“Ahora apuesto a todo lo antioxidante” – GENTE Online
 

“Ahora apuesto a todo lo antioxidante”

Actualidad
Actualidad

No es profesora de educación física. Tampoco modelo. ¿Chef? Menos que menos. Pero podría erigirse como monumento a las curvas perfectas y la vida sana. Ella se sabe actriz, pero también le encanta conducir el programa de fitness Catherine 100% (por Fox Sports).

“Parezco una maestra ciruela, pero les aseguro que la actividad física y la alimentación natural me cambiaron la vida. Antes era tosca, torpe, atolondrada, no sabía qué hacer con tanta energía. Ahora hasta pienso mejor”, dice la bella Catherine Fulop (43) con tonada venezolana y picardía argentina. “En mi país las mujeres también se cuidan, pero son más rellenitas y no le temen a los escotes bien marcados. Si se les ve el mondongo no importa, mi amor. Acá hay más sobriedad. ¡Si vas a la playa en Venezuela te mueres! Todos con su cola-less y su sunga. ¿Qué más da?”.

–Sabés que las argentinas nos desesperamos cuando llega el verano. ¿Nos contás tu plan de emergencia?
–Lo ideal es cuidarse durante todo el año, pero nunca es tarde para tomar conciencia de que algo tienes que hacer por tu cuerpo, por ti. Para empezar, lo fundamental es quemar grasas: ejercicio aeróbico tres veces por semana, durante una hora cada vez. Es importante controlar el tamaño de las porciones y privilegiar los productos light. También da buenos resultados el drenaje linfático. Y tomar mucha, mucha agua. Yo tomo cuatro o cinco litros diarios. ¡Un vicio!

–¿Te da placer la actividad física o la vivís como una obligación?
–La necesito como cepillarme los dientes.

–Contáme tu rutina.
–Me levanto bien tempranito, a las seis, desayuno con mis hijas y cuando se van a la escuela alterno trote y caminata en la cinta durante una hora. Mantengo mi corazón con una frecuencia cardíaca de entre 60 y 80 por ciento de su capacidad; pasados cuarenta minutos, empiezo a quemar grasas. Después hago quince minutos de ejercicios localizados, muchos abdominales y algo de brazos, para tonificar esos músculos.

–Sos la cuñada de Gaby Sabatini... ¿No juegan al tenis?
–La raqueta, sólo en broma. Lo mío es la cinta y los aparatos a full.

–¿Tu dieta también es tan rutinaria?
–No, para nada. Me alimento de acuerdo a mi edad y ahora apuesto a todo lo antioxidante.

–¿Nunca una transgresión?
–Helado, asado o medialunas sólo los fines de semana.

–¿Una copa de vino?
–¡Sí, me encanta! También el champagne, pero sólo en una noche especial con mi marido. Ahí desbarranco, me tiro por el precipicio y quedo toda embarrada. ¡Pero no se puede vivir en la mugre!

–¿Gimnasia puertas adentro o al aire libre?
–Es aconsejable hacer actividad física al aire libre, pero yo en general prefiero la tranquilidad del gimnasio que montó Ova en casa.

–¿Cuál es tu aparato preferido?
–¡La tele! Mientras corro miro las series norteamericanas Nip/Tuck, Grey’s Anatomy y Lost, y cultivo también mi profesión, porque los libretos y las actuaciones son geniales. Y al otro día me incentiva ver el capítulo siguiente.

–¿Las peleas con Ova son por las pesas?
–(Risas) No, las compartimos.

–Decíme que el sexo cuenta…
–¡Imagínate!

–¿Sumaste el caño a tu casa?
–¡Ay, no! Pero estaría buenísimo. El Ova se muere… Demasiado loco… Pero tenemos nuestros momentos salvajes, eh.

–¿Cómo se mantiene la atracción?
–Tenemos nuestros altos y bajos, porque la convivencia no es fácil, pero en Ova encontré a la persona con la que puedo ser yo misma. La Cathy que más me gusta es la que veo en sus ojos. Me mira como a esa chica que conoció hace quince años. A veces hablamos de que no nos damos cuenta del paso del tiempo en el cuerpo del otro. Sé que llegará el día en el que su culito, como el mío, sea chiquitito, arrugadito, metidito, pero veré más allá. Si no, siempre se puede apagar la luz (risas).

–Tus hijas, Oriana y Tiziana, tienen 12 y 9 años. ¿Te preocupa que se obsesionen con el cuerpo?
–Trato de que en nuestra mesa familiar, además de milanesa con puré, haya verduras, semillas, panes integrales, pescados. Ese es el mejor ejemplo, y no lo que les pueda decir yo. Gracias a Dios veo a mis hijas muy sanas, muy bellas, y no se me ocurre prohibirles alimentos. Trato de no darles plata para el colegio, y armarles viandas en las que intercalo sus amados alfajores con dulce de leche con frutos secos, mandarinas... Ya tendrán tiempo de preocuparse si se ven rellenitas o si no les gusta verse un rollito. Siempre les digo lo lindas que están.

–¿Es más difícil luchar contra el tiempo después de los 40?
–La mujer sube una cuesta y después de los 40 empieza la caída en picada. ¡Todo va para abajo por la ley de gravedad! ¡Lo único que sube son las encías! Ja, ja, ja… Por eso lo importante es estar bien también por adentro, dedicar tiempo a lo que yo llamo cirugías del alma: disfrutar de la familia, meditar, leer un libro, pensar en lo que se ha logrado a nivel profesional. Si hay que caer, mejor hacerlo dignamente, mi amor…

–Con humor, digamos.
–Y con mucha responsabilidad. Si cuidas tu auto, no le pones gasolina con plomo, controlas el aceite... ¿cómo no vas a querer la mejor gasolina para tu cuerpo?

–¿Además de comida sana y ejercicio, qué tratamientos recomendás?
–Yo hablo de lo que me funcionó, como Velasmooth, un tratamiento con radiofrecuencia que me dio muy buenos resultados. También me gusta la medicina más alternativa. Gerardo Villada, que es médico gerontólogo, me aplicó un método aprendido de unos monjes tibetanos para mis dos hernias de disco. Me separó las vértebras y me alineó la columna, y ahora me siento casi perfecta.

–Habláme del botox.
–Soy muy medida. Ves a mujeres que están paralizadas, como asustadas… Mi cirujano plástico, Federico Zapata, sabe que necesito tener gestos en mi cara y él me cuida muchísimo. Alguna vez me he ido de loca pidiéndole que me haga esto o aquello, pero él me ha sabido decir: “No. Hasta acá”.

–¿Ser tan atractiva te juega en contra como actriz?
–Siempre juega en contra, pero el problema no lo tengo yo, sino los demás. Me cuido porque soy una artista y mi cuerpo es mi instrumento. Soy tan obstinada que creo que puedo cambiar la mentalidad de la gente. Quiero que entiendan que soy linda pero no hueca.

–En Talentos argentinos se te ve muy maternal…
–Es una producción muy familiar y tiene éxito. Además hay mucho código: el trato es humano. Espero que la gente lo siga apoyando, para que en televisión haya más de lo bueno y menos de lo … ¿menos bueno?

–¿A qué programa te referís?
–No quiero nombrar ninguno. Pero fíjate por ejemplo que en ShowMatch –un entretenimiento muy bien realizado– a veces se desdibuja toda la gran producción por las peleas o las cosas que activan el morbo de la gente. Muchos monstruos y conventillos: ahí nace parte de toda esa violencia que después uno ve en todos lados. ¡Es demasiado! Igual, estoy muy agradecida de las posibilidades que me dieron en televisión.

–¿Podemos decir “madurez, divino tesoro”?
–Sí. A los 43 sé exactamente lo que quiero, y eso es maravilloso. Tengo mis caídas, mis dudas y mis miedos, pero estoy muy segura en el escenario. Ese es el partido que quiero ganar. Además, voy a seguir con Catherine 100% hasta la tercera edad. Me van a ver viejita diciendo “¡vamos, a moverse, mi gente bella!”. Simpatía al extremo y sinceridad sin límites. Es la cuñada de Gabriela Sabatini, pero de tenis, nada. “La raqueta, sólo en broma. Lo mío es la cinta y los aparatos a full”, dice Cathy.

Simpatía al extremo y sinceridad sin límites. Es la cuñada de Gabriela Sabatini, pero de tenis, nada. “La raqueta, sólo en broma. Lo mío es la cinta y los aparatos a full”, dice Cathy.

“La mujer sube una cuesta y después de los 40 empieza la caída en picada. ¡Todo va para abajo por la ley de gravedad! ¡Lo único que sube son las encías!”

“La mujer sube una cuesta y después de los 40 empieza la caída en picada. ¡Todo va para abajo por la ley de gravedad! ¡Lo único que sube son las encías!”

“Apuesto a los alimentos antioxidantes, panes integrales, frutas y verduras. Helado, asado, medialunas o una copa  de vino, sólo los fines de semana”

“Apuesto a los alimentos antioxidantes, panes integrales, frutas y verduras. Helado, asado, medialunas o una copa de vino, sólo los fines de semana”

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig