Ahora leyendo
Alberto Fernández: “Quiero que los argentinos dejen de sufrir”

Alberto Fernández: “Quiero que los argentinos dejen de sufrir”

Avatar

A los 60 años el abogado porteño ex jefe de gabinete entre el 2003 y el 2008, padre de Estanislao y en pareja con la periodista y actriz Fabiola Yáñez, fue consagrado presidente de la Nación por el Frente de Todos, con el 48.10 por ciento de los votos (12.473.709 sufragios), superando a la fórmula de Juntos por el Cambio, encabezada por Mauricio Macri, que alcanzó el 40.37 por ciento (10.470.607 intenciones).

El Frente de Todos ganó en 19 de los 24 distritos electorales. Sin embargo, la ventaja sobre Juntos por el Cambio fue menor a lo anticipado por las encuestas y el resultado de las PASO: en agosto fue de 15.99 puntos; esta vez, de 7.73.

Cuando las cifras del escrutinio dieron por cierto lo que anticipaban las encuestas y Alberto Fernández fue electo presidente de la Nación, en medio de la euforia del búnker, donde cantaban sus seguidores y lo abrazaban sus colaboradores, su hijo Estanislao y su novia Fabiola Yáñez, en algún instante de esa felicidad, al político que desde el próximo 10 de diciembre tendrá la responsabilidad de conducir al país le habrá asaltado un recuerdo emotivo.

Seguramente habría querido que dos personas estuvieran presentes: su hermano mayor en la política, Néstor Kirchner, y alguien más: “Me hubiera gustado que me viera mi madre”, confesó hace poco tiempo. Celia Pérez, su mamá, murió en abril de este año. Pero de alguna manera, ambos están.

Alberto Fernández el día de su primera comunión. Foto: Archivo Atlántida.

Alberto y Ángel. Así se llamaban sus abuelos, y por eso fue bautizado de esa manera cuando nació, el 2 de abril de 1959. Con su padre biológico, que falleció durante la disputa del Mundial ’78, casi no tuvo relación. Para él, la figura paterna fuerte fue la de su papá adoptivo, Carlos Pelagio Galínez, hijo de un juez riojano.

De cada uno de ellos tuvo un hermano: Valentina Fernández y Pablo Galíndez.Su barrio de niño fue Villa del Parque, vivía en las calles Elpidio González y Terrada, cerca –unas diez cuadras– de la cancha de Argentinos Juniors. Por eso, a pesar de la insistencia de una tía hincha de Boca, se hizo del Bicho como la mayoría de sus compañeros de la escuela República de México, en Agustín García al 2700. Una de las reliquias que atesora es un pedazo de tablón del viejo estadio de la calle Boyacá. En quinto grado se pasó a la escuela Avelino Herrera, de La Paternal.

El secundario lo hizo en el Colegio Mariano Moreno, donde comenzó a despuntar dos pasiones: la política –fue delegado de la Unión de Estudiantes Secundarios (UES)– y la música. Alguna vez recordó que cuando discutía con su padre se encerraba en su habitación con la guitarra.

Hoy, que tiene varias, es su forma de relajarse. Cuando tenía 14 años, dos amigos, el dibujante Daniel Paz y  Carlos López, lo llevaron a estudiar el instrumento con Litto Nebbia, de quien es amigo. Tocó hasta en bares, compuso algunos temas, y grabó la guitarra acústica en una canción (“El último verano”) con la banda marplatense Los Súper Ratones.

El presidente tocando la guitarra y la armónica en su juventud. Foto: Álbum Personal.

En 1983 se recibió de abogado en la Facultad de Derecho de la UBA, en cuyo Salón de Actos –el mismo donde juró tras obtener el título– debatió el último 20 de octubre con los demás candidatos a Presidente. Durante esa década fue conjuez en el Juzgado Federal de San Isidro. Por esos años cayó el tenebroso Clan Puccio, y uno de sus integrantes, Guillermo Fernández Laborde (que asesinó a dos de los secuestrados por la banda), carecía de abogado.

Entonces, el Estado le proporcionó uno de oficio: por sorteo, esa tarea recayó en él. Dos años después comenzó a dar clases en esa institución académica, algo que sólo interrumpió brevemente, hasta hoy, cuando fue Jefe de Gabinete de Néstor Kirchner. En plena campaña electoral continuó con la cátedra de Teoría General del Derecho, y hasta tomó exámenes.

Alberto Fernández cuando juró como abogado en la Facultad de Derecho de la UBA. Foto: Archivo Atlántida.

De su vida sentimental poco se sabe pero mucho se comenta. Se casó en 1993 con Marcela Luchetti, y en 1995 tuvieron a su único hijo: Estanislao. El día que nació una enfermera casi lo obligó a presenciar el parto, algo que no quería hacer porque “soy muy impresionable”, se excusó. Sin embargo, entró a la sala. Pero no bien el médico sacó a su hijo del vientre de la madre, con la mano llena de sangre, se desmayó.

El muchacho, que tiene una relación estupenda con su papá, es más conocido como cosplay y drag queen, bajo el nombre de Dhyzy. Para el gran público, su actividad artística recién se conoció a partir de la candidatura de su padre, que señaló: “Es uno de los tipos más creativos que vi en mi vida. Estoy orgulloso de él”.

En el 2005, Fernández y Luchetti se separaron. Al tiempo, él comenzó a salir con Vilma Ibarra, la hermana del ex jefe de gobierno porteño, Aníbal. Esa relación no prosperó, y en el 2014, comenzó a salir con su actual pareja, Fabiola Yáñez, actriz y periodista nacida en Río Negro y criada en Misiones y Santa Fe, que recién en los últimos días de la campaña subió el perfil y lo acompañó a los debates.

Puede interesarte

Alberto Fernández y Fabiola Yañez están juntos desde 2014.

Se conocieron cuando ella, que estudiaba en la Universidad de Palermo y trabajaba en esa casa de estudios, lo contactó para dar una charla. Más tarde, volvió a pedirle una entrevista para la tesis de la carrea de periodismo. Poco después, él la invitó a salir. Su rol como Primera Dama se enfocará en lo social. Una de sus pocas declaraciones habló sobre sus orígenes humildes y dijo: “Yo se lo que es un piso de tierra y no me asusta”. Con Fabiola y Dylan, el lassie de la pareja, viven en el edificio River View de Puerto Madero.

Alberto Fernández junto a Estanislao en 1995. Foto: Instagram.
Alberto y Estanislao, en una imagen reciente. Foto: Twitter.

La carrera política del presidente electo comenzó cuando a instancias de su tío materno, Antonio Pérez (quien fuera fotógrafo de Juan Domingo Perón) se acercó a Alberto Assef, dirigente nacionalista. En 1985, durante el mandato de Raúl Alfonsín, ocupó un cargo de subdirector en el área de Asuntos Jurídicos del ministerio de Economía, a las órdenes de Juan Sorrouille.

Desde 1989 hasta 1995, con la presidencia de Carlos Menem, comandó la Superintendencia de Seguros. Más tarde ocupó funciones en la provincia de Buenos Aires con Eduardo Duhalde, siendo vicepresidente del Grupo Bapro. Tesorero de la campaña presidencial de éste, hacia 1999 fue uno de los fundadores del Grupo Calafate, think tank del progresismo peronista. Un paso clave: allí entabló relación con Néstor y Cristina Kirchner.

En 1994, Alberto Fernández fue Superintendente de Seguros de la Nación. Foto: Archivo Atlántida.

Tres días antes que Néstor Kirchner asumiera la presidencia, en Río Gallegos, Alberto Fernández escuchaba la lista de quienes serían ministros. Él debía llamarlos para anoticiarlos del destino que tendría cada uno. “Ah, falta el Jefe de Gabinete: vas a ser vos”, le dijo el todavía gobernador de Santa Cruz. Desde ese momento, hasta su alejamiento durante la primera presidencia de Cristina Fernández, fue un hombre vital en el andamiaje político del kirchnerismo. El 23 de julio de 2008, tras el conflicto con el campo, renunció. En el texto de la dimisión, antes de su firma, escribió la palabra “sinceramente”.

Junto a Néstor Kirchner fue Jefe de Gabinete. Aquí, con Eduardo Duhalde. Foto: Archivo Atlántida.

El resto es más cercano. Opositor al kirchnerismo más duro, sucesivamente se acercó a Sergio Massa (de quien fue jefe de campaña en el 2015) y a Florencio Randazzo (hizo lo propio en el 2017). Con las elecciones del 2019 en el horizonte, y a partir que él y Cristina volvieron a tener diálogo, se empezó a rearmar el rompecabezas del peronismo. La jugada maestra, obra de quien será su vicepresidenta, lo ubicó el 18 de mayo a la cabeza de la fórmula de lo que fue, poco después, el Frente de Todos. El domingo 27 de octubre de 2019 ya está marcado a fuego en su historia: a los 60 años, los argentinos le depositaron su confianza. Alberto Fernández será el nuevo presidente.

En el discurso que brindó en el Complejo C del barrio de Chacarita, Alberto Fernández señaló: “Vamos a colaborar en todo, porque nos preocupa que los argentinos dejen de sufrir (…) Vamos a invitar a todos los argentinos para construir. Somos el Frente de Todos y debemos incluir a todos. No va a ser fácil, pero lo vamos a hacer”.
Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner, hoy presidente y vice, en el cierre de campaña.
Comentarios de Facebook
© 2019 GENTE | Todos los derechos reservados | Desarrollo: MOnkey ARt.

GENTE Y LA ACTUALIDAD de EDITORIAL ATLANTIDA S.A.
Director Responsable: Federico Poletto
Nº de Edición: - Fecha:
Domicilio Legal: Azopardo 579 - C.A.B.A.
Registro DNDA en trámite.

Ir Arriba