Si en la época de Videla nos hubiésemos unido todos, esto no pasaba". "Algunos dicen: 'Nos estamos muriendo de hambre' y protestan frente a un banco para que le devuelvan los dólares". Y disparó con munición gruesa contra Fernando de la Rúa. "Me da lástima. Tendría que haber sido cualquier cosa, menos presidente"." /> «A los que vivimos la dictadura, el cacerolazo nos da fiaca» – GENTE Online
 

"A los que vivimos la dictadura, el cacerolazo nos da fiaca"

Actualidad
Actualidad

"En los tiempos de la dictadura, yo saqué mi cacerola para que llegara la democracia. Ahí debimos haber aprendido a juntarnos, a vernos como hermanos, a no ser tan sectarios. Pero cada un
o estaba en la suya, perdimos el tiempo y ahora no nos queda otra que bancarnos esta crisis
", dispara Charly García (50) a 3.000 metros de altura, apenas se inicia el vuelo que lo traslada rumbo al

Cosquín Rock donde será el protagonista principal y tendrá la responsabilidad de cerrar el espectáculo. "Mi último tema será mi versión del Himno Nacional. ¿Sabés por qué? En los últimos recitales, el público me lo viene pidiendo. Y me di cuenta de que ahora lo cantan con rabia pero con orgullo", explica, mientras trata de sentarse en una de las butacas del bimotor que tiene capacidad sólo para cinco pasajeros. García intenta en vano acomodar uno de sus flamantes teclados en el avión, pero descubre que el instrumento es más ancho que la nave y lanza una de sus geniales ironías: "Acá sí que estamos en el corralito". Luego, pide disculpas e intenta descansar: "Es que quiero estar a full porque además de un honor, para mí es una responsabilidad volver a ese escenario. La última vez que lo pisé fue nada menos que junto a Mercedes Sosa. Recuerdo ese día porque fue muy divertido. Mientras esperábamos para actuar, La Negra me llevó a un spa que se parecía bastante a las clínicas donde yo ha
bía estado internado. De pronto nos sirvieron el asado unos tipos vestidos de blanco y le dije: 'Che, ¿estos no serán enfermeros? Mirá que si no me rajo, je, je'
". Los pilotos -que sonríen con la humorada- lo invitan a pilotar el avión. Charly los mira fijo, sonríe, y les pregunta: "¿Men, están seguros de que quieren llegar a Córdoba. No se enojen, pero prefiero hacer la entrevista. ¿No les parece que es mejor para todos?".


-Charly, ¿usted realmente cree que en la época del proceso se podía haber organizado un cacerolazo?

-Reconozco que en esos tiempos todo era muy heavy. Pero también muchos argentinos no reaccionaban, porque, total, las cosas le pasaban a otro. Y perdimos el tiempo. Si en la época de Videla nos hubiésemos unido, esto que ocurre hoy no pasaba. Los políticos, los militares y los funcionarios elegidos a dedo hubieran pensado dos veces antes de cometer tantos atropellos contra el pueblo.

-¿No está de acuerdo con aquellos que aseguran que la clase política es la principal culpable de la crisis social que atravesamos? 

-Si bien son una bola de corruptos, no se les puede echar la culpa sólo a los políticos. Lo que me asusta es la falta de mesura. Algunos dicen: "Nos estamos muriendo de hambre" y protestan frente a un banco para que le devuelvan los dólares. Es una exageración. Ahora chillamos por los ñoquis, ¿pero quién no tuvo uno entre sus familiares o amigos? Yo mismo, cuando era pibe, me inventaba curros. Mi vieja tenía un amigo que era no sé qué cosa, y él me daba plata por un trabajo que no existía. Yo era un ñoqui, pero en esa época era común serlo.

-¿No cree que muchos argentinos que viven honestamente no son culpables del desastre económico que hoy los abruma ? 

-Por supuesto que sí. Pero hay gran cantidad de gente que cree que el Gobierno lo tiene que mantener y darle todo servido. Creen que no tienen que hacer nada. Para ellos la vida es ir a la escuela primaria, después a la secundaria, y más tarde, que el Gobierno le consiga un trabajo para que viva feliz. Nada de esfuerzo. Ojo que no estoy en contra de la gente. Me parece bien el cacerolazo, pero muchos de los que cacerolean tendrían que agarrar la cacerola y darse un golpe en la cabeza. ¿Okay? No seamos hipócritas.


-¿Cuánto de culpa tienen De la Rúa y Cavallo?

-Por Cavallo no sé qué siento, seguro que lo mismo que vos o el resto de la gente. Pero De la Rúa me da lástima. También siento lástima por los que estaban ilusionados con él. Un análisis frío sería así: él tuvo la desgracia de querer ser presidente. Eligió la profesión equivocada. Tendría que haber sido otra cosa. Presidente, no. Creo que ni él mismo estaba convencido. Tiene cero carisma, y para colmo, llegó después de Carlitos Menem, que es el rey del carisma. Los radicales dijeron: "vamos a ponerlo a éste y después le enseñamos cómo se hace". Me pareció un tipo muy aislado y acorralado por su familia.

-Muchos aseguran que Antonio, su hijo, que siempre estuvo muy cerca de él, terminó perjudicándolo. ¿Usted coincide?

-Uy, no me hables. Dicen que él le escribió el discurso al padre antes de que renunciara. ¿Pero qué c… se creyó? ¿Que era un tema de Shakira? A propósito de Shakira. Dijo que su suegro es un patriota malinterpretado. Dejame de joder. Yo creo que Antonito es cholulo, pero le da vergüenza. La madre, Inés Pertiné, también. Es lamentable que estuviera preocupada porque se perdió el casamiento de Máxima Zorreguieta en Holanda mientras el país se hundía. Reconozco que a mí tampoco me invitaron, pero igual algo vi por televisión. 


-¿Vio el casamiento de Máxima?

-Fue muy loco, ¿no? Man, ahora los argentinos tenemos una princesa. También es muy loco que un ídolo como Charly García, o sea yo, je, je, sea descendiente de holandeses. Por eso a mí la boda me cayó muy bien. Además me dieron más ganas de conocer Holanda. Mi padre era García Lange, y Lange es holandés. Así que soy Holando-Argentino, como las vacas.

-¿Conoce Holanda?

-No, pero en cualquier momento me pinto de naranja y me mando. ¿Me imaginás con la reina, Máxima y el príncipe? Un quil…, ¿no? Mejor volvamos a hablar del cacerolazo, porque es polémico y entonces me gusta.

-A propósito, ¿usted no cree que De la Rúa es el máximo responsable del caos que vivimos?

-De la Rúa fue un culpable más, porque todos somos culpables. Hace un tiempo que trato de difundir la idea de que los políticos no tienen ningún don especial. Y están equivocados los que esperan algo de ellos. Es sencillo: no son más inteligentes que los demás, tampoco superhombres. Y encima el poder los corrompe.


-Antes dijo que oportunamente se manifestó en contra de la dictadura. ¿Charly García no se anima a salir ahora a protestar con su cacerola?

-A los que vivimos la dictadura, el cacerolazo nos da fiaca. Porque una cosa muy distinta es que te maten a tu hermano y otra que te aumenten la luz o te confisquen los depósitos. Yo no digo que eso esté bien, pero hay una escala. El cacerolazo me parece bien, pero me preocupan dos cosas: que no me dejen dormir y que se haga un vicio. Porque el primero sirvió para cambiar el gobierno y varios se deben de haber alucinado. Ojo que la clase media también es insensible con la clase baja.

-¿Quiere decir que la clase baja tendría que hacerle un cacerolazo a la clase media?

-Sí, pero el problema es que no tienen cacerolas y tampoco algo que comer, je, je. Fuera de broma, te digo que no hay cosa más triste que ver a un pobre peleándose contra un pobre. Por eso insisto con eso de que debemos unirnos para cambiar la realidad. Pero dejando de lado intereses mezquinos. Tenemos que terminar con el país donde un chorro o un corrupto es visto con admiración. Basta de sálvese quien pueda. 

por Miguel Braillard
fotos: Maximiliano Vernazza (enviado especial a Córdoba)

Charly, acompañado de su guitarrista, María Gabriela Epumer, fue desde el aeropuerto de Córdoba hasta la plaza Próspero Molina de Cosquín en una limo blanca.

Charly, acompañado de su guitarrista, María Gabriela Epumer, fue desde el aeropuerto de Córdoba hasta la plaza Próspero Molina de Cosquín en una limo blanca.

A bordo hizo de las suyas, pero no aceptó la invitación de los tripulantes para que pilotara la nave. Después, hojeó un libro de fotos de Sara Facio y se quedó dormido.

A bordo hizo de las suyas, pero no aceptó la invitación de los tripulantes para que pilotara la nave. Después, hojeó un libro de fotos de Sara Facio y se quedó dormido.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig