“Acepté bailar en Tinelli… pero yo no vivo de los escándalos” – GENTE Online
 

“Acepté bailar en Tinelli... pero yo no vivo de los escándalos”

Sabemos algunas cosas de ella. Por ejemplo, que nació en Capitán Bermúdez –en las afueras de Rosario– y que a los 18 años se dio cuenta de que la odontología no era para ella. Que dejó la universidad y les dijo a sus padres, Héctor y María, que quería ser cantante y actriz. Sabemos que pasó por castings, dos programas de tevé (La nena y Chiquititas), grabó su primer disco en Los Angeles y tomó la decisión de probar suerte en Europa. Sabemos, también, que pasó por España y que más tarde desembarcó en la tierra adonde todos los caminos solían conducir: Roma. En 2008 le llegó la fama grande: ganó el Festival de San Remo junto al italiano Giò Di Tonno, con Colpo di fulmine (Flechazo). “Fui la primera extranjera que se llevó el premio en toda la historia del Festival. ¡Casi me muero de emoción!”, recuerda. Desde entonces, Lola Ponce (27) se transformó en una linda nativa que triunfaba lejos de su patria. Sin embargo, ella jura que no olvida sus raíces: “Hablo rigurosamente todos los días, ¡sin excepción!, con mis padres”, dice quien creció mirando los Thundercats, se enloquece por las Vauquitas, es fierrera o “enferma de los autos”, ama a Pink Floyd, tiene una debilidad confesa por las frutillas con crema y guarda en su placard más de 300 guantes rockeros, “mi debilidad y mi sello personal”.

Ahora, la diosa que fue Esmeralda en la ópera rock Notre Dame de París durante 600 representaciones en Roma, La Bella Durmiente para Disney, y la Cenicienta 2000 de un filme dirigido por Roberto Malenotti, busca personajes más jugados. “Me lo pedía el cuerpo. Por eso me gustó la propuesta de Sin tetas no hay paraíso. Mujeres que buscan trepar a cualquier costo, conspiraciones, traiciones...”.

–¡Ooops!... ¿Y justo ahora aceptaste participar en Bailando 2010? ¿Acaso todo parecido con la realidad es pura coincidencia?
–¡Jajaja! ¡Qué malo! ¡Nada que ver!

–Pero sabés que el mismo día de la foto de los participantes empezaron los escándalos...
–No tengo miedo de nada. Más bien te diría que tengo una enorme confianza y muchísimas ganas de salir al ruedo. El miedo te inmoviliza.

–¿Sabés la guerra mediática que genera Tinelli, no?
–¡Obvio! Pero yo no soy mediática, y por eso estoy tan tranquila. Me manejo con respeto y humildad. Eso no puede generar conflictos... ¿O sí? Mirá: acepté bailar en Tinelli para compartir con los argentinos todo lo que aprendí en Italia. ¡Todavía se los debo!

–Perfecto, ¿pero hoy podrías jurar que no vas a participar de ningún escándalo?
–¡Jaja! Bueno... Si me lo decís así, no lo sé. Pero mi único –¡y mejor!– antecedente es que nunca estuve en medio de ningún escándalo. Ni en Argentina ni en ninguna parte. Te respondo con hechos.

–¿Y qué pasó cuando dijeron que habías estado en las fiestas sexuales de Berlusconi?
–Eso estuvo muy lejos de ser un escándalo. Yo no estuve en ninguna fiesta del Cavaliere. Yo canté para él, como lo hice para el Papa o para el presidente de Israel. Mi novio me acompañó y para mí fue un honor. Todo el mundo supo que fue así, como yo lo dije.

–¿Qué pensaste en ese momento?
–En esos casos, pienso en el “corre, Lola, corre”. Ja ja ja... La verdad, me rodeo de amor y de gente bella y sé que tengo la protección de Dios.

–¿Creés que Dios es argentino y que te puede proteger de los dardos de La Niña Loli, por ejemplo?
–¿Por qué me va a tirar dardos? Yo creo que lo mejor es trabajar, mostrar lo que sé y seguir como hasta hoy: lejos de lo mediático. No es lo mío.

LOLA BUSCA AMOR. Mientras habla le salta “la tana” que lleva adentro: el “quindi”, el “in fatti” o el “¿come?”, aparecen cuando no entiende qué le pregunto. Mezclando los dos idiomas, y mientras toma un café ristretto, cuenta que está feliz porque el 18 de junio va a participar de la ópera rock más cara de la historia de Italia: ocho millones de euros, directo desde la RAI para toda Europa.

–Recordame tu famoso encuentro en Cannes con George Clooney y todo el elenco de Ocean’s Eleven.
–Era el elenco de Ocean’s Thirteen, te corrijo... Estaban George Clooney, Brad Pitt, Matt Damon, Andy García. Yo estaba cantando temas de Frank Sinatra, y después del show me saludaron y me felicitaron. Andy García me decía: “Yo soy cubano. Puedes hablarme en español”. Esa noche, DiCaprio me escuchó cantar y me dijo: “Tenés una voz de ángel”. Fue muy emocionante.

