And the winner is… – GENTE Online
 

And the winner is...

Actualidad
Actualidad

La vio pasar, deslumbrante, por Lincoln Road. Y la perdió de vista, mientras
él hablaba por teléfono, sentado en un restaurante de la nueva zona hot de Miami
Beach. Pero enseguida le siguió el rastro hasta encontrarla en un café Segafredo.
Rubia, curvilínea y de pocas palabras (en italiano e inglés), ella no le dio
mucho calce. Tampoco la amiga que la acompañaba. Sin saber más que los nombres
de pila, las invitó al exclusivísimo Delano en Collins 1685. Una vez que
estuvieron en el hotel que eligen las celebridades, él llamó al mozo -y junto
con los tragos- pidió cuatro batas de toalla. Ante el desconcierto de ellas,
explicó:

-En muchas playas de Brasil, generalmente en febrero, se celebra Iemanjá, la
fiesta de la diosa del mar. Entre los ritos, la gente baila y se baña en el mar,
con poca ropa, para purificarse. Parece que es bueno hacerlo una vez al año.

Acto seguido: Jorge Rodríguez, un amigo de él, la rubia y su íntima se metieron
en el Atlántico. Ellos, sin traje de baño. Ellas, con ínfimas bombachas.
"Me
pasaron muchas cosas en la vida, pero nunca algo tan inolvidable
", comentó la
rubia aquella noche de noviembre de 2003.

Al poco tiempo, él marcó el celular de Rita y le propuso:
"Calzate un par de jeans, botas y campera de cuero. Podés llevar ropa interior,
siempre que entre en los bolsillos o en una pequeña mochila… El casco te lo doy
yo. Te busco en dos horas".

Rita (40) aceptó la aventura, sin preguntar de qué trataba. La amiga, intrigada,
lo llamó a Rodríguez en secreto: "No sé si sabés quién es Rita, pero ella duerme
en los mejores hoteles, anda en limo, viaja con custodia. Cuidala, es una mujer
importante".
El destino: Daytona Beach. El programa: un encuentro de motos
Harley Davidson, que se traduce en horas y horas de ruta, códigos de calle y
tatuajes, rugir de fierros, cerveza y noches largas de bar. Final, final: "Me
pasaron muchas cosas en la vida, pero nunca algo tan inolvidable"
(Rita sic).

Recién después de ese trip, se presentaron formalmente. Sin caretas. "Me llamo
Rita Rusic, nací en Croacia y cuando tenía seis años, mis padres se mudaron a
Italia. Fui modelo y actriz, hoy presido una productora internacional de cine,
con sedes en Roma y en Los Angeles. Produje El Cartero, La vida es bella, Il
Ciclone, entre tantísimos títulos. Estuve casada durante quince años con
Vittorio Cecchi Gori, empresario y dueño de una distribuidora de películas,
junto a él desarrollé la productora. Me separé hace cuatro años, tenemos dos
hijos, Marietto y Vittoria… Viajo a todas partes, conozco a mucha gente
importante".

TODO SOBRE RITA. Famosa en Europa, especialmente en Italia, siempre fue muy
atractiva y de curvas generosas. Comenzó a trabajar de modelo cuando todavía era teenager
y explotó como actriz. De star, tiene cuatro películas en su haber:
Attila Flagello di Dio, Pentito, Il, Joan Lui-Ma un giorno… y Russicum-I Giorni
del diavolo. Se casó en 1983 con Vittorio Cecchi Gori (61), hijo de don Mario,
un productor florentino legendario y riquísimo. Cuando Rita y Vittorio se
conocieron, él tenía una distribuidora de cine. Ella dejó de actuar para
dedicarse a ser madre y además darle impulso a la productora Cecchi Gori, que
ella creó y presidió. "Emprendedora, capaz, intuitiva y con mucho carácter", la
describen en el mundo del cine. La vida es bella, uno de los 55 títulos que
produjo, le dio un Oscar a la Mejor Película. En 1998 fue el the end
matrimonial, ruidoso y mediático. Ella reclamaba una indemnización millonaria,
parece que había un contrato prenupcial que establecía que Rita era dueña de la
mitad de toda la ganancia de Cecchi Gori Group. Como adelanto (el divorcio
todavía sigue su curso en los pasillos legales de Los Angeles), recibió cien
millones de dólares. Hoy, ella es CEO de sus productoras, TVBox y Golden Box,
y
tiene 200 salas de cine en sociedad con Cecchi. Su ex signore también fue
mandamás en el business del calcio, presidente y socio de la Fiorentina hasta
que el club quebró en medio de un escándalo, que le costó a Vittorio un mes de
arresto domiciliario -de octubre a noviembre de 2002- por quiebra fraudulenta y
al club, descender dos categorías. Como si fuera poco, en una de las pesquisas,
la Policía encontró a Cecchi Gori con la vedette y actriz Valeria Marini (ex de
Alessandro del Piero, jugador emblemático de la Juventus) en la cama, amén de
restos de cocaína en la suite.
 
Entonces, hacía tiempo que Rita había dejado de ser la signora de, como la
habían apodado muchos medios, y vivía entre Roma, Los Angeles y Miami, dedicada
de lleno a producir cine y televisión. Mujer de mundo, habla cuatro idiomas
(croata, inglés, italiano, francés) y aprende el quinto, español, "porque quiero
hablar con Jorge, mi caro baby".
Viaja muchísimo, puede festejar su cumpleaños
en una villa en Costa Smeralda y la noche siguiente pisar la alfombra roja de
una première en Los Angeles, invitada por Tom Cruise. Se codea de igual a igual
con la Jet europea como con la crème de Hollywood. Y claro que el programa de
los Oscar figura cada marzo en su agenda, así como el Festival de Cannes durante
el verano francés. Entre sus íntimas se puede citar a las hermanas Fendi, Carla
y Ana, la primera senior manager de la legendaria casa de moda italiana. Su
vestuario es una historia aparte: compra en los mejores diseñadores y "sabe
mezclar bien. Puede llevar un vestido de alta costura edición limitada o una
calza de algodón, todo con mucho charme"
, dice una de sus asistentes.

CARO BABY. Difícil de sorprender, la rubia descubrió en Jorge Rodríguez a un
hombre "creativo, impredecible y capaz de inventar momentos mágicos e
inolvidables"
, dijo una amiga de ella, que vive en Miami. En diciembre pasado,
Rita organizó un encuentro fugaz en Roma: compras en vía Condotti, paseos en una
Vespa y más de un flash de paparazzi locales. "Rita es parte del star system.
Conoce a todos los actores, ya sea de Europa o de Hollywood"
, le dijo a Jorge
una íntima de ella. Rodríguez le contó todo sobre su vida y le habló, claro, de
su relación con Susana Giménez, la gran diva argentina. Y de la pelea y del fin
del amor. Rita, que escuchó con la mejor atención, le dijo: "No me importa tu
pasado. Quiero que nuestro presente sea inolvidable".

Había planes de que Rita conociera Punta del Este y Yellow Rose en enero de
2004, pero el secuestro de Ernesto Rodríguez -el padre de Jorge- los frustró.
Apenas ella se enteró del drama, se comunicó con Jorge al celular: "Caro baby
(así lo llama), decíme el número de cuenta y el monto a depositar. Contá conmigo
para lo que sea
". La distancia y el drama no hicieron más que avivar la pasión.
Hace dos meses que prácticamente hablan por teléfono todos los días. De celular
a celular, de auto a auto, de Miami a Buenos Aires, de Roma a Punta del Este.
"Caro baby, ¿cómo estás?", le dice ella en un español rústico, con toques en
inglés e italiano. Lo pone al tanto de sus negocios, de sus reuniones, de un
policial de Spike Lee que ya está en etapa de pre-producción, del proyecto de
hacer Patoruzito en inglés…

EN LA RED CARPET. El jueves 26, Rita usó el código sorpresa -propio de él- y fue
breve: "Te invito a la entrega de los Oscar, fila 18, centro. Trae smoking, nada
más. Del resto me ocupo yo"
. Ella no le dio tiempo a sorprenderse. El sábado, lo
buscó a Jorge en el aeropuerto y puso rumbo a su penthouse en Los Angeles. Al
mando de su Mercedes Benz último modelo, Rita lo invitó a almorzar el domingo a
Rodeo Drive. A las seis en punto hora local L.A. ya estaban sentados en el
Kodak
Theatre
, ya habían pisado la Red Carpet. El, de black tie. Ella, enfundada en un
cortísimo vestido de Azzedine Alaia y "stilettos, como adora Jorge", dijo Rita.
Después, la fiesta de Vanity Fair -en Morton's-, un clásico de la gran noche del
cine. Y allí también, Rita y Jorge del brazo, entre los amigos de ella: Nicole
Kidman, Johnny Depp y Vanessa Paradis, Will Smith, Michael Douglas, Linda
Evangelista, Julianne Moore, Uma Thurman, Harvey Keitel. Bailaron entre
estrellas hasta la madrugada.

El lunes, el sueño y el show continuaron: Jorge la acompañó a una reunión en la
cadena CBS, por formatos de distintos programas de televisión, y después
comieron con Lalo Schifrin para llevar al cine La última muerte de Anastasio Somoza, del argentino Julián Mandriotti, y Rita (los días de semana, no se
separa de sus dos celulares) se juntó con productores norteamericanos. "Un fin
de semana inolvidable
", le dijo él, y sonrió. Ella replicó: "Siga o no, nuestra
historia hasta hoy ya es inolvidable, caro baby".
¿Continuará?

Rita vive entre Roma, Los Angeles y Miami. Fue modelo y actriz, ahora produce cine y televisión. El lunes después de los Oscar, Jorge la acompañó a reuniones de trabajo en CBS, y después fueron al cine en el mall The Globe.

Rita vive entre Roma, Los Angeles y Miami. Fue modelo y actriz, ahora produce cine y televisión. El lunes después de los Oscar, Jorge la acompañó a reuniones de trabajo en CBS, y después fueron al cine en el mall The Globe.

El domingo 29, caminaron abrazados por Rodeo Drive. Ella, de generosas curvas, con un pantalón de algodón que dejaba leer <i>juicy</i> (jugoso, sabroso) y boina tejida.

El domingo 29, caminaron abrazados por Rodeo Drive. Ella, de generosas curvas, con un pantalón de algodón que dejaba leer juicy (jugoso, sabroso) y boina tejida.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig