“Ahora quiero demostrar que además de una chica sexy puedo ser una artista completa” – GENTE Online
 

“Ahora quiero demostrar que además de una chica sexy puedo ser una artista completa”

Actualidad
Actualidad

Multiple choice para el lector: vea de manera detenida las fotos y luego coloque la cruz donde crea que corresponde. A: Es la mujer más linda de la tevé argentina. B: Es la novia del veinteañero más codiciado. C: Es la persona que más rating suma.

Le entregamos diez segundos… 10… 9… 8… 7… 6… 5… 4… 3… 2… 1… ¿Y? ¿Dónde las colocó?… Acertó con las dos primeras pero, seguro, omitió una…

–Empecemos al revés, por el punto C… Ni ShowMatch, ni Montecristo, ni Sos mi vida. ¿Cómo se siente caminar por la calle cargando, entre otros rótulos, el de persona que más rating suma en la televisión argentina, Lopilato?
–Resulta raro que cuando termina un programa tuyo actual (Alma pirata) que promedia 17,8 puntos, arranque la repetición de otro (Casados con hijos), que trepa a los 23. Sin embargo, y aunque no pienso en tal situación, me lo recuerda la gente al llamarme Allegra Riganti o Paola Argento.

–Adivinamos. Allegra la llaman los adolescentes, por su papel de dama fascinante y batalladora de Alma pirata; y Paola, los mayores, por su papel de muchachita fácil y hueca de Casados con hijos.
–(Risas) Acertaste. Hay buena onda.

–¿Buena onda y algún piropo publicable, quizá?
–El mejor piropo, para mí: “Me tiento con vos todas las noches”. Si al cierre de mi carrera se me recordara como una actriz que divirtió, me conformaría. Tarea cumplida. Generar carcajadas en épocas de tantas crisis y bajones me parece genial. Igual, hoy pretendo probar nuevas opciones. Por ejemplo, me encantaría participar en Mujeres asesinas, o encarnar papeles jugados en cine. No sé si lo que hago lo hago bien; sólo sé que amo lo que hago y necesito desarrollarlo al cien por ciento.

–Suena a sueño hollywoodense.
–Obvio que aceptaría una propuesta de afuera, de los Estados Unidos, de España, abrir el mercado… Soy impulsiva para conversar y reflexiva a la hora de tomar decisiones. Y me vengo preparando duro. Tomo clases de teatro con Julio Chávez, curso tercer año de inglés, practico canto y saxo. Incluso moriría por participar en una serie tipo las de Sony, y en una comedia musical. ¡No de vedette, eh! Me aburre ser únicamente sexy. Ahora quiero demostrar que además de una chica sexy puedo ser una artista completa. Me siento bien conmigo y con lo que soy: alguien que se desloma para progresar, pese a que manda mi imagen exterior.

–Pie para el punto B: es la novia del veinteañero más codiciado, Mariano Martínez. ¿Cuánto hace?
–Alrededor de dieciocho meses. Al margen, te repito lo que siempre repito: no me gusta hablar del tema.

–Epa, nadie le iba a consultar sobre intimidades, al menos que desee contarlas…
–No, no.

–Lo que nos resulta imposible dejar de consultarle viene por el lado del trabajo en común. Arturo Puig y Selva Alemán han reconocido que durante tres décadas y pico se negaron a compartir ciclos, obras y filmes, para evitar el desgaste matrimonial y la competencia. ¿Qué sucede con ustedes?
–(Risas) Sabemos separar los tantos. Si nos quedó algún eventual enojo de pareja por ahí, encaramos la escena romántica con la misma intensidad que si anduviéramos perfecto. Nuestros problemas y nuestra relación no entran al set. Y si surgen consejos laborales para darnos, nos los mencionamos en privado. Abunda la franqueza.

–¿Qué etapa transitan? ¿Superaron la efervescencia de cualquier noviazgo que nace? ¿Llegó el período de búsqueda de un conocimiento mayor?
–Por lo pronto, Mariano me regaló en 2005 un anillo de plata que simboliza bastante amor.

–¿Bastante y eterno amor? ¿Piensan mudarse juntos pronto y cosas así? ¿Ve en la cara de don Martínez el rostro del padre de sus hijos?… Y perdone el ataque poético.
–Avanzamos despacio. Mejor así. El jueves 18 de mayo apenas cumpliré 19.

–¿Alguna vez transcurrió la noche fuera de su casa familiar de Parque Chas?
–Nunca… sin avisarle a mis padres dónde dormiría. Perdón, ¿te adelanté que no me gusta abordar cuestiones privadas?

–Entonces, de sexo ni nos atrevemos a consultarle.
–(Risas) De sexo no.

–¿De saxo? ¿Le toca temas a Martínez?
–Ya me sé algunos de Los Beatles. Claro que no te voy a confirmar si se los toco a Mariano. Dejálo tranquilo. Volvamos a mí.

–Perfecto. Cerremos indagando respecto al punto A: la mujer más linda de la televisión argentina. ¿Le consta?
–Olvidate. ¡Má qué mujer más linda de la pantalla nacional! ¿Nunca te mostré mis orejas y mis rodillas? ¿Nunca te mostré mi cara en esos días especiales femeninos, cuando delante del espejo me siento la bruja Cachavacha?

–Tanto no nos mostró. Sí nos tomamos el atrevimiento de observar su boca, sus ojos y sus… ¿Qué piensa cuando se descubre posando a lo diosa en las páginas de una revista?
–“¿Soy yo?”. La versión real no suele reconocer a la versión publicada. Me impresiona semejante actitud. Da cierto pudor. Calzarme un bikini en la playa, también. Me considero independiente, arriesgada y vergonzosa. Ni loca aceptaría un desnudo profesional. El desnudo queda para mi intimidad.

–¿Cómo cuida a la versión real de Luisana?

–Entreno a diario desde las 6 AM en base a ejercicios y pesas, visito Figurella dos veces por semana y de tanto en tanto me hago limpieza de cutis. No uso tattoos, anillos, reloj, cadenitas. Sencilla y despojada. A lo sumo, me calzo dos aritos, y listo.

–¿Y cómo alimenta la versión espiritual?
–Yo les escapo a los mails y al chat. No fumo ni consumo alcohol. Tomo agua o jugos. Como lo que me plazca: helado de dulce de leche, ñoquis, torta de chocolate. Leo obras de García Lorca, Shakespeare y Chéjov. Cocino, plancho y lavo, de haber necesidad. Bailo. Ahorro por una buena causa: invierto parte de mi sueldo en un terreno de Moreno que compramos con mi hermano Darío para fundar cierta obra destinada a los pibes necesitados. Compro compactos de música variada. Río mucho, lloro poco. Eludo los celos… Ah, y no veo tele.

–¿¡La persona de más rating en la televisión argentina no ve televisión!?
–(Risas) Tampoco deseo saturarme de mí.

Pesa 45 kilos, mide 1.65, calza 35, luce 95-56-83 y acaba de iniciarse en la práctica del saxo. “<i>Sigo mis impulsos. Ya me sé algunos temas de Los Beatles. Claro que no te voy a confirmar si se los toco a Mariano</i>”, esquiva la respuesta.

Pesa 45 kilos, mide 1.65, calza 35, luce 95-56-83 y acaba de iniciarse en la práctica del saxo. “Sigo mis impulsos. Ya me sé algunos temas de Los Beatles. Claro que no te voy a confirmar si se los toco a Mariano”, esquiva la respuesta.

“<i>¡Má qué mujer más linda de la pantalla nacional! ¿Nunca te mostré mis orejas y mis rodillas? ¿Nunca te mostré mi cara en esos días especiales femeninos, cuando delante del espejo me siento la bruja Cachavacha?</i>”

¡Má qué mujer más linda de la pantalla nacional! ¿Nunca te mostré mis orejas y mis rodillas? ¿Nunca te mostré mi cara en esos días especiales femeninos, cuando delante del espejo me siento la bruja Cachavacha?

“<i>Me encantaría participar en Mujeres asesinas, o encarnar papeles jugados en cine</i>”, admite Luisana Loreley Lopilato, que huele a L’Eau par Kenzo.

Me encantaría participar en Mujeres asesinas, o encarnar papeles jugados en cine”, admite Luisana Loreley Lopilato, que huele a L’Eau par Kenzo.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig