“Ahora que estamos los tres juntos, ojalá que pronto se nos una Máximo” – GENTE Online
 

“Ahora que estamos los tres juntos, ojalá que pronto se nos una Máximo”

Actualidad
Actualidad

Domingo 12 de agosto, cinco y media de la tarde, Aeroparque Jorge Newbery. Carlos Nahir (25) y Zulemita Menem (35) suben sobre el filo de la partida al vuelo 1448 de Aerolíneas Argentinas, que en dos horas los llevará a un reencuentro que tardó más de un cuarto de siglo. Charlan, se ríen y comen chocolates como dos adolescentes. En La Rioja, a más de mil doscientos kilómetros, en la casa del Golf, los espera Carlos Menem (77).

Zulemita: Ya sabés que mañana arrancamos con la campaña a las seis de la mañana, así que más vale que te acuestes temprano…
Nahir: ¡Nooo! ¡Imposible! Soy un ave nocturna… ¿Cómo me van a hacer eso justamente a mí?
Zulemita: (Se ríe) ¡Ya lo sabía! Pero es el ritmo que impone papá…
Nahir: ¡No te creo! Es una broma, ¿no? No hablás en serio.
Zulemita: Quedáte tranquilo… Sí, es una broma.

.................................................................................

Escala técnica en la ciudad Catamarca. Nahir le pide con desesperación a la azafata:
–¡Dejáme salir a fumar, por favor!
La respuesta es un terminante, tajante, definitivo “¡¡¡no!!!”. Habrá que esperar la llegada a la capital de la provincia paterna…

Y por fin, La Rioja. En el aeropuerto, periodistas nativos, algunos fans, algunos custodios de Carlos Menem. Partida inmediata a la casa del Golf. Una vez allí, cena íntima y privadísima. Al otro día, charla con GENTE.
–¿Cómo se generó el encuentro entre usted, doctor, y sus hijos Zulemita y Carlos Nahir? ¿Quién lo impulsó?
Menem:
El amor. La sangre –dicen los árabes– jamás se vuelve agria… Y es la sangre la que despierta el amor que nos une.

–¿Qué significa para usted este día?
–Es uno de los más felices de mi vida. Uno de los grandes logros de mi larga trayectoria como político, como profesional, como todo lo que hice en mis largos años.

–¿Lo esperaba?
–Estaba en mi pensamiento desde mucho tiempo atrás. Y por fin, decidimos obrar en consecuencia: ahora estamos los tres juntos, y espero que pronto se sume Máximo, mi hijo más chico. Más allá de la familia no hay muchas verdades…
Nahir: Para mí también es muy importante este encuentro, y también un logro tan grande como el de mi padre.
Zulemita: Es que los afectos se van construyendo poco a poco, día a día… Esperemos que los nuestros vayan creciendo cada vez más…

–¿Qué pensás de Nahir, tu hermano?
–Que demostró ser una gran persona. Me alegra que papá esté acompañado por uno de sus cuatro hijos. Falta Máximo, sí. Pero creo que en estas cosas hay alguien que desde allá arriba nos está encaminado.

–¿Carlitos, tu hermano que murió en 1995?
–Seguro. Carlitos, desde allá, está poniendo su granito de arena…

–Nahir, no conociste a Carlitos, que murió a los 26 años, uno menos de los que tenés vos hoy. ¿Te quedó esa asignatura pendiente?
–Sí… Siempre tuve ganas de conocerlo. Permanentemente le preguntaba a papá por él. Carlitos fue un ídolo para mí. No lo conocí, pero nuestra pasión por los autos nos unía…
Menem: Hoy, justamente, vamos a ir a un barrio que se llama Carlos Menem Junior. Miren qué casualidad…

–Doctor, se dijo que este encuentro con sus hijos es una promoción electoral. ¿Qué contesta?
–Es una versión canallesca, miserable. Mis hijos no vienen a hacer campaña: vienen a darme esa fuerza que nos hace falta a los que nos manejamos en el mundo de la política. ¿Qué mejor que el amor de mis dos hijos? ¿Qué mejor que eso para seguir en esta lucha sin tregua y sin cuartel?

–¿Confía en el resultado?
–Totalmente. El domingo lograré un triunfo indiscutido y seré gobernador. Y mis hijos habrán contribuido a ese triunfo.

–Nahir, ¿esta experiencia –la campaña de tu padre– te sirve para tu aspiración de ser gobernador de Formosa?
–Para eso es muy pronto… Me gusta mucho la política, me crié en ella, y ser gobernador sería la cumbre. Pero todavía falta… Aunque tengo una ventaja: nací un 17 de octubre, el de 1981.

–Doctor, ¿qué consejo político le daría a Nahir?
–Que esté siempre con la gente. Que hable con todos. No importa si son peronistas o antiperonistas. La cuestión es estar cerca del pueblo, porque la voz del pueblo es la voz de Dios… y hay que estar cerca de Dios a través del pueblo.

–Nahir, ¿valió la pena tan larga espera para encontrarte con tu padre?
–Totalmente. Hay que saber esperar que las cosas maduren con el tiempo. No hay otra manera de que salgan bien. Valió la pena, porque me encontré con Zulemita, una hermana excelente. Pero…

–¿Pero qué?
–La voy a tener que sacar más de noche… ¡Se va a dormir demasiado temprano!
Zulemita: Anoche nos quedamos hasta tarde. Me dormí, y él me retó. Me dijo que parezco una vieja… Y sí: ¡ya estoy vieja para trasnochar!

–Zulemita, se dice que este encuentro tardó tanto por tu culpa. ¿Es cierto?
–Escuché esa versión, sí… Es ridículo. A Nahir le llevo diez años. ¿Qué influencia podía tener yo sobre alguien tan importante como papá en un tema semejante? El decide. Papá decide siempre. Las cosas se fueron sucediendo dentro del tiempo que él planeó. ¡Por favor, basta de mirar para atrás! Somos una familia, queremos apoyar a papá, y debemos mirar y construir para adelante. Lo importante es que todos seamos bienvenidos.

–¿De dónde partió esa versión?
–No sé… Pero cuando la familia Menem está unida, siempre aparece una mano negra que quiere separarla. No falla…

–¿Cómo lo ves a Nahir como tío de Luca, tu hijo de tres años?
–¡Me entusiasma que Luca tenga un tío! El otro día, Zulema, mi mamá, le dijo a Luca que tiene un nuevo tío. Estamos chochos. Bienvenido sea Nahir: así, la familia se agranda…

–¿Qué te acerca a Nahir?
–Las ganas de construir, de conocernos, de saber que podemos pasar una vida juntos. Saber que tengo un hermano es un consuelo, porque desde que perdí a Carlitos junior tengo una gran soledad, un gran vacío… Eramos muy pegados, ¿sabés? Y por eso le agradezco a Dios este reencuentro con mi otro hermano.

–¿Qué pensás, Nahir?
–Que este reencuentro es un gran cambio para la familia, que es lo más importante que tenemos en la vida. En cuanto a Carlitos junior, ojo: su lugar es irreemplazable, no lo ocupa nadie. ¡Ojalá estuviera aquí con nosotros!

–Doctor, dicen que Nahir heredó sus genes políticos… y también su fama de seductor. ¿Es cierto?
–Lo que se hereda no se hurta. ¡Me parece muy bien, es su forma de ser! Es un chico capaz, muy humilde. Como su padre, y como fue su madre (Martha Meza). Eso también se hereda…
Zulemita: Mi vida va a ser una tortura…

–¿Por qué?
–Entre mi papá, ahora Nahir, y en el futuro Luca, la casa se va a llenar de mujeres. Novias o esposas, pero mujeres al fin…

–Doctor, ¿le gusta Dolores Moreno, la chica que conoció Nahir en Gran Hermano?
–Sí le gusta a Nahir… ¡no tengo nada que opinar sobre el tema!
Zulemita: Y bueno… ¡en la variedad está el gusto!

–Nahir, ¿cómo sigue tu relación con Dolores? ¿Se pelearon, se reconciliaron? ¿Qué pasó?
–Nos estamos conociendo. Somos muy amigos...

–¿Qué diría tu madre, Martha Meza, de este reencuentro? (Nota: Martha Meza, la madre de Nahir, tuvo una relación con Carlos Menem cuando él estuvo preso en Las Lomitas, Formosa, por orden de la última dictadura militar, y de esa relación nació él. Ella se suicidó en 2003).
–Mi madre estaría muy feliz al verme aquí, sentado con mi papá y mi hermana. Te lo puedo asegurar.

–¿Sería así, doctor?
–Sin duda. Ella quiso y buscó siempre este encuentro. Te lo digo con conocimiento de causa.

–¿Cómo era? ¿Cómo la recuerda?
–Martha era una excelente mujer, que supo criar y educar muy bien a su familia. Tuvo unos padres maravillosos: me atendieron como un rey cuando estuve preso en Las Lomitas. La recuerdo con cariño. No, con más que cariño: con amor.

–Se dijo que los desencuentros se debieron al tema de la herencia…
Zulemita:
Hablar de la herencia me parece de muy mal gusto. Sobre todo porque papá va a vivir muchos años más…

–Perdone que insista, doctor, pero se dice que usted tiene una gran fortuna en el exterior…
–Sí… Se habla, se dice, se rumorea, me investigan… Pero nadie pudo encontrar esa fortuna… ¡porque no existe!

–Más allá del dinero, ¿qué herencia les deja a sus hijos?
–La humildad. Esa es la mejor herencia. Como decía el Chacho Peñaloza, “nadie es menos que nadie y nadie es más que nadie”. Nahir y Zulemita están en condiciones de entender este sabio dicho. Estoy seguro…

La Rioja, lunes 13 de agosto. Por primera vez, Carlos Nahir le da un beso a su padre frente a una cámara, con su hermana Zulemita, al lado. Los Menem inician el ballottage de su vida. 2

La Rioja, lunes 13 de agosto. Por primera vez, Carlos Nahir le da un beso a su padre frente a una cámara, con su hermana Zulemita, al lado. Los Menem inician el ballottage de su vida. 2

…porque ésa es la ley primera”, se lee en el Martín Fierro. Y así fue. El domingo, Carlitos Nahir y Zulemita se embarcaron rumbo a La Rioja para dar un paso decisivo: reencontrarse y acompañar al padre al barrio Carlos Menem Junior en caravana.

…porque ésa es la ley primera”, se lee en el Martín Fierro. Y así fue. El domingo, Carlitos Nahir y Zulemita se embarcaron rumbo a La Rioja para dar un paso decisivo: reencontrarse y acompañar al padre al barrio Carlos Menem Junior en caravana.

“Toda mi vida fueron la familia y  la política. En la política lo logré todo, y ahora estoy logrando el reencuentro definitivo con mis hijos, después de un tiempo demasiado largo. Estoy muy feliz…” (Carlos Menem)

“Toda mi vida fueron la familia y la política. En la política lo logré todo, y ahora estoy logrando el reencuentro definitivo con mis hijos, después de un tiempo demasiado largo. Estoy muy feliz…” (Carlos Menem)

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig