Al fútbol argentino le nació un crack – GENTE Online
 

Al fútbol argentino le nació un crack

Actualidad
Actualidad

Y sí, las comparaciones son odiosas, pero en este caso son casi inevitables.
La historia de este pibe de apenas 18 años, que nació el 24 de junio de 1987 en
Rosario, nos hace pensar en aquel Diez que un día salió de Villa Fiorito y no
paró hasta alcanzar la gloria. Igual que Diego Maradona en 1979, Lionel Messi
bajó del avión que traía a la Selección Juvenil con el título de Campeón Mundial
Sub-20 (el quinto en la historia de la categoría) y con el Balón de Oro
al mejor jugador del certamen disputado en Holanda. Y de yapa, con un premio más
que Diego: el Botín de Oro al goleador del torneo, el mismo título que
recibieron Ramón Díaz en el '79 y Javier Saviola en 2001. El mundo entero habla
de él. Y es justo.

Adolescente desde los ojos pícaros hasta el acné, ya tiene impuesto el mote
de crack. El pibe contesta las preguntas con la simpleza con que pateó esos dos
penales que evitaron que el arquero nigeriano saliera en la foto y le dieron el
título del mundo a los de Francisco Pancho Ferraro. Espera, apunta y dispara
para donde le conviene, como le enseñó su entrenador en las inferiores del
Barcelona.

-¿Soñaste mucho con este momento?
-No te voy a mentir: siempre soñé con jugar y ser campeón con la Selección,
pero hasta que no pasa, uno no se da cuenta de lo lindo que es dar una vuelta
olímpica con la camiseta de su país.

-¿Te das cuenta de que movilizaste a toda la Argentina?
-Es impresionante el recibimiento que nos dieron, no puedo creer lo que está
pasando. Ahora quiero estar con mi familia, disfrutar con papá y mamá (Jorge, 46
y Celia, 44), mis hermanos (María Sol, 11, Matías, 22 -que tiene una verdulería
y un kiosco en el centro de Rosario- y Rodrigo, 25, quien vive junto a Lionel y
Jorge en Barcelona, donde estudia para chef) y con mis sobrinitos.

-El mundo entero te compara con Maradona. ¿Cómo hacés para tener los pies
sobre la tierra?
-(Se pone colorado y no contesta)…

-¿Pero es cierto que cuando hablaste por teléfono con Diego le prometiste
la Copa?
-(Se ríe con ganas) Fue algo increíble. Que el mejor del mundo se haya
preocupado por hablar conmigo, es demasiado. Me pidió que traigamos la Copa a la
Argentina. ¡Y yo, de caradura que soy, le dije que sí! Ya había hablado con él
cuando hice el primer gol de mi carrera al Albacete en la Liga española.
Pero cada encuentro con el más grande es único.
El Mago -como lo bautizaron los medios por la magia que desparrama en la
cancha- o La Pulga -como le dice la familia- recién pudo abrazar a mamá
Celia cuarenta minutos después de su llegada a Ezeiza. Y antes de subir al micro
que trasladó a los chicos hasta el predio de la Selección, explicó el doble
valor que tuvo este Mundial para él y los suyos: "Con mi familia pasamos
momentos muy malos. Por cómo se dieron las cosas esto es como un sueño para mí.
Todavía no caigo. Es algo único, que nunca voy a olvidar. Ganar el Mundial fue
el momento más feliz de mi vida
".¿A qué se refiere este chico de 18 años
cuando habla de malos momentos? Vale la pena bucear en su historia…

DE PIBE A CHAVAL. "Pulga, ¿nos vamos para España?", le preguntó
Jorge Messi a su hijo en el año 2000, cuando Lionel apenas tenía 13 años. Por
aquellos tiempos el pibe cursaba octavo grado en la escuela Juan Mantovani de
Rosario. Su padre era empleado de la metalúrgica Acindar y él jugaba en las
inferiores de Newell's, adonde llegó a los siete años, después de sus
inicios en el club Grandoli, un equipo de baby que dirigía el propio
Jorge. Entonces, la pelota en los pies de Lionel parecía gigante.

Messi la rompía, pero un problema hormonal impedía que sus piernas crecieran
con normalidad. Entonces, el metro cuarenta de su humanidad hacía que todo
pareciera enorme a su lado. Si quería superar el problema debía realizar un
tratamiento que tenía un costo de 900 dólares por mes, algo inaccesible para la
familia. Así, primero Newell's evaluó que el tratamiento era muy costoso y luego
River llegó a la misma conclusión. Pero su padre no bajó los brazos. Después de
varios contactos consiguió una prueba nada menos que en el Barcelona. El día que
lo conoció Carles Rexach -ex jugador y entrenador del club catalán, encargado de
la cantera por aquellos años- no dudó: "Tráiganlo, este chaval será una súper
estrella
". Y no se equivocó. Claro, si La Pulga hizo ¡cinco goles en
la primera práctica!

"Lo fiché en medio minuto y le firmé su primer contrato en una servilleta",
dijo Rexach sobre el pibe que quince días después de su llegada a Barcelona ya
era jugador de la institución. Mientras Lionel se aplicaba las inyecciones que
hacían crecer sus piernas, convertía 37 goles en 30 partidos que disputó entre
las inferiores y la filial B del Barça.

La duda privó a dos clubes argentinos de este talento, que el primer día de
mayo del actual 2005 se convirtió en el jugador más joven en marcar un gol en la
Primera del Barcelona. Hoy comparte sus días entre grandes figuras como Samuel
Etó y Ronaldinho con quien, cuenta, "paso mucho tiempo, porque es muy
chistoso y dice que soy como su hermanito menor
".

El domingo regresó de su sueño. Consiguió el pentacampeonato para el
Seleccionado argentino Sub-20 y forzó esa pregunta que recurrentemente, desde
1994, se hacen los argentinos futboleros: ¿será éste el sucesor de Maradona? ¿O
tal vez se trate de ese eslabón perdido que separa a los terrestres del Diez?

"Mamá, no puedo creer lo que me está pasando. Me tengo que pellizcar para
saber que estoy despierto
", le escribió el pibe a doña Celia en uno de los
últimos mails, tras la obtención del título. Shhhhh. Hablemos bajito, no
sea cosa que todos nos despertemos de este sueño…

Los chicos festejan la obtención del Campeonato del Mundo tras la final frente a Nigeria. Fue un festejo sentido: se lo dedicaron a Lucas y Emiliano Molina, los arqueritos de Independiente fallecidos este año.

Los chicos festejan la obtención del Campeonato del Mundo tras la final frente a Nigeria. Fue un festejo sentido: se lo dedicaron a Lucas y Emiliano Molina, los arqueritos de Independiente fallecidos este año.

 Lionel Messi pasa entre los nigerianos. Con dos goles, fue la figura y le dio el quinto título de la categoría Sub-20 al fútbol argentino. En la ceremonia de premios su simpatía le hizo ganar la ovación de los espectadores y la sonrisa cómplice del príncipe Guillermo de Orange, esposo de Máxima Zorreguieta.

Lionel Messi pasa entre los nigerianos. Con dos goles, fue la figura y le dio el quinto título de la categoría Sub-20 al fútbol argentino. En la ceremonia de premios su simpatía le hizo ganar la ovación de los espectadores y la sonrisa cómplice del príncipe Guillermo de Orange, esposo de Máxima Zorreguieta.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig