«Ahora me siento más feliz con mi cuerpo que a los 18» – GENTE Online
 

"Ahora me siento más feliz con mi cuerpo que a los 18"

Actualidad
Actualidad

Recién podría haber posado en b…, y obvio, sin consultarlo a Nico. La que no quiso ni quiere hacerlo, en verdad, soy yo.

Esta no es una nota a la señora de Repetto. Es una nota a Florencia María Raggi. Y las próximas líneas demostrarán que ni la de ella ni la nuestra se tratan de frases caprichosas.

FRANCA Y RADIANTE.
"Quizá existe un prejuicio del que me abro completamente -explica nuestra muchacha, a cara lavada, sentada sobre la arena, con el cabello mojado, abrazándose sus piernas y mirando la aureola del sol recién escondido en el océano uruguayo-. ¿Cómo que pedirle permiso a mi esposo para salir con menos o más ropa? ¿Vos viste que mientras hacíamos la nota Nicolás (45) se fue a jugar un picado de fútbol? Mis límites los pongo yo. Y mi límite es mostrarme sexy, sí, hasta ahí. Podría haber posado en b… pero prefiero evitarlo. Hoy soy actriz. No obstante, amigos, conozco y respeto las reglas del juego".

Cierto: podría, pero prefiere evitarlo (resultaría dificultoso diferenciar su silueta de la de una adolescente). Hoy es actriz (y vuelve al ruedo para promocionar el unitario Zafando). No obstante, amigos -comenta y parece real- conoce y respeta las reglas del juego: "Me conviene hablar del nuevo proyecto, y a ustedes, convencerme de aparecer ligera de ropas y preguntarme lo que nunca suelo contestar. Acepto el término medio".

-Lo de mostrar menos, salta a la vista y asombra. Es como pedirle a Maradona que marque rivales y no tire caños.
-Gracias, ya no soy modelo ni tiro caños.

-Una lástima. ¿Y de qué se trata responder lo que no acostumbra?
-Nada demasiado complicado. Al contrario, algo tan simple como hablar de mi vida. Hay tantos problemas en el país que señalar, no sé, que me encanta nadar, que hace una década visito al psicólogo, que adoro leer, que no uso perfume, que escucho a Jorge Drexler, que les esquivo a los quehaceres de la casa, que no rezo ni creo en la religión e igual me encuentro espiritual y positiva. Que intento disfrutar con mi marido todos los momentos posibles, que sólo me casaría si necesitara los papeles para algún trámite burocrático y que busco compartir con mis hijos Renata (4) y Francisco (casi 2) cada minuto: bañarlos, darles de comer, jugarles, leerles cuentos, dormirlos a las 21… Me parece son cosas sólo importantes para mí.

"SOÑABA CON LLEGAR ASI A LOS 30".
Tranquilos. No muerde. La escorpiana sietemesina (2,250 kilos) que nació el domingo 29 de octubre del 72 en Palermo Viejo -donde se crió-, no muerde. Aunque a más de uno le encantaría. Tampoco luce agazapada o desconfiada frente a los enviados de GENTE. Leyendas mediáticas que surgen cuando un personaje toma la decisión de aparecer poco, contestar nada y rehusa posar. "Jamás hice una producción con cámara digital. Y ni me acuerdo de la última vez que bajé a la playa para fotos", enfatiza la teoría como si se tratara de una veterana. Acá, en su chacra marítima carente de nombre, anda descalza, ofrece qué tomar (y busca en persona los vasos y la botella de agua Salus), elige la ropa y se maquilla, se moja y se peina sola para las tomas. Y mientras arregla los detalles, sigue sorprendiendo:

-Nunca quise ser modelo. Ni sabía qué era una modelo.
-Recorrió el globo terráqueo luciendo ropa. ¡¿Cómo que "Nunca quise ser modelo"?!
-Dinero, viajes y punto. Yo de chica me disfrazaba de Mujer Maravilla, miraba Clave de Sol y admiraba a Eleonora Wexler y a Gloria Carrá. Siempre anhelé convertirme en actriz. Hasta recuerdo que una vez acompañé a mamá (Nilda), que grababa en ATC. A la salida, luego de descubrir a unos nenes actores, la encaré: "Má, quiero ser lo que sos vos". "Cuando crezcas. Recién cumpliste 8", me aplacó, sabia. A los 22 cursé un taller con la profesora norteamericana Joy Morris, y pronto resolví cambiar de carrera.

-Justo para la época en que empezaba a noviar con Repetto.
-Casualidad. Esto nadie lo sabe: antes de conocernos me había llamado para trabajar en su programa (Nico), y me negué. Una vez que empezamos a salir, supo que yo soñaba con llegar así a los 30: madre de dos críos y actriz, y que para que nuestra relación siguiera su curso necesitaba que lo comprendiera. Y aceptó. Como yo actualmente comprendo que mi prioridad es la familia y reflexionar sobre qué certero sendero laboral tomar.

-Suena convincente. Su currículum no abunda en aprobaciones. Contadas obras de teatro, contados programas de televisión.
-Elección personal. Fui convocada, anotá, para protagonizar una película, para hacer de vedette, cantar, para un programa infantil, que de no habernos ido a España...; y para otras cosas extravagantes, donde priorizaban mi físico, y no acepté porque…

CUERPO Y MENTE. Interrumpe los detalles, y la explicación se llama España, Madrid. Allí quedó flotando su mente. Un lugar que todavía le hace ruido a Flor. "Nos marcó. Fuimos para alejarnos de la intranquilidad que nos generaba la Argentina y para cumplir una asignatura pendiente. Nicolás cerró su productora. A mí se me pinchó la obra que ensayaba, y partimos. Un día íbamos caminando por la calle y nos pusimos a cantar. El tránsito tranquilo, ningún miedo alrededor, se nos caían las lágrimas. Supimos que habíamos perdido las cosas básicas. Un viaje de cinco meses al exterior se transformó en un viaje al interior. Nos planteamos volver. Quizá regresemos a arrancar de cero".

-¿Arrancar de cero?
-Bueno. Los dos. Yo me banco sola desde los 16 y tampoco pretendo convertirme en la más famosa ni en la más millonaria. Por eso, y como no tengo la obligación de salir a trabajar de lo que sea para alimentar a mis hijos, puedo elegir con libertad y seriedad. Por ejemplo, muero por reincidir en el teatro. Me fascinaría personificar a Frida Kahlo. U otro papel distinto.

-¿Se teñiría? Se pelaría?
-Lógico que mutaría. ¿Dónde hay que firmar para hacer de Betty, la fea? -ríe.

-¿Trata de desembarazarse de su belleza, que tan buenos frutos le entregó?
-Trato de crecer. No tengo pudores con mis contornos.

-Casi casi casi como contestar: "Si determinado guión me exige un desnudo, lo acepto".
-Claro. Ahora me siento más feliz con mi cuerpo que a los 18. Dio a luz.

-¿Cuánto medía en curvas, por aquellos tiempos, el susodicho 1,77 de altura y 55 kilos?
-Si mal no recuerdo, 90-62-92. Menos la cintura, que con los partos creció un cachito, se mantienen. También cuido la mercadería, eh. Dejé el cigarrillo. Muy pocos fritos. No me mando cada tarde un helado de menta granizada. Corro, yoga, gimnasia con Alejandro Mezzarapa, contact-improvisation (trabajo corporal expresivo) con Andrea Fernández, clases de teatro con Raúl Serrano, técnica vocal con Carlos Demartino.

-Antes de que se me trepe por las ramas, ¿reincidiría en la cirugía?
-Basta de estéticas. Ni siquiera tras amamantar a dos bajitos. La operación de lolas, a los 18, significó aceptar sugerencias que debí haber desoído. Así quedarán. Lo mismo mi cara. Envejeceré normal. No les cortaré las alas a mis arrugas.

-Hermoso final, entonces, Raggi. Acaba de responder lo que no acostumbra.
-Acordate, acepto el término medio.

por Leonardo Ibáñez
fotos: Santiago Turienzo y Leandro Montini
producción: Inés Azumendi
agradecemos a María Vázquez, Class Life, Rapsodia y Tutti´s

Sobre la arena puntaesteña, donde Flor recala cuatro de los siete días de la semana. Los otros tres viajo a Buenos Aires para filmar. Por el momento, nos quedaremos en el Uruguay", adelanta.">

Sobre la arena puntaesteña, donde Flor recala cuatro de los siete días de la semana. "Los otros tres viajo a Buenos Aires para filmar. Por el momento, nos quedaremos en el Uruguay", adelanta.

Fui convocada -anota- para una película, para hacer de vedette, cantar, para un programa infantil y para otras cosas extravagantes donde priorizaban mi físico, y no acepté"">

"Fui convocada -anota- para una película, para hacer de vedette, cantar, para un programa infantil y para otras cosas extravagantes donde priorizaban mi físico, y no acepté"

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig