“Al próximo candidato lo mando a investigar – GENTE Online
 

“Al próximo candidato lo mando a investigar

Cuando está fuera de personaje, cuando le suelta la mano a esa lolita crecida con voz de bebota y latiguillos inopinadamente naif. Cuando no es una Sarah Kay con la pollera cortita y no ensaya frases icónicas de la cultura pop como “de Europa me gustan los países Roma y Venecia”, aparece la auténtica Karina Olga (33). Cuando se sincera, no habla tan agudo ni hace inflexiones vocales de criatura celestial. Lo dice de corrido y sin titubear, acaso con la voz más grave: “Me mintieron, me engañaron y sólo me queda sentir pena”. Como alguien que se golpeó, se volvió más descreída en cuestiones del amor y no está lista para que nadie más cuide de su corazón, tiene una nueva ley: “No me pienso enamorar. Ya no soy la persona inocente que no preguntaba nada”.

Separada desde hace ocho meses de Leonardo Fariña, el empresario con el que se casó legalmente el 27 de abril de 2011 y que continúa preso –acusado de evasión fiscal agravada e insolvencia fiscal fraudulenta–, a la modelo de Life Chekka aún se le hace difícil recuperarse de la traición. De ese balde de agua fría con el que se desayunó a partir de la investigación de Jorge Lanata, y que sigue sorprendiéndola con una suerte de doble fondo: “Todos los días me entero de más y más cosas por la televisión. Por eso, hay noches que me pongo a llorar en la cama antes de dormirme”.

.........................................................................................

Cuando se cruza de piernas, en la parte interna de su pie izquierdo se deja ver un tattoo recientemente retocado. Donde decía “Leo” –inscripción que se hizo para uno de sus aniversarios de casada– ahora se lee “Leona”. “Zafé bien, ¿eh?”, busca complicidad la modelo, que se toma un analgésico para paliar los dolores musculares del Bailando (“voy a ser de las últimas en bailar, porque empecé tarde los ensayos”), y está ansiosa por el estreno en julio de Bañeros 4: los rompeolas, donde encarna a una suerte de Pamela Anderson letal. Vive un presente laboral pleno, pero está cansada de llevar la mochila de su ex: “Quiero cerrar este tema de una vez”. Por eso inspira profundamente y se encomienda a la charla, con té chai de Starbucks de por medio, su infusión favorita.

–¿Qué te pasa por la cabeza cuando pensás que tu ex sigue en prisión?
–El tema es delicado. La verdad, me apena, porque lo amaba. Gracias a Dios, hoy en día ya no lo amo más, pero toda esta situación me tiene mal. Lo pasé mal y sigo pagando peaje por mi ex, porque sigo teniendo que responder por noticias que surgen de esta situación.

–¿El sentimiento que prima cuál es? ¿Desilusión, tristeza...? ¿Una mezcla de ambas?
–Lo puedo sintetizar así: creí en algo que no era. Me enamoré de alguien que me mintió en todo. Sólo te digo que respeto a la Justicia y que todo esto me apena mucho. Con lo que me pasó, toqué fondo. Me mintieron, me traicionaron y me quisieron dejar en la calle. Ya no soy la nena ingenua de antes, y esto me hizo muy fuerte.

........................................................................................

Leé la nota completa en la edición 2545 de Gente. “Con o sin campo, soy millonaria de corazón”, dice Jelinek, convertida en reina de la cultura popular. La corona, hecha especialmente con decenas de piedras preciosas, estuvo lista en sólo veinticuatro horas.

“Con o sin campo, soy millonaria de corazón”, dice Jelinek, convertida en reina de la cultura popular. La corona, hecha especialmente con decenas de piedras preciosas, estuvo lista en sólo veinticuatro horas.

“Me mintieron, me traicionaron y me quisieron dejar en la calle. Ya no soy la nena ingenua e inocente que no preguntaba nada. Esto me hizo muy fuerte”

“Me mintieron, me traicionaron y me quisieron dejar en la calle. Ya no soy la nena ingenua e inocente que no preguntaba nada. Esto me hizo muy fuerte”

Después de tres meses de noviazgo, Karina y Leonardo se casaron el 27 de abril de 2011. Un día después hicieron una gran fiesta en el Tattersall. Por ese entonces, Jelinek declaraba: <i>“Me casé con el primer hombre que supo amarme bien”.</i>

Después de tres meses de noviazgo, Karina y Leonardo se casaron el 27 de abril de 2011. Un día después hicieron una gran fiesta en el Tattersall. Por ese entonces, Jelinek declaraba: “Me casé con el primer hombre que supo amarme bien”.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig