Así es Chanchi, el cerdito que causa furor en las playas de Pinamar – GENTE Online
 

Así es Chanchi, el cerdito que causa furor en las playas de Pinamar

La inusual mascota se convirtió en protagonista de la temporada veraniega en brazos de Luciana, una adolescente de Hurlingham que es vegetariana y activista contra el maltrato animal.
Actualidad
Actualidad

El verano pasado, un cerdo se convertía en noticia cuando era arrojado desde un helicóptero en Punta del Este a la pileta de la casa de Federico Álvarez Castillo, un hecho que causó indignación y que el empresario catalogó como "una broma de mal gusto". Ahora, otro chancho es protagonista, pero de un hecho amigable como la adopción, crianza como mascota y primeras vacaciones en familia.

Chanchi es un cerdo de raza Juliana, que se caracteriza por tener una vida promedio de quince años y que no crece mucho. Pero también es el inusual protagonista de la temporada veraniega en Pinamar, en cuyas playas sorprendió en brazos de Luciana, una adolescente de Hurlingham que es vegetariana y activista contra el maltrato animal.

La historia, registrada por La Nación, llevó a la insólita mascota a convertirse en Tendencia en Twitter. El cerdito que es furor en el verano pandémico fue regalo de su madre para sus 15, que cumplió en cuarentena. "Desde chiquita que vi una publicación de unos chanchitos chiquitos en Estados Unidos que quería uno", contó Luciana.

"Es mucha responsabilidad. Hay que darle mucha atención, sacarlo a pasear para que haga sus necesidades. Pesarle la comida que se le va a dar en cada momento. No es que come cualquier cosa. Come verduras, frutas y proteínas de origen vegetal. Lo que más le gusta es lo dulce", reveló su dueña, quien duerme en la cama con el chanchito de once meses y logró que su familia dejara de consumir carne de cerdo.

"Es su primera vez en la playa. Le gustó. En la arena está todo el tiempo hocicando y buscando los berberechos, que se los come. Después se acerca hasta la orilla, que el agua le moje un poquito las patas, pero no le gusta el agua fría, le gusta el agua caliente", explicó Natalia, la madre de Luciana.

Tener una mascota poco convencional no es nada fácil. Según cuenta la familia ante la sorpresa de la gente, es importante que "primero lean, investiguen y se informen, porque no es como tener un gato o un perro, hay que darle mucha más atención".

"Por ahora, todas las personas que se nos acercaron fue con buena energía. No hubo reclamos o planteos. Sí están las típicas bromas de la parrilla o el asador", finalizaron. Si bien las autoridades indicaron que "no está permitido tener animales de granja y producción en el Partido", para Luciana –que desconoce que es una contravención– no fue opción vacacionar sin su cerdito.

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig