“Ahora queremos tener más hijos” – GENTE Online
 

“Ahora queremos tener más hijos”

Actualidad
Actualidad

Es lunes 3 de marzo y decenas de automovilistas, chicos con guardapolvo almidonado después del primer día de clase y amas de casa con las compras del mediodía copan la entrada de la Parroquia Nuestra Señora del Carmen, en la ciudad cordobesa de Villa Allende. Todos empujan, gritan e intentan hacerse un lugar para saludar a los novios: el base de Atenas de Córdoba y la Selección nacional de básquetbol, Bruno Lábaque (30), y la modelo, conductora y actriz Pamela David (29).

Pasaron varios años de noviazgo y convivencia, negocios en común (un restó-bar en La Docta) y un hijo (Felipe, de un año) hasta que decidieron pasar por el Registro Civil y la Iglesia. “Elegimos esta parroquia porque acá se casaron mis suegros”, contó el novio, hijo de Mirta y Felipe, vestido con un impecable traje blanco diseñado por Daniel Casalnovo, que también vistió al pequeño Felipe y a Alberto y Cristian, padre y hermano de Pamela.

Pero fue ella, la hija de Patricia y Alberto David, quien acaparó todas las miradas con su vestido blanco, creado por Claudio Cosano, con volados, transparencias, piedras bordadas, escote palabra de honor y cola de tul. Llegó con demora, cerca de las once y media de la mañana, cargando su sencillo ramo de jazmines y ante una multitud de público y medios que le impedía el ingreso: “¿Me dejan casar?”, rogaba impaciente. “Este último mes estuve más ansiosa que nunca antes en mi vida. ¡Anoche no me podía dormir!”, confesó y agregó antes de entrar: “Queremos tener más hijos. Con Bruno soñamos con una familia numerosa. Por eso nos parece importante legitimar nuestro amor”.

El sacerdote salesiano Carlos Nievas, a quien Pamela conoció esta temporada en Villa Carlos Paz, ofició el sacramento. “La misión de ustedes es que la belleza interior que hoy ven el uno en el otro se refleje siempre”, les dijo. Cristian, hermano de Pamela, quien cobró notoriedad recientemente, acusado de ser hacker, leyó las intenciones. Al momento de colocarse las alianzas, Felipe, el hijo de la pareja, se sumó a ambos, pasando de brazo en brazo. “Es el día más inolvidable de nuestras existencias”, coincidieron. “Ayer llovió, pero hoy nos tocó una jornada espectacular... Siento que todo está a nuestro favor”, apuntó Pamela. “Ella es mi gran satisfacción. ¡Miren el bombón que me llevo!”, bromeó Bruno en el atrio.

Quien no pudo estar elegante para la ceremonia religiosa fue Celina Rucci, porque su valija no llegó con ella en el vuelo desde Mar del Plata. Por suerte pudo remediarlo en la fiesta, con un diseño blanco y negro de Adrián Caballero. Ahí confesó emocionada: “Me pone muy feliz ver a mi amiga disfrutando de uno de los momentos más maravillosos en la vida de cualquier mujer”. Tampoco faltaron sus compañeros de la obra Money money, Emilio Disi –“Son dos personas excepcionales”– y Ginette Reynal –“Los veo muy contentos. Sé que Pamela está cumpliendo un sueño muy esperado”. Del ambiente del básquet estuvieron Diego Osella, Marcelo Milanesio, Héctor Pichi Campana, Luis Villar y Leonardo Gutiérrez, entre otros. ¿La ausencia más notoria? Gerardo Sofovich, a quien Pamela no quiso invitar porque, según dijo, el empresario teatral no la llamó cuando nació Felipe.

Después de la ceremonia, una procesión de autos recorrió diez kilómetros hasta la estancia La Angelina, en Unquillo, donde se realizó la fiesta entre bosques y lomadas. Pamela y Bruno fueron los primeros en llegar. Allí recibieron a sus 250 invitados con la melodía de un saxo en vivo. El menú: una mesa de fiambres, canapés y sushi; plato principal: bife de chorizo salteado con salsa criolla y acompañado con papas con cebolla caramelizada; como digno broche de oro: postre con frutos rojos. A la hora del dance, la novia cambió el tradicional vestido por un corset y un mini-short de raso negro. Para felicidad de los invitados... y del novio.

Bruno eligió un traje blanco diseñado por Daniel Casalnovo (quien también vistió al pequeño Felipe). Y Pamela, un vestido de la última colección de Claudio Cosano, con transparencias y piedras bordadas.

Bruno eligió un traje blanco diseñado por Daniel Casalnovo (quien también vistió al pequeño Felipe). Y Pamela, un vestido de la última colección de Claudio Cosano, con transparencias y piedras bordadas.

El beso de los recién casados ante la mirada atenta de su hijo.

El beso de los recién casados ante la mirada atenta de su hijo.

En el momento de las alianzas, Felipe se pasó de brazo en brazo.

En el momento de las alianzas, Felipe se pasó de brazo en brazo.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig