ALEJO LAGOUARDE: “De chico, en lugar de dibujitos, miraba el canal Gourmet” – GENTE Online
 

ALEJO LAGOUARDE: “De chico, en lugar de dibujitos, miraba el canal Gourmet”

Actualidad
Actualidad

La casa de los Lagouarde está revolucionada. Alejo, uno de los mellizos de la familia, es el nuevo MasterChef argentino y su familia, una de las más tradicionales de Los Cardales, se reunió el día después para celebrar el triunfo del hijo pródigo.

Alejo, sin dudas el más creativo y también el más polémico, se impuso en la final al bueno del platense Martín Matroni, en una especie de River-Boca que fue lo más visto del día, superando en rating a Las mil y una noches.

El programa de Telefe, producido por Eyeworks, tuvo picos de 22.3 puntos, y cuando se supo que “el malo” se había alzado con el título estallaron las redes sociales.

Alejo no era el preferido de la gente, pero el prestigioso jurado –Germán Martitegui, Donato De Santis y Christophe Krywonis– evaluó que por la calidad de los platos que preparó (gazpacho de melón, lomo de ciervo y ganache de chocolate) merecía ser el ganador de los 350 mil pesos, la publicación de un libro de recetas y la beca en la escuela de Mausi Sebess.

–Alejo, ¿te sentís obligado a desmitificar tu maldad? Tu familia dice que no sos el que vimos en la tele.
–¡Es que hice un gran personaje! Yo soy bastante sentimental y, por sobre todas las cosas, muy empático; si llegaba a mostrarme como soy ¡duraba tres capítulos! Apliqué bastante lo que estudio en Marketing, porque cuando entré al programa y vi que mis compañeros tenían un carácter híper humilde frente a las cámaras y que les gustaba lagrimear, decidí ir por otro lado. Yo podía sentirme mal, pero jamás lo demostré; algunos compañeros, en cambio, iban cabizbajos a presentar un plato de la hostia, como pidiendo disculpas... ¡Y yo no soy así!

–Vos querías ganar.
–¡Absolutamente! Mi sueño es tener una empresa de catering. ¿Mirá si me echaban al segundo programa?

–¿Qué te iba a pasar?
–¿Quién me iba a contratar? ¡Nadie! Iban a decir: “Este no sabe hacer un panqueque”. Yo sabía que tenía chances de llegar a la final; si no, no me habría anotado. En los campos que más conozco es donde más inseguro soy. Eso me pasa mucho en la cocina, porque hago un plato ahora y en cinco minutos me parece horrible. ¡Y ni loco lo iba a decir en cámara!

–Estudiaste dos años Abogacía y te faltan tres materias para recibirte de licenciado en Marketing. ¿Por qué no estudiaste cocina?
–Por mandato familiar: mi hermano mellizo es ingeniero industrial, y el mayor, economista. Así que yo tenía que estudiar sí o sí una carrera universitaria. ¡Pero no me gusta! No tengo ni un segundo de concentración. No nací para estudiar: nací para crear.

–Tenés la autoestima alta.
–Porque pienso que si hoy hago esto, mañana voy a hacer algo mejor. Soy muy autoexigente y eso te cansa el cerebro mal; es re feo, porque a veces tenés vacíos y pensás que no sabés hacer ni un huevo frito.

–¿Tu mamá cocina?
–No. Sólo las tortas hasta que cumplí diez años. Te doy un ejemplo: el romero era un ingrediente que a mí me encantaba, pero un día en la vianda del colegio mamá le puso romero seco a unos fideos con pollo y al otro día, cuando lo calenté en el microondas, se hidrató y era como comer un concentrado de romero asqueroso. Así que por diez años... ¡no comí romero!

–¿Qué fue lo primero que cocinaste?
–A los ocho años, un pan para mi padrino, Ricardo, y a los nueve un zapallo japonés gigante: lo ahuequé, le saqué la tapa, lo mandé al horno e hice una especie de carbonada con verduras y carnes que me salió espectacular.

–¿Y de dónde sacaste ese plato?
–¡No sé! Nunca en mi vida leí una receta para replicarla. Lo que hago es mezclar. Fui adquiriendo técnica por prueba y error.

–¿A partir de entonces en tu familia te empezaron a tomar en serio?
–Sí, ahí se dieron cuenta de que lo mío era más que una orientación. ¡No podían no verlo! En vez de dibujitos yo miraba el canal Gourmet, tenía una huerta en el fondo de casa y un cuarto con herramientas para fabricar mis propias tablas de cocina.

Leé la nota completa en la edición 2615 de GENTE Mi villano favorito. A 60 kilómetros del centro porteño, en la estación Los Cardales, su lugar en el mundo, Alejo disfruta del título. Se destacó por su talento y por ser el más provocativo de los veinte participantes.

Mi villano favorito. A 60 kilómetros del centro porteño, en la estación Los Cardales, su lugar en el mundo, Alejo disfruta del título. Se destacó por su talento y por ser el más provocativo de los veinte participantes.

A los nueve años con su primer gran plato: zapallo japonés relleno con carne y verduras.

A los nueve años con su primer gran plato: zapallo japonés relleno con carne y verduras.

A los doce montó una huerta en el jardín de su casa, y un cuarto de herramientas para hacer sus propias tablas de madera.

A los doce montó una huerta en el jardín de su casa, y un cuarto de herramientas para hacer sus propias tablas de madera.

“Si llego a tener un restaurante, quisiera pensar parecido a Germán y a su perfección. Si lo logro, ese día habré llegado y podré morir feliz” .

“Si llego a tener un restaurante, quisiera pensar parecido a Germán y a su perfección. Si lo logro, ese día habré llegado y podré morir feliz” .

Alejo con sus padres Teresa (ama de casa) y Alex (dueño de una inmobiliaria), su hermano mayor Axel (economista, papá de Simón y en días de Tomás) y la abuela Valentina (de espléndidos 89 años). Ausente con aviso: el mellizo Nico, que no pudo faltar al trabajo y con quien comparte un departamento de Capital.

Alejo con sus padres Teresa (ama de casa) y Alex (dueño de una inmobiliaria), su hermano mayor Axel (economista, papá de Simón y en días de Tomás) y la abuela Valentina (de espléndidos 89 años). Ausente con aviso: el mellizo Nico, que no pudo faltar al trabajo y con quien comparte un departamento de Capital.

Mariano Peluffo anuncia quién es el MasterChef 2015. Los jueces –Germán Martitegui, Christophe Krywonis y Donato De Santis– elogiaron el alto nivel de Alejo y de Martín.

Mariano Peluffo anuncia quién es el MasterChef 2015. Los jueces –Germán Martitegui, Christophe Krywonis y Donato De Santis– elogiaron el alto nivel de Alejo y de Martín.

Finalmente se rindieron ante el menú del ganador: gazpacho de melón, lomo de ciervo y ganache de chocolote.

Finalmente se rindieron ante el menú del ganador: gazpacho de melón, lomo de ciervo y ganache de chocolote.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig