“Ahora todos los planes son pensados en familia” – GENTE Online
 

“Ahora todos los planes son pensados en familia”

Actualidad
Actualidad

Es rubia, tiene ojos celestes, generosos 93-60-93 y la revista francesa de deportes Les Dessous du Sport la eligió entre las cinco mujeres de futbolistas más sexy del mundo. Botinera internacional. “Soy la única argentina que quedó entre las cinco primeras… ¡y entre las diez! Me sube un poco el ego, pero la verdad es que a mí me importa lo que opine mi marido. Sinceramente, ese tipo de cosas hoy no son esenciales para mí”, acepta desde el otro lado de la línea.

Pero, como dice Wanda Nara (22), ahora la vida, su vida, pasa por otros lugares, y todo gira en torno a la familia y a su hijo, Valentino. El lunes 7, después de que su marido Maxi López (24) convirtiera dos veces para el Gremio frente al Paranaense, el DT le dio un par de días libres. Y los flamantes papás decidieron utilizarlos para conocer el Zoo de Porto Alegre. “Hoy los planes cambiaron y pensamos todo en función de la familia. La idea era hacer algo al aire libre, aprovechando el feriado de Maxi y evitando los shoppings, por la epidemia de gripe. Valentino la pasó muy bien. Para él, los animales son como muñecos de peluche gigantes…”, cuenta desde la sala de espera del consultorio de Silvinho, el pediatra de su hijo en Brasil. “El control es de rutina. Por suerte, es súper sanito…¡Uyyy, ya hablo como las abuelas, ja, ja, ja!”, aclara la mamá. “El bebé crece bárbaro y está enorme”, agrega orgullosa. Hoy Valentino tiene cinco meses y medio, mide setenta y nueve centímetros y medio y pesa ocho kilos trescientos cincuenta gramos.

Su pediatra en Argentina es el doctor Héctor Hassan, que supervisa cada chequeo del pequeño López-Nara en Porto Alegre. “El me indica todo, por teléfono o por mail. Los bebés de acá empiezan comiendo peras, manzanas, pero yo prefiero arrancar con el Quaker, como hacemos en nuestro país”, cuenta.

Después de quince minutos de charla, los llantos nos hacen entender que el pequeño empieza a reclamar la atención de su mamá: “¡Valen, mamá está hablando…! (más llanto de fondo). Bueno, bueno, ya está, mi amorcito… (la voz se aleja del teléfono). Disculpame, no puedo seguir. Valentino no me deja”, explica Wanda. “Paciente Nara”, se escucha la voz de una secretaria.“¡Epa, soy yo! Tengo que pasar al consultorio. ¿Me llamás en dos horas?”.

Son las seis de la tarde y Wanda vuelve a atender su celular. Está bajando de la 4x4 que la llevó hasta el residencial barrio Moinhos de Vento, una suerte de Recoleta de la capital del estado de Rio Grande do Sul, donde vive en el noveno piso de un lujoso edificio estilo francés. Maxi López se lleva a Valentino. Hoy, los diarios brasileños anuncian que el club gaúcho (“gaúyo”, dicen ellos) quiere comprar al jugador criollo. “Acá estamos muy bien, aunque lo más probable es que después de fin de año estemos viviendo otra vez en Moscú”, cuenta Wanda.

Además, Maxi renovó su vínculo con la marca deportiva Adidas, que ahora sumó a Wanda para sus calendarios en Brasil. De a poco, la rubia fue ganando protagonismo en el país tropical. Este mes será la tapa de Sport Full, una suerte de Sports Illustrated que mezcla el glam de la moda con el deporte. Como alguna vez dijo Charly García, la alegría no es sólo brasilera, pero la familia está muy aclimatada al lugar. “En Brasil nos sentimos como en casa. Tengo varias amigas de acá y la vida social es movida. Los brasileros son de hacer fiestas para sus hijos, y tuvimos muchos cumpleaños de amiguitos de Valentino”, dice.

Está claro que trabajo no les falta. Ahora Wanda tiene propuestas de Telefe y Canal 13 para regresar al país pero, como siempre, repite: “Hoy, la prioridad es la carrera de Maxi”. Hasta ahora, lo único seguro es que la veremos en las comedias musicales de ShowMatch, aunque el único plan seguro es que, cuando baje el pico de tensión que produjo la gripe A, la pareja regrese a la Argentina para celebrar el bautismo de Valentino. Si bien la fecha no está definida, los padrinos serán Zaira Nara y el hermano de Maxi, Johnny López. Entusiasmada, ya sueña con la fiesta y hace planes: “Vamos a organizar algo a beneficio del Hospital de Niños. La idea es juntar muchísimos pañales. Ya comprometimos a los amigos futbolistas de Maxi, y Susana Giménez se sumó para ayudar. Ser mamá me cambió la vida, y te juro que muero de amor por este principito… tanto como por su papá”. La familia López-Nara de visita en el Zoo de Porto Alegre, durante el franco de Maxi en el Gremio.

La familia López-Nara de visita en el Zoo de Porto Alegre, durante el franco de Maxi en el Gremio.

La pareja ya sueña –y organiza– el bautismo de Valentino en la Argentina. “Será con una gran fiesta y a beneficio del Hospital de Niños”, adelantan.

La pareja ya sueña –y organiza– el bautismo de Valentino en la Argentina. “Será con una gran fiesta y a beneficio del Hospital de Niños”, adelantan.

Wanda muere de amor por su hijo, y no lo disimula. Mientras, papá Maxi le saca fotos frente a la jaula de las aves. “Nos matan sus pelitos parados”, dice la rubia. Y cuenta que Valentino “es enorme: mide 79,5 centímetros y pesa 8 kilos 350 gramos”. La modelo confiesa que su marido se reveló como un papá perfecto. “Lo extraña mucho cuando tiene que concentrarse con el Gremio. Cada vez que se va, lo mete en broma dentro de la valija y me dice: ‘Valen se va conmigo’”, confiesa.

Wanda muere de amor por su hijo, y no lo disimula. Mientras, papá Maxi le saca fotos frente a la jaula de las aves. “Nos matan sus pelitos parados”, dice la rubia. Y cuenta que Valentino “es enorme: mide 79,5 centímetros y pesa 8 kilos 350 gramos”. La modelo confiesa que su marido se reveló como un papá perfecto. “Lo extraña mucho cuando tiene que concentrarse con el Gremio. Cada vez que se va, lo mete en broma dentro de la valija y me dice: ‘Valen se va conmigo’”, confiesa.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig