“Aprendí el rock con mi padre… y hoy me representa mamá” – GENTE Online
 

“Aprendí el rock con mi padre... y hoy me representa mamá”

Actualidad
Actualidad

Cualquiera diría que Antonio Birabent es un chico alternativo, un claro exponente de la posmodernidad. Pero cuando el músico y actor de 36 años, empieza a hablar –pausado, como si buscara la verdad– confunde. Es un amante enfervorizado de la ciudad, es más, la recorre como si buscara algún secreto oculto. Tan fanático es, que un día fue a reconocer aquel mítico lugar en Parque Patricios, donde Esteban Echeverría se inspiró para escribir el primer cuento argentino, El matadero. Admira a Oliverio Girondo, Borges y Bioy Casares y está de novio hace tres años con la VJ de MTV, Cecilia Peckaitis (25 años, estudiante de Letras en la UBA), con quien comparte gustos literarios, entre otras cosas.

La cita es un bar, pero no demasiado típico. El pide un sandwich de salame y queso. Pero la modernidad del lugar se lo niega y tiene que contentarse con uno más sofisticado. Come y habla. Y mira fijo. Con esos ojos azules con filo, que quieren mirar todo.

–Cuando llegó de España a los 18 años, trabajó de periodista, después se dedicó a la música y a la actuación.
–Yo la paso bien haciendo lo que hago. Mientras eso me funcione, no me pregunto mucho. Sé que tengo una base que tiene que ver con la música y con las palabras. Me gusta escribir, jugar con las palabras, ver lo que produce la palabra. En eso soy casi dogmático, pero la verdad es que soy una persona curiosa.

–¿Cómo es trabajar en un programa diario como El tiempo no para?
–A mí el programa me gusta, dentro del género diario, que yo nunca antes había hecho. Se parece bastante a situaciones de la vida cotidiana. Siento que yo puedo actuar, probar, y mientras eso funcione, a mí me funciona.

–¿Acompañaba a su padre (Moris) a los shows?
–Sí y fue un aprendizaje de trabajo. Yo hice el escalafón con él, le lustraba la guitarra a los 7 años y a los 12, cargaba equipos. Hacía luces, después fui manager personal y a los 18 años toqué la guitarra con él. Mis primeros sueldos los gané con mi viejo. Ese fue mi recorrido, hasta que a los 20 hice lo mío.

–¿Por dónde le pasa el éxito?
–Me siento feliz y pleno cuando no me duele el cuello. Creo que la felicidad pasa por cosas saludables. Sin grandes expectativas, cuando entiendo esa ecuación tan simple y chica, las cosas me funcionan muy bien.

–¿Cómo es tener una madre (Inés González Fraga) que además es su manager?
–Es muy buena manager y al mismo tiempo siento que es un lugar muy difícil, porque el negocio está lleno de gente mal intencionada, de injusticias. Hay muy pocos hombres justos en la música, como dice una de mis canciones. Entonces, que mi madre ande rodeada de eso, no me divierte. Pero creo que en un futuro no muy lejano tendré que liberarla de ese rol. Por otro lado nunca tuve una mejor manager en 15 años, que supiera hacer tan bien las cosas. Aprendí el rock con mi padre y hoy me representa mamá. Me parece que es un punto de unión para nosotros.

–Una familia rockera.
–Sí, una familia del rock and roll, pero clásica y conservadora a la vez. Mis padres llevan casi 40 años juntos y mi hermano José (33) y yo hemos aprendido eso.

–¿Fueron hippies? ¿Mucha bambula y vincha?
–No tanto, pero siempre fue una familia ambivalente porque éramos muy formales, con una casa que funcionaba normalmente por mi madre, y mi padre, que aportaba todo lo que tenía que ver con la dispersión. Pero mi hermano y yo hemos tenido esa formación dual que yo considero fantástica.

–Usted es un seductor amplio. ¿Se hace cargo?
–No demasiado. Creo que el encanto que puede ejercer alguien sobre otra persona tiene que ver con el desconocimiento, con el secreto. Lo inasible, lo que uno no conoce y sabe que nunca va a conocer. Si yo pudiera conocer a las personas que admiro o que me llaman la atención, pasarían otras cosas. Me encontraría con algo diferente. Y seguramente también eso me encantaría. Yo me enamoro de personas más allá de lo que sean, de lo que representan para mí.

–¿Cuáles son sus obsesiones?
–Buenos Aires y lo que tiene que ver con la ciudad, y lo que ya no está. Después, tengo pequeños ritos cotidianos, que tienen que ver con los despertadores. Me resulta muy difícil pensar en despertarme sin reloj. Tengo una relación muy cercana con el tiempo y el espacio. Siempre sé dónde está el norte.

–¿Extraña Madrid?
–No, nada. Creo que estoy en el tiempo y el espacio exacto donde quiero estar. Cuando volví de nuevo a Madrid hace unos años, sentía que mi mundo seguía siendo éste, que tenía que ver con estas pampas. Me parece que formar parte de este lugar es pelear contra lo que no me gusta de la barbarie.

–¿Se enamoró muchas veces?
–A la distancia me parece que es muy fácil renegar de las viejas novias. Pero la verdad, las veces que me he enamorado de chicas fue con mucha convicción. Mi amor actual, Ceci, con quien estoy hace tres años, tiene un poder que antes no encontré. Pero uno debe ser caballero y reconocer a todos los amores como válidos.

–¿Cree en el matrimonio?
–Como institución, no. Soy agnóstico y no estoy bautizado, así que no me puedo casar por iglesia. Y me siento un poco grande para bautizarme, estoy veterano.

–¿Hijos?
–Eso sí, aunque no por ahora. Imagino que un hijo provocaría algo nuevo en mí, cambiaría mucho mi vida.

  De negro, suéter sobre la piel y pantalón tipo babucha. Birabent se declara un amante de Buenos Aires. Y cuando el trabajo se lo permite, la recorre a pie, “<i>en busca de aquella ciudad que ya fue</i>”.

De negro, suéter sobre la piel y pantalón tipo babucha. Birabent se declara un amante de Buenos Aires. Y cuando el trabajo se lo permite, la recorre a pie, “en busca de aquella ciudad que ya fue”.

 “<i>Mi amor actual, Ceci, tiene un poder que antes no encontré. Pero uno debe ser caballero y reconocer a todos los amores como válidos</i>”

Mi amor actual, Ceci, tiene un poder que antes no encontré. Pero uno debe ser caballero y reconocer a todos los amores como válidos

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig