Amor animal – GENTE Online
 

Amor animal

Actualidad
Actualidad

Parece ser que, a sus 47 años, Gustavo Cerati decidió barajar y dar de nuevo. Había llegado a Punta desde Buenos Aires con su amiga Anita Alvarez de Toledo y los rumores no tardaron en vincularlos. Porque lo habían hecho en el mismo barco, porque hasta las compras del supermercado hacían juntos, porque compartieron la casa que él construyó e inauguró el verano pasado en el barrio privado Altos del Medellín, cerquita de José Ignacio. Pero no. La nueva novia del líder de Soda Stereo no es Anita, no. Bastaron un par de semanas para conocer, con nombre y apellido, a la verdadera mujer que lo enamoró.

LA PRESENTACION. El último día del año Cerati llegó al Este y Giuseppe Cipriani lo invitó a su megafiesta. Después de las doce, entre brindis y brindis, un amigo en común ofició de “celestino”, e hizo la presentación oficial: “Gustavo, Daniela”; “Daniela, Gustavo…”. Así se conocieron.

Fue atracción a primera vista, sin duda”, cuentan ahora quienes los vieron partir de la fiesta, justo cuando estaba amaneciendo. Ni ellos lo sospechaban, pero esa mismísima madrugada no fueron pocos los que especularon que “se ha formado una pareja”. Y así fue. Porque volvieron a encontrarse la noche siguiente, en fin, porque se volvieron inseparables.

QUIEN ES ELLA. Se llama Daniela Hetmaniuk, nació en Chaco hace 27 años, fue novia deel empresario Pablo Cosentino (hoy pareja de la top Daniela Urzi), trabaja en la nueva agencia One to One, y como modelo armó una vertiginosa carrera en el exterior. Radicada en Londres, pasó el último año de avión en avión: estuvo en Italia, México, Alemania, España, Grecia y otra vez en Londres, su última escala antes de venirse a la Argentina para sumarse a la temporada esteña.

Por su parte, Gustavo llegó solito. Ni Benito ni Lisa, los hijos que tuvo con su ex, Cecilia Amenábar, lo acompañaron. Es que, según cuentan, necesitaba reponerse de la extensa y exitosa gira que hizo con el resto de los Soda. Por eso, dicen, tampoco había aceptado tocar el 29 de enero en Buenos Aires, en el marco de los megaconciertos benéficos organizados por la fundación América Latina en Acción Solidaria (ALAS), que lidera su amiga Shakira.

EL REENCUENTRO. El 2 de enero, a veinticuatro horas de conocerse, hicieron su primer salida pública. El Grupo MASS armó una súper convocatoria para presentar la nueva colección de Crocs en No me olvides, y ahí se mostraron. Después, prefirieron el perfil bajo y pasaron la mayor parte del tiempo en la chacra de Gustavo. ¿Los programas? Cenar con amigos, como Nico Repetto y Gaby Alvarez. El sábado 12 Cerati decidió hacer un asado y fiesta en su chacra, para Zeta Bosio, porque el domingo venía a Punta a tocar en el parador de Personal Beach. Y ahí presentó a Daniela como “mi chica”.

ALGO EN COMUN. Y, el viernes 11 de enero, tras soportar dos días separados (porque ella viajó a Baires para protagonizar una nueva campaña), él la pasó a buscar por la casa que Ezequiel Ortiz, su manager, alquiló para sus modelos cerca de la laguna de José Ignacio. Gustavo venía con un plan: invitarla a cabalgar. Y estaba vestido para la ocasión: pantalón de jean, campera azul eléctrico, lentes al tono y sombrero cowboy. Ella, mucho más casual, aceptó sin dudarlo. Es que si bien, apenas se conocen, ya saben qué cosas tienen en común: la pasión por la música, los caballos, las cenas con amigos y Punta del Este.

Después de un buen trote, regresaron a la chacra del músico para merendar en el deck que está junto a la piscina, para disfrutar de la privilegiada vista a la laguna de José Ignacio, para mimarse, para conocerse un poco más.

El músico, ella modelo. Llevan dos semanas juntos y ya descubrieron algo en común: la pasión por la música, los caballos, las cenas con amigos y Punta del Este.

El músico, ella modelo. Llevan dos semanas juntos y ya descubrieron algo en común: la pasión por la música, los caballos, las cenas con amigos y Punta del Este.

Así vive Cerati sus vacaciones esteñas. Con Daniela, su amor del verano 08, cenando en No me olvides. Hacía dos días que se conocían y ya eran inseparables.

Así vive Cerati sus vacaciones esteñas. Con Daniela, su amor del verano 08, cenando en No me olvides. Hacía dos días que se conocían y ya eran inseparables.

Al paso, así recorrieron los bosques de Altos del Medellín, el barrio privado donde Cerati construyó su chacra. Cerca, bien cerca, así están desde el primero de enero, el día en que se conocieron.

Al paso, así recorrieron los bosques de Altos del Medellín, el barrio privado donde Cerati construyó su chacra. Cerca, bien cerca, así están desde el primero de enero, el día en que se conocieron.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig