A lo hecho, pecho… – GENTE Online
 

A lo hecho, pecho...

Actualidad
Actualidad

Es imposible imaginar a una sin las otras. Porque así ha sido desde que explotaron a la fama. Corría 1985. Estadio de los Lyons, Vancouver, Canadá. Durante el entretiempo de un partido de fútbol americano, las cámaras de televisión que paneaban las tribunas se detuvieron en la hinchada local. Más precisamente en un grupito de chicas. Más precisamente en una de ellas, que por entonces tenía el cabello castaño. Y más precisamente en el torso de la mencionada joven que, con sus veintiún añitos, lucía una ajustadísima remera con el logo de una cerveza –Labatt– en el pecho.

El camarógrafo se olvidó del partido, la imagen de la chica –mejor dicho, de su pechera– apareció en la pantalla gigante y ya nada volvió a ser igual en su vida. En estos veinte años, Pamela Denise Anderson, la chica en cuestión, acumuló tapas de revistas masculinas, jugosos contratos de publicidad –el primero, con la cerveza Labatt, obvio–, tres matrimonios, videos prohibidos, series de tevé –¿cuántos adolescentes de todo el mundo habrán pegado en su habitación el poster de Baywatch?–, una veintena de películas de dudosa calidad, y la fama absoluta gracias a Internet, convirtiéndola en la más buscada de la web.

A los 41, Pam –y su inseparable delantera– siguen dando que hablar. Las tres se mostraron nada menos que en la parisina Place Vendôme, durante la presentación de la temporada primavera-verano de la controvertida diseñadora Viviente Westwood, quien se dice que pagó una suma de seis cifras para que la pulposa blonda fuera la cara –y el cuerpo, obvio– de su nueva colección.

En plena pasarela, el bretel izquierdo del impactante vestido de Pamela –tal vez sometido a una excesiva presión– se fue deshilachando hasta cortarse y dejar ver la mitad de su imponente delantera. Sí, una vez más, la chica Baywatch y sus atributos se convirtieron en el centro de decenas de flashes. Como veinte años atrás, cuando no era ni rubia ni famosa, y sus “amigas” no habían visitado al cirujano plástico.Pam demoró en darse cuenta del percance que  sufrió en pleno desfile. Los fotógrafos –siempre pendientes  de su escote–, no tardaron ni un segundo…

Pam demoró en darse cuenta del percance que sufrió en pleno desfile. Los fotógrafos –siempre pendientes de su escote–, no tardaron ni un segundo…

Pamela (quien después del desliz volvió a la pasarela tapando sus lolas con un chal) y Viviente Westwood.

Pamela (quien después del desliz volvió a la pasarela tapando sus lolas con un chal) y Viviente Westwood.

El año pasado, la peculiar diseñadora había sido noticia por haber creado el vestido de novia de Sarah Jessica Parker para la película Sex and the city.

El año pasado, la peculiar diseñadora había sido noticia por haber creado el vestido de novia de Sarah Jessica Parker para la película Sex and the city.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig