misión.

Forgan y su equipo reconocen que en muchas ocasiones los ciudadanos se convierten en colaboradores: para cortar el tránsito, crear un cordón de protección o trasladar camillas.

Fotos y video: Fabián Uset.

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig