“A las mujeres sólo hay que amarlas y no tratar de comprenderlas” – GENTE Online
 

“A las mujeres sólo hay que amarlas y no tratar de comprenderlas”

Actualidad
Actualidad

Es un tipo sincero. Quizá demasiado. Cada noche, desde el escenario montado en la Bombonera, repite: “La única fórmula para conquistar mujeres es diciendo mentiras”. Pero ellas no se quejan: ¡quieren que mienta toda la noche! Y él, obediente, les miente mejor que nadie. Les endulza los oídos, les dora la píldora, les dice todo lo que ellas quieren escuchar. Porque, todos lo saben, Ricardo Arjona (45) es el hombre que mejor entiende a las mujeres.

El guatemalteco más famoso llegó a la Argentina a bordo de su tour Quinto Piso para batir nuevos récords. “No me gusta el tono deportivo con que muchas veces se mide mi carrera”, se lamentó en rueda de prensa. Pero el fenómeno ya empezó: es el primer solista en llenar el estadio de Boca Juniors durante cuatro noches consecutivas (donde lo escucharon más de 160 mil personas). Y promete un nuevo recital en la Bombonera para el 19 o 20 de noviembre. Pero, no conforme con este record, el juglar de Centroamérica se embarcó en su jet privado para cantar sus verdades por todo el país. Cuando termine su gira, habrá inscripto una nueva marca (quizá la más espectacular de su carrera): más de 500 mil argentinos habrán visto su show, registro que lo convertirá en el artista más taquillero de la historia de nuestro país.

LA INTIMIDAD. Al igual que en su última visita, en septiembre del 2006, el cantante volvió a alojarse en el elegante Faena Hotel de Puerto Madero. Allí lo esperaba la misma mansión de lujo en miniatura donde vivió por más de un mes en aquel entonces. Tome nota: un living, dos terrazas privadas, dos baños con piso de mármol, una habitación con cama king size y un plasma de 42 pulgadas para observar las aventuras de Jack Bauer, el ídolo máximo del artista y protagonista de la serie 24. Para más datos suntuosos, continúe el párrafo: cortinas automáticas de terciopelo, sábanas de algodón egipcio, dos home theaters con pantalla plana –en el living y en el dormitorio– y parlantes hasta en los baños… ¡como para no estar todo el día en el hotel! De hecho, Ricardo se la pasa en el gimnasio o en su cuarto. Salvo, claro, cuando visita el spa, donde se hace masajes descontracturantes cada día… ¡religiosamente! ¿Puede un hombre sufrir de estrés en el lujo? No lo sabemos, pero definitivamente es un buen nombre para un tema del artista en cuestión. A propósito, bautizó Quinto Piso a su último disco porque, dice Arjona, hace tiempo aprendió a ver la vida desde el quinto piso de un hotel…

MI BUENOS AIRES QUERIDO. Es amigo del deporte. Un fanático que practica varias disciplinas a la vez. Es hincha de Boca Juniors y un asiduo jugador de tenis. El jueves por la mañana –primer día que amaneció en el país–, se trasladó hasta el Vilas Club, en los lagos de Palermo, para practicar el deporte que el gran Willy hizo famoso en nuestro país. Después, el sábado, en busca de más intimidad, el guatemalteco optó por el raquetball (una disciplina similar al squash que se juega en una pista cerrada) en el gimnasio Olimpia Cancillería, Esmeralda 1042, en Retiro. Contó el encargado del local: “Ricardo jugó durante más de dos horas con algunos amigos argentinos”. Además, al cantautor le quedó tiempo para recorrer las calles porteñas con su padre, Ricardo Arjona Moscoso. Confesó en su show del domingo 18: “Salí a caminar por Florida y le mostré al viejo donde solía tocar con otros músicos callejeros”. Y, para finalizar su primera semana en Buenos Aires, visitó el campo de un amigo en Luján, donde mostró todas sus dotes futbolísticas. Según trascendió, “como futbolista es un gran centrodelantero”. ¿Tercer tiempo? A la argentina: asado y tinto, obvio.

ANIMAL NOCTURNO. Después de cada recital en la Bombonera (donde lo ovacionaron 40 mil personas cada noche), el artista visitó el restaurante de comida española Plaza Mayor, ubicado en la esquina de Venezuela y San José, en el barrio de Montserrat. A pesar de su fanatismo por la cocina peruana (lo que más reclama al chef del Faena), el cantautor aprovecha cada noche para degustar los platos tradicionales de la Península: pulpo a la gallega, tortilla española, gambas al ajillo, etcétera… ¿Para acompañar? Vinos nacionales, como el Catena Zapata cosecha 2000. Además, completa la sobremesa con cigarros de origen cubano. El sábado a la noche, María del Cerro (24) y tres amigas se acercaron a su mesa para saludarlo. Contó la modelo y actriz: “A Ricardo lo conocimos hace cuatro años en Asia de Cuba y pegamos muy buena onda. Siempre que viene a la Argentina vamos a sus recitales”. Y para mayor tranquilidad de sus fans y de su novia, Deisy Arvelo, que arribaría al país en estos días, el cantante volvió a su habitación sin compañía alguna. Eso sí: antes tuvo que pagar los 3.000 pesos de la cena. Ah, sólo usa efectivo.

EL SHOW. No tiene descanso. Luego de conquistar el corazón de la República de La Boca, Arjona confesó: “Cantar aquí tiene un sabor diferente… es donde todo el mundo quisiera cantar. ¡Ojalá La 12, la hinchada de Boca, pudiese venir a escuchar mis conciertos!”. Y para hacerse escuchar, vaya si llegó preparado: trajo 33 toneladas de equipos y 40 personas en la producción; además, más de 3 mil asistentes trabajaron para el armado del show. “Es la puesta en escena más importante de la historia de mis recitales”, agregó Richard. Puertas adentro, en su camarín, un catering de lujo: sushi de todo tipo, una botella de sambuca romana, otra de vino tinto y una tercera de whisky. “Nunca las abre, pero siempre deben estar ahí”, aseguran sus colaboradores. Antes de salir a escena, toma su tradicional té de jengibre para endulzar su voz. ¡Pero la epopeya recién comienza! De la mano de Fénix Entertainment Group, el artista, que ya cantó en Mendoza, Mar del Plata y Bahía Blanca, se prepara para la estocada final: el 25 de octubre en Corrientes, el 27 en Tucumán, el 29 en Santa Fe, el 30 en Córdoba y el 31 en Rosario. También viajará a Paraguay y Chile, para luego retornar al acento argentino: el 14 será el turno de Trelew, el 16 en Río Gallