“Además de belleza, las brasileñas tenemos disciplina, personalidad y mucha actitud” – GENTE Online
 

“Además de belleza, las brasileñas tenemos disciplina, personalidad y mucha actitud”

Actualidad
Actualidad

Cuenta que lloró tres meses seguidos, que a ella no le interesaba ser modelo, que quería ser arquitecta y que cuando su mamá le insistió para que fuera al scouting de una agencia de Río de Janeiro a ver qué le parecía, ella fue, pero lloró y lloró. Tenía 16 años y la habían descubierto mientras caminaba por la playa, durante unas vacaciones en Guarapari, al norte de Río. Dice que poco a poco le fue gustando, que empezó a conocer de qué se trataba todo eso y que ahora (ahora quiere decir a sus 27 años, convertida en una top model brasileña con tapas en Vogue, Elle, Sports Illustrated y carrera en Nueva York) ni loca estudiaría Arquitectura.

Fernanda Motta se ríe cuando lo relata. Y toma un poco más de agua mineral de una copa, así, con un cuidado despreocupado y profesional, como para no correrse ni medio milímetro de maquillaje. Después se pone seria, como esperando la próxima pregunta. Es un mediodía húmedo en un bar de Palermo con mesas afuera, y un jardín envuelto en enredaderas. Fernanda llegó ayer a la Argentina para presentar Brazil’s Next Top Model, la versión carioca del reality show de Sony que conduce Tyra Banks en los Estados Unidos y que, con consignas muy políticamente correctas, se propuso encontrar algo así como a la próxima Gisele Bündchen. El 22 de diciembre es la gran final de esta primera temporada: ese día será elegida la chica ganadora, una entre las 1.700 que se inscribieron. “Ser modelo no significa dejar de comer. Significa comer saludablemente y hacer ejercicio, además de tener una personalidad que encante al público. Queremos mostrar que la profesión de modelo no está ligada a la anorexia ni a otros trastornos alimenticios”, explica Fernanda, muy en pose didáctica, durante la breve conferencia de prensa que hay antes de la entrevista.

En la tapa de la Vanity Fair de septiembre, la top brasileña Gisele Bündchen aparece bajando de un Bentley, el pelo al viento, un vestidito plateado y sus piernas interminables. El título es “Viva Brazil. Giselle and the new girls from Ipanema” y la nota es una reseña sobre el clan de modelos brasileñas que pisan las pasarelas más prestigiosas del mundo y que llegaron para replantear esa belleza lánguida que reinaba en el mundo de la moda, para devolverle algo de curvas a la alta costura. A la cabeza va Gisele (27), que es modelo que más factura en el mundo (33 millones de dólares en 2006) y que hizo que los ojos de los grandes diseñadores se posaran en las brasileñas.

Y detrás vienen todas ellas: Adriana Lima, Carolina Ribeiro, Isabeli Fontana, Carolina Trentini, Raquel Zimermann, etcétera.
De pronto, como pasa con las acciones en la Bolsa, la belleza do Brazil empezó a cotizar alto en las pasarelas.

–¿Por qué, Fernanda?
–El mundo de la moda es muy grande ahora y las posibilidades también crecieron mucho. Entonces hay muchas brasileñas, como también hay de la Argentina, de Checoslovaquia o Rusia… Las personas olvidan que para ser modelo no sólo cuenta la belleza: se necesitan también otros atributos. Además de belleza, las brasileñas tenemos disciplina, personalidad y mucha actitud. Somos una mezcla de muchas razas.

–¿A qué modelos admirabas cuando empezaste a trabajar?
–Siempre me gustó mucho Kate Moss, su carácter, su actitud. Todavía me encanta lo que hace. Y Gisele Bündchen, obviamente. Es una referente para cualquier brasileña. Ella puso de moda nuestro país.

–Vos vivís en Nueva York. ¿Para este programa tuviste que mudarte a Brasil?
–Sí, me alquilaron un departamento en San Pablo por unos meses. Así que estoy yendo y viniendo, porque mi esposo se quedó allá, en Nueva York. Este lunes cumplimos seis años de casados, así que vamos a reunirnos en Brasil.

–Te casaste muy joven…
–Sí, a los 21. Es que él es el amor de mi vida (NDR: se trata de un empresario ajeno al showbizz, de quien prefiere no revelar el nombre). También era mi mejor amigo, desde antes. Yo empecé a trabajar desde muy chica. Ya había viajado mucho, vivido mucho. Mi vida con él era muy armoniosa. Entonces, ¿por qué no?

Fernanda es una de las top brasileñas que reinan en las pasarelas con curvas y altura. Tiene 27 años, mide 1.77, pesa 57 kilos y sus medidas son 88-66-90.

Fernanda es una de las top brasileñas que reinan en las pasarelas con curvas y altura. Tiene 27 años, mide 1.77, pesa 57 kilos y sus medidas son 88-66-90.

“Ser modelo no significa dejar de comer. Significa comer saludablemente y hacer ejercicio, además de tener una personalidad que encante al público”.

“Ser modelo no significa dejar de comer. Significa comer saludablemente y hacer ejercicio, además de tener una personalidad que encante al público”.

Fernanda integra una generación de modelos brasileñas que triunfa en el mundo. A la cabeza de ellas, Gisele Bündchen, quien en el 2006 facturó 33 millones de dólares en el 2006.

Fernanda integra una generación de modelos brasileñas que triunfa en el mundo. A la cabeza de ellas, Gisele Bündchen, quien en el 2006 facturó 33 millones de dólares en el 2006.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig