Ahora leyendo
Amor animal

Amor animal

Redacción Gente

Ganador de tres premios Grammy. Veinticinco millones de discos vendidos. Celebridad internacional –y con todas las letras–, con megacasa en Los Angeles y también en su Vancouver natal, guardaespaldas, avión privado y un patrimonio estimado de 70 millones de dólares. Todo eso dejó a sus espaldas para pasar un jueves cualquiera a diez mil kilómetros de Canadá, en nuestro viejo y querido zoológico de Palemo. Sí, señores, el mismo que conocen ustedes, con las garrapiñadas, los mateos en la entrada y las galletitas con formas de animales.

Allí descubrimos a Michael Bublé (36) con su mujer, Luisana Lopilato (25), y su sobrina Daira (6) –hija de Natalia, la hermana mayor de Lu–, en esta tarde soleada, más precisamente a las cuatro y veinte de la tarde. Percatado de las cámaras de GENTE, el barítono (técnicamente lo es si hablamos de su registro vocal), sonrió a la lente sin aires de divo, mientras su chica lo imitaba. De pronto miró a los periodistas, y con un castellano cada vez más aceitado, parado delante del sector de los elefantes, preguntó: “¿Creen que aquí mismo me veo sexy?”.

Tal vez no era un derroche de sensualidad, pero sí de buena onda, porque en estos años en que los argentinos hemos adoptado a Michael, fundamentalmente comprobamos que es un gran tipo. Y que ama a Luisana con todo su corazón. Lo mismo que a su familia, por eso en la tarde en el zoológico, Bublé llevó de la mano tanto a su mujer, como a su sobrina Daira. Tuvieron suerte, porque ese jueves a la tarde el zoológico estaba casi vacío, y tanto la pareja, como la sobrina y los guardaespaldas, no llamaron mucho la atención. Entonces el paseo entre leones, jirafas, el oso polar y los demás animales fue muy relajado, salvo alguna que otra interrupción para pedirle un autógrafo o tomarse una foto… con Luisana, ¡porque en estas tierras, la famosa es ella, Michael! De ahí que la semana pasada, cuando circularon rumores de embarazo –luego desmentidos–, los títulos en los portales hablaban de Lopilato mamá, no de Bublé papá. Y aunque no hay un bebé en camino, Luisana sí tiene un gran motivo para festejar: es la primera mujer en la Argentina en llegar al millón de seguidores en Twitter. A pura sonrisa, Michael, Luisana y su sobrina Daira posan para GENTE delante del sector de los paquidermos africanos.

A pura sonrisa, Michael, Luisana y su sobrina Daira posan para GENTE delante del sector de los paquidermos africanos.

Convengamos que no es como el Vancouver Aquarium cercano a la casa de Bublé, con sus ochocientos animales y un tren que transita entre ellos, a modo de un safari. Pero las lagunas del Zoo porteño tienen lo suyo. Al menos, eso parecía pensar Michael, que ayudaba a la pequeña Daira –hija de Natalia, la hermana mayor de Luisana– a darles de comer a los patos y a los gansos. Visto a través del prisma del amor, Palermo puede ser tan o más lindo que Vancouver.

Convengamos que no es como el Vancouver Aquarium cercano a la casa de Bublé, con sus ochocientos animales y un tren que transita entre ellos, a modo de un safari. Pero las lagunas del Zoo porteño tienen lo suyo. Al menos, eso parecía pensar Michael, que ayudaba a la pequeña Daira –hija de Natalia, la hermana mayor de Luisana– a darles de comer a los patos y a los gansos. Visto a través del prisma del amor, Palermo puede ser tan o más lindo que Vancouver.

Puede interesarte

A pesar de que el zoológico estaba relativamente vacío, muchos se acercaron a Luisana para pedirle autógrafos o tomarse una foto con ella. Porque si bien Bublé es una estrella internacional y lleva vendidos veinticinco millones de discos, Lopilato acaba de lograr todo un récord: es la primera mujer en la Argentina que tiene un millón de seguidores en Twitter. ¡Bien por nuestra chica!

A pesar de que el zoológico estaba relativamente vacío, muchos se acercaron a Luisana para pedirle autógrafos o tomarse una foto con ella. Porque si bien Bublé es una estrella internacional y lleva vendidos veinticinco millones de discos, Lopilato acaba de lograr todo un récord: es la primera mujer en la Argentina que tiene un millón de seguidores en Twitter. ¡Bien por nuestra chica!

Ir Arriba