–Y ahí te hiciste amiga de Clooney.
–Mi novio de entonces (el abogado italiano Manuele Malenotti) ya era amigo suyo. George es un hombre muy encantador, buen conversador, galante. Hoy todavía tenemos una linda amistad. Después de ese encuentro, él y Brad me invitaron a cantar en un recital benéfico que se hizo en Venecia.

–Dijiste “mi novio de entonces”... ¿Estás soltera?
–Nunca hablé de mi relación, y estuve de novia durante seis años. Es fuerte, muy fuerte estar sola hoy. Pero estoy pasando el momento más lindo de mi vida. Me siento en equilibrio con todo.

–¿Qué buscás en un hombre?
–El amor te tiene que bendecir la vida, y eso pasa sólo de vez en cuando. Yo no puedo ir al súper a comprarlo o decir “ok, hoy me voy a enamorar”. Aunque estaría buenísimo. Llega cuando uno está en equilibrio.

–Justo como estás vos.
–¡Ja, sí! Ya vendrá, entonces...

–¿Sos una Susanita?
–Con el tiempo me he vuelto mucho más pesimista. O realista, mejor dicho. Tengo claro que el príncipe azul no existe, pero sé que un hombre normal puede convertirse en príncipe y comportarse como tal. ¡Eso es lo que espero de los hombres!

–¿Comportarse como un príncipe es un requisito insoslayable para conquistarte?
–Exacto. Y lo mismo vale para la mujer, eh. Por eso me sentí muy orgullosa de protagonizar a todas las princesas de Disney: a la Bella, a Esmeralda y a Cenicienta. La última es mi preferida.

–¿Cómo seduce una princesa a los hombres?
–¡Con mi voz!

–¿Y cuando no cantás...?
–Uy, ¡soy malísima! No sé cómo se hace. Si me gusta un chico soy directa: voy y se lo digo. La histeria no me parece sensual.

–¿Qué pasa cuando no te dan bola?
–Ja. ¡Niente! Por lo general, espero. “Espera y verás pasar el cadáver de tu enemigo”, dicen, ¿no? Igual, no me ha pasado muchas veces, y tampoco me molestaría.

–Decime cómo tiene que ser un hombre para enamorarte y te busco un candidato nacional.
–Inteligente, debe tener buen humor y mucha personalidad. Preferentemente alto, no me importa que sea lindo –porque lo lindo tiene que ser su espíritu– y me derrite si sabe reírse de sí mismo...

–¡Estás describiendo a Tinelli!
–¡Qué maldad! No seas busca-lío...Te dije que me mantengo lejos de los escándalos.

–Enamorarse no es un escándalo. ¿O sí?
–¡Es lo mejor de la vida! Y yo busco el amor a primera vista, porque sólo lo concibo así: me gusta ver a una persona, que llegue el flechazo, enamorarme en forma fulminante y no entender nada. Tuve pocos novios y todos se dieron de esa forma; fue verlos y quedar perdidamente enamorada.

–¿Ya viste a Marcelo, a Fort, a Matías Alé...?
–¡No sigas!

–Okay. Voy con la última: ¿hasta dónde pensás llegar en Bailando...?
–Hasta el final. Mi coach, Gustavo Bertuol, me está enseñando a cantar con el cuerpo.

–¿El es quien te protege?
–Sí, y la bendición de mi madre. Nadie puede con ella: es quien me trajo a este mundo. A los 27 años ganó fama y prestigio en Europa, tanto que le cuesta caminar por las calles de Roma sin que un paparazzi lo note, como juega en este shooting.

A los 27 años ganó fama y prestigio en Europa, tanto que le cuesta caminar por las calles de Roma sin que un paparazzi lo note, como juega en este shooting.

“Con George Clooney tenemos una linda amistad. Después del primer encuentro, él y Brad Pitt me invitaron a cantar en un recital benéfico que se hizo en Venecia. ¡Otro de los grandes honores que guardo para mí!”

“Con George Clooney tenemos una linda amistad. Después del primer encuentro, él y Brad Pitt me invitaron a cantar en un recital benéfico que se hizo en Venecia. ¡Otro de los grandes honores que guardo para mí!”

“Si me gusta  un chico, soy directa: voy y se lo digo. La histeria no me parece sensual. Además, nunca dejo nada en mi corazón. Nunca reservé un ‘te amo’ o un agradecimiento. Siempre soy sincera”

“Si me gusta un chico, soy directa: voy y se lo digo. La histeria no me parece sensual. Además, nunca dejo nada en mi corazón. Nunca reservé un ‘te amo’ o un agradecimiento. Siempre soy sincera”

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig