“Ahora elijo darme caricias; no más golpes” – GENTE Online
 

“Ahora elijo darme caricias; no más golpes”

Actualidad
Actualidad

“Este año es diferente. Hoy me encuentro feliz, empezando una nueva vida. Estuve internada veinte días y sigo un tratamiento ambulatorio, para curarme de mis adicciones. Antes en mis cumples me deprimía porque me autocastigaba y no estaba conforme con mi realidad. Pero este año le pegué una patada a la vieja Andrea, y a los 29 decidí empezar a vivir de otra manera. Quiero cambiar y estar mejor”, cuenta en el salón de Adrogué donde su amiga Verónica y Miguel, su padre, desplegaron un asado sin vino ni tragos con alcohol.

–¿Cuándo fue que dijiste: “¡Basta! Me tengo que internar. Así no puedo seguir”?
–Cuando me separé de Ale (Sergi) estuve muy mal y tuve dos recaídas muy fuertes. En un momento toqué fondo y me di cuenta de que si seguía así... ¡me moría! Veía las cosas que hacía y no me gustaban. Sentía asco de mí misma, porque vivía boicoteando lo bueno y me aferraba a lo malo. Mis adicciones me ayudaban a tapar muchas cosas, a no enfrentarlas. Estaba muy lejos de la mujer que quería ser. Anhelaba un futuro diferente. Puteaba por mi pasado, pero no vivía el presente. Ahora todo cambió: hoy vivo el presente.

–¿Cómo fue tu internación?
–Estuve en la clínica Abril durante veinte días, y ahora sigo un tratamiento ambulatorio. Durante ese tiempo hice mucho análisis. Los médicos estudiaron todas mis palabras y actos, para ayudarme a enfrentar las cosas que no quería ver. Antes no dormía tranquila, y ahora sí. Estoy mejor de ánimo. Ya llevo cuatro meses de tratamiento ambulatorio. Tengo que ir a la clínica cinco veces por semana... Un día que no voy, porque en otro hago doble turno, y a la noche me toca terapia familiar.

–¿Cómo es plantear el tema ante tu familia?
–Es difícil contar lo peor de uno frente a ellos, pero también es sanador. Me están apoyando para que me sienta mejor conmigo... y con ellos. La terapia nos ayudó mucho a todos. Están contentos, porque se dan cuenta de que elijo darme caricias, no golpes. Además, en la terapia tratamos un montón de temas que antes tapábamos. Los Rincón ya no ocultamos los problemas: ahora los enfrentamos. Comprendí que no sirve echar las culpas afuera, y me estoy haciendo cargo de mí. ¡Basta de chivos expiatorios!

–¿Es difícil no tentarte cuando ves alcohol?
–No, no es difícil. Y mi grupo de amigos y mi familia me contienen y se la bancan: no toman ni una gota de alcohol delante de mí. Es maravilloso sentirse bien, y me encanta la realidad que estoy viviendo.

–¿Te drogaste durante muchos años?
–La probé a los quince, pasé mucho tiempo sin consumir, volví... Era terrible: un sube y baja. Cuando me separé de Ale perdí el control. Hoy cumplo 29 años y recién ahora comprendo que empiezo a vivir. Nunca estuve tan limpia como ahora.

–¿Los productores tienen miedo de llamarte por la posibilidad de una recaída?
–No, por suerte me siguen convocando. Saben que soy muy profesional y que nunca mezclé la joda con el trabajo. Tengo varios proyectos en carpeta, y acabo de hacer dos uniseries: Viento en popa, con Fernán Mirás y Gustavo Garzón, y Sospechosos, que protagonizo con Alejandro Fiore. También me ofrecieron una película en España y otra acá, y quieren que haga un reality en un programa de aire, pero a mí me encanta la ficción. Quiero ser actriz y me vengo preparando para eso.

–¿Cómo anda el corazón?
–Bien. Estoy feliz conmigo misma. En mi vida corrí mucho: locura, rock, todo lo que te imagines. Pero ahora quiero cuidarme, en todo sentido.

–¿Qué deseos pediste al soplar las velitas?
–Por mi amor y el de la gente que quiero. Deseo seguir viviendo como hoy. Me gusta la vida... ¡y mi vida!

Domingo 23. La modelo y actriz festeja su cumpleaños, con un asado sin alcohol y rodeada por sus afectos más cercanos en un salón de Adrogué, donde todo fue amor y alegría.

Domingo 23. La modelo y actriz festeja su cumpleaños, con un asado sin alcohol y rodeada por sus afectos más cercanos en un salón de Adrogué, donde todo fue amor y alegría.

Llegó el momento de la torta, y Andrea cortó la primera porción con la mano: tradición familiar para la buena suerte.

Llegó el momento de la torta, y Andrea cortó la primera porción con la mano: tradición familiar para la buena suerte.

Después de la comida, su amiga Verónica la sorprendió con la aparición de Walter Encina, líder de la cumbia santafesina, que cantó con ella No sé cómo olvidarte.

Después de la comida, su amiga Verónica la sorprendió con la aparición de Walter Encina, líder de la cumbia santafesina, que cantó con ella No sé cómo olvidarte.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig