Al final, parece que el galán está sentando cabeza – GENTE Online
 

Al final, parece que el galán está sentando cabeza

Actualidad
Actualidad

El ritual que acompaña a todo nuevo romance en el mundo de la farándula se repite casi invariablemente: al principio –cuando el rumor recién se está instalando–, los implicados toman la decisión de esconderse de las cámaras. En ese tiempo niegan rotundamente el amorío y se indignan ante las guardias periodísticas que los acechan.

Sin embargo –¡obviemos las excepciones y las trampas!–, los métodos de encubrimiento –por una extraña razón– nunca resultan del todo efectivos... Y unamos las premisas: ¿por qué siempre una nueva pareja (que niega ser pareja) elige lugares públicos y/o románticos para comer o pasear “en secreto”?.

Así sucedió con Gonzalo Heredia (28) y Brenda Gandini (26). Primero, rumores; luego, desmentidas; y finalmente, una cena romántica en Palermo Soho –descubierta por GENTE– para blanquear una realidad: que el galán al fin parece estar sentando cabeza.

APASIONADOS. El domingo 12 de septiembre se confirmó la versión: Gonzalo volvió del Chaco –donde pasó el día por motivos laborales– y encaró sin escalas hacia la casa de Brenda. Dato importante: sus respectivos hogares están a cinco cuadras de distancia uno de otro. Ella vive en Palermo; él, en el vecino Colegiales.

¿Hubo declaraciones al respecto? GENTE consultó al actor: “Si pongo que estás de novio con Brenda, ¿es acertado o me estoy equivocando?”. El galán respondió: “Poné que estoy bien”. No conforme con la respuesta, el cronista volvió al ataque: “¿Pero estás bien con Brenda?”. Heredia concluyó: “Sí, estamos bien. Eso es todo y no voy a decir más nada”. Hasta aquí, el domingo.

Pasó el lunes, cuando compartieron –como es habitual– varias horas de trabajo (recordemos que son compañeros de elenco en Malparida) y llegó el martes... Casi rozando las 20.30 Gonzalo, a bordo de su flamante Chevrolet Captiva, buscó a su nueva conquista y puso proa hacia el glamoroso barrio de Palermo Soho. Media hora después, la pareja –aún sin posar de la mano ni regalar besos a las cámaras– ingresaron en Appasionatto, un restó de comida italiana situado en Uriarte al 1600. Allí compartieron una cena –apasionada por definición y haciendo honor al nombre del lugar–, una larga sobremesa y un buen postre.

¡Pero la frutilla estaba por llegar! De nuevo al auto, y vuelta a casa. ¿Cada uno por su lado? No chance. Marche loft en Colegiales y localía para el caballero. Datito: el actor vive en el mismo edificio que supo habitar su colega Mariano Martínez. ¿Después? Intimidad...

UN FRONDOSO HISTORIAL. El soltero más codiciado del país disfruta de su estado civil –¿estará dejándolo?– luego de haber concluido su noviazgo de tres años con la actriz Mercedes Oviedo (27 y actual pareja del tenista Juan Mónaco). Su currículum en materia femenina es admirado y envidiado por todos: Cecilia Roth, María Fernanda Callejón, Rocío Marengo, María Eugenia Tobal, Flavia Palmiero, Marcela Kloosterboer y probablemente varias diosas más que aún perduran en el anonimato.

Brenda, por su parte, tuvo una relación de tres años con Ignacio Lecouna (hijo del productor televisivo) y más tarde vivió un fugaz romance con Leandro Penna (más conocido como el bañero de Marley).

¿Qué le deparará el destino a esta nueva pareja? Es difícil de prever. Pero todo indica que los impresionantes ojos de Brenda sedujeron al galán más solicitado. ¿Qué opina la supuesta nueva suegra de Heredia? “Me encanta la pareja que hacen Gonzalo y mi hija”. Daniela Cardone dixit. Palabra autorizada.

Desde la barra de Appasionatto, Brenda y Gonzalo espían la cámara de GENTE, que confirma una vez más el affaire. A mamá Daniela Cardone le encanta esta pareja.

Desde la barra de Appasionatto, Brenda y Gonzalo espían la cámara de GENTE, que confirma una vez más el affaire. A mamá Daniela Cardone le encanta esta pareja.

Pasadas las 21 horas del martes 14 de septiembre, la rubia y el morocho aguardan por una mesa.

Pasadas las 21 horas del martes 14 de septiembre, la rubia y el morocho aguardan por una mesa.

Más tarde, cerca de la medianoche, salen separados. Brenda, muy sonriente; Gonzalo, abrazado al dueño del local... Pero metros más allá se toman de la mano y parten en la 4x4 de Heredia.

Más tarde, cerca de la medianoche, salen separados. Brenda, muy sonriente; Gonzalo, abrazado al dueño del local... Pero metros más allá se toman de la mano y parten en la 4x4 de Heredia.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig