«Ahora, quiero ganar la Davis y ser el número uno» – GENTE Online
 

"Ahora, quiero ganar la Davis y ser el número uno"

Actualidad
Actualidad

Faltaba tan sólo un punto para la gloria. Antes de sacar la pelota que
definió el partido, Guillermo Coria (22) apretó con fuerza el anillo de
casamiento que cuelga sobre su pecho desde una cadenita. En el palco, Carla
(20), su mujer, también besó la alianza que usa en su mano izquierda. Así, de
forma espontánea, el pacto de amor entre los jóvenes se convirtió en la única
cábala que utilizó el Mago durante la final del torneo ATP de Buenos Aires. "La
verdad es que el casamiento me hizo muy bien. Es como que ahora entro a una
cancha mucho más motivado porque sé que del otro lado hay alguien que sufre
igual o más que yo
", le contó Willy Coria a GENTE poco después de consagrarse
Rey de Buenos Aires. Y continuó: "Estamos viviendo en Rosario porque ella es de
esa ciudad y porque ahí es donde me entreno. No son muchas las veces que podemos
estar juntos, y esta semana fue inolvidable. Porque pude compartir mucho tiempo
con ella y por haber llegado a lo más alto. Sin dudas, este es el título más
importante de mi carrera".

-Hoy tu papá confesó que siempre fantaseaste con ganar en la Argentina. La
pregunta es, ¿cuál es el próximo sueño por cumplir para Coria?
-Lo que te dijo mi viejo es verdad: tenía una espina clavada con este torneo que
me quería sacar lo antes posible. El año pasado se me escapó en la final y no
podía dejar que me pasara de nuevo. Mis próximos sueños son dos y, aunque suenen
un poco ambiciosos, creo que se pueden dar: quiero ganar la Copa Davis con la
Argentina y llegar a ser número uno del mundo.

Su cara refleja el cansancio de una semana difícil, pero su sonrisa confirma el
momento de felicidad que está viviendo el mejor tenista argentino que se
consolida en el cuarto lugar del ranking mundial en el ATP. "Estos siete días
sentí el cariño de la gente. Es muy lindo que un estadio lleno coree tu nombre y
te aliente todo el tiempo. Y en el partido final tuve la misma sensación que el
día que le gané a Agassi. Llevarme este torneo era la cereza que le faltaba a mi
carrera y por suerte se me dio. Desde hace un tiempo a esta parte me di cuenta
que este tipo de torneos no sólo se gana con buen tenis, también hay que poner
mucho huevo y eso fue lo que hice. Porque me banqué bien la presión y no todos
los días se consigue un título sin entrenador…
". Hace unas semanas, Guillermo
Coria dio por terminada su relación con su último entrenador, Alejandro Mancini
(N. de la R.: quien fue su entrenador hasta el partido que la Argentina jugó por
la Copa Davis ante Marruecos)
. Y, a partir de esta semana, su carrera será
dirigida por Fabián Blengino: "Con Fabián nos conocemos desde hace un tiempo y
por algunos meses estaremos juntos. En estos días, mucho no pudimos trabajar
pero siempre estuvo cerca de mí, dándome confianza. Espero que nos llevemos bien
porque no es fácil estar cambiando de entrenador todas las semanas…"
.

Ya consagrado campeón y después de los agradecimientos de rigor, aún en el
centro del court, Guillermo Coria desmintió los rumores que hablaban de una
fuerte interna en el equipo argentino de Copa Davis.

-Guillermo, ¿tanto te afectó lo que se dijo respecto a las peleas en el equipo
nacional?
-Sin dudas me quedé con mucha bronca. Primero inventaron que yo no estaba
lesionado, que no fui a jugar a España porque estábamos todos peleados... Todos
los que integramos este equipo, el que jugó en Marruecos más los jugadores que
se le pueden sumar, sabemos muy bien que la única manera de conseguir el título
es estando unidos, y nada nos va a alejar de ese camino. Es más, con David, con
quien nos conocemos desde chiquitos, nos juntamos y juramos dar todo para darle
esa alegría a la Argentina. Y como quería que a nadie le quedara alguna duda, me
pareció que no tenía mejor oportunidad que estando en el court central del Lawn
Tennis con un micrófono en la mano...

-Evidentemente, para vos es prioridad representar al país. Quedó claro cuando
hablaste de la alegría que significaba estar en los Juegos Olímpicos… ¿Por qué
lo tomás con tanta trascendencia?
-Porque para mí es un orgullo representar a la Argentina, mi país. Y por eso, te
vuelvo a decir, me dolieron mucho todas las pavadas que se dijeron. Porque yo me
mato por estar y por representarnos, porque cuando un argentino triunfa en el
exterior, no sólo sale publicado tu nombre: lo primero que se destaca es de qué
país venís y es algo que nos sirve a todos. Por eso me gustaría estar en Atenas
y poner una medalla olímpica en mis vitrinas.

-Antes de cerrar cada partido se te veía tomar tu anillo de casamiento y
besarlo. Además, cambiaste el colgante de River por una pequeña raqueta. ¿Son
tus nuevas cábalas para este 2004?
-No (risas), a River no lo cambio por nada. Por eso, después de salir campeón
fui a ver el partido de River con Estudiantes. ¡Encima Salas, mi ídolo, metió el
segundo gol! Y beso el anillo porque es una manera de reconocer todo el esfuerzo
que mi esposa hace para acompañarme. Me siento muy bien cuando sé que está en la
tribuna y eso no es algo que pueda disfrutar durante todo el año, porque ella
estudia y muchas veces no nos coinciden los tiempos. Pero es una mujer
excepcional, el amor de mi vida. Ella también tiene mucho que ver en todo lo
bueno que estoy viviendo.

Willy rompió la mufa: después de 17 años, un argentino volvió a consagrarse en el court central del Lawn Tennis Club.

Willy rompió la mufa: después de 17 años, un argentino volvió a consagrarse en el court central del Lawn Tennis Club.

El Mago descorchó champagne en la entrega de premios y así celebró su séptimo título.

El Mago descorchó champagne en la entrega de premios y así celebró su séptimo título.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig