“A veces me pica el bichito de la maternidad” – GENTE Online
 

“A veces me pica el bichito de la maternidad”

Actualidad
Actualidad

Jueves gris en Buenos Aires. El viento dobla paraguas a su paso y el cielo, oscuro de nubarrones, augura tormenta. Soledad Fandiño (27) –camperita de cuero, jean y botitas: poco abrigo para el termómetro de la tarde– espera debajo de un techo, en pleno Recoleta, e invita a tomar algo. “Para charlar más tranquilas”, dice. Dentro del bar, sobre la galería Promenade, busca una mesa alejada, cerca de un ventanal. Los ocasionales testigos de la secuencia siguen a la actriz en cada gesto, y no pueden quitar de ella la mirada. Es natural: Soledad tiene una belleza difícil de describir. A pocos días del fin de Alicia en el País de las Maravillas –la obra que protagonizaba en el teatro Astral junto a Nicolás Pauls, bajo la dirección de Alicia Zanca–, Sole estrena nuevo look (“Después de tantos personajes con pelo largo, quise reencontrarme conmigo. Y me animé con Bebe Sanders al cabello corto”, cuenta) y acepta compartir una charla tan fresca como auténtica. Dos adjetivos que suelen describirla. De novia con Nicolás Cabré desde hace un año y medio, el hielo se rompe hablando del joven galán: “Pueden decir cualquier cosa sobre nosotros, pero la verdad es que con Nico pasamos todas las noches juntos. Me enamora cada día, me hace sentir amada, cuidada…”, describe.

–¿Y qué es lo peor de vivir con vos?
–¡El desorden! Igual, tengo mi excusa: si me tienen paciencia, después lo ordeno. Tampoco limpio demasiado… Lo mejor es que me encanta cocinar. Tengo mis recetas personales.

–¿Cuál de estos adjetivos te describe mejor: romántica, independiente o apasionada?
–¡Romántica! Soy pro romanticismo, vivo como flotando. Y me encantan las películas que me hacen llorar… El otro día me largué a lagrimear con Marley and me. Lo peor es que lloro con congoja; me mata. También me lloré todo con The notebook, porque es una historia de amor terrible. Lo llamé a Nico y ¡pobre! no entendía nada. El romanticismo es mi punto débil…

–¿Qué cosas te sacan de quicio?
–Soy muy tranquila, pero no soporto cuando no me siento escuchada o no respetan mi lugar. Típica ariana: está todo bien hasta que está todo muy mal. No tengo un punto medio.

–¿Sos celosa?
–¡Sí! Lo confieso. Ojo, tampoco soy una obsesiva de los celos. Pero me parece que son muy importantes en la pareja. En su justa medida son saludables. Si estás con alguien que no te cela, te preguntás: “¿Pero qué pasa? ¿No le importo?”. A mí Nicolás me inspira mucha confianza, creo plenamente en él.

–¿Te molesta la fama de malhumorado de Cabré? ¿Nunca le decís “amor, aflojá un poco”?
–No, para nada, ja ja. Es su personalidad, su manera de ser. Yo soy feliz si él está feliz. El resto son decisiones de él.

–Hace poco se dijo que estaban en crisis, y hubo rumores de separación…
–Eso no fue cierto. No entiendo de dónde salen esas cosas. ¿Cómo reacciono? Me puedo llegar a reír, pero también puedo molestarme mucho. Igual, no me enrosco con eso.

–Dejando de lado los rumores… ¿hay deseos de ser madre joven?
–Tengo 27 años, y cuando veo a mis amigas que ya tienen chicos, me pica el bichito… No lo siento muy lejos, pero tampoco lo programo. Depende de animarse y tomar la decisión. Pero no lo vivo como un plan a cumplir, como decir “en dos años vamos a tener un hijo”...

–¿Y con el casamiento? ¿Sos una novia fugitiva?
–No, ja ja. Para mí es importante, pero no quisiera algo muy pomposo o con iglesia. Me gustaría que fuera algo íntimo, no multitudinario, que tenga mucho significado para nosotros. Y me lo imagino como una decisión más impulsiva, no con tanto plan y preparación. No me da miedo, mi amor por Nico es para siempre.

–¿Recordás en qué momento te enamoraste de él?
–¿Sabés que sí? Fue con un gesto de caballerosidad que tuvo conmigo… ¡pero no te pienso contar más!

–¿Qué sueño te quita el sueño?
–Formar una familia. Recuerdo con mucha felicidad la etapa de mi infancia en la que mis papás estaban juntos, antes de divorciarse, y me encantaría poder revivir eso yo... ¡con muchos hijos! Y en lo profesional, hacer cine. Mi meta es que no me queden cosas pendientes. La vida es corta.

–Pero sos muy joven para pensar así…
–¿Sabés qué me pasa? Creo que muchas veces no tenemos conciencia de la muerte. Yo sí la tengo. Sé que los días pasan, el tiempo se va y la muerte puede estar a un paso. Cuando uno se da cuenta de eso, vive de otra manera.

–¿Y cómo vivís vos?
–Trato, cada día, de no dejar nada para mañana. “Soy cero deporte. Pero me cuido con otros métodos. Todas las semanas veo a la doctora Diana Chugri, que es ¡mi mamá del cuerpo! Me hace desde limpieza de cutis hasta corrientes rusas… Todo sin esfuerzo. Es como meterte en un spa”, revela la diosa.

“Soy cero deporte. Pero me cuido con otros métodos. Todas las semanas veo a la doctora Diana Chugri, que es ¡mi mamá del cuerpo! Me hace desde limpieza de cutis hasta corrientes rusas… Todo sin esfuerzo. Es como meterte en un spa”, revela la diosa.

“Me gustaría que mi casamiento fuera algo muy íntimo, que tuviera mucho significado para nosotros. No me da miedo ese compromiso. Estoy muy enamorada”

“Me gustaría que mi casamiento fuera algo muy íntimo, que tuviera mucho significado para nosotros. No me da miedo ese compromiso. Estoy muy enamorada”

“Sueño con formar una familia. Recuerdo con mucha felicidad la etapa de mi infancia en la que mis papás estaban juntos, antes de divorciarse, y me encantaría poder yo revivir eso... ¡con muchos hijos!”

“Sueño con formar una familia. Recuerdo con mucha felicidad la etapa de mi infancia en la que mis papás estaban juntos, antes de divorciarse, y me encantaría poder yo revivir eso... ¡con muchos hijos!”

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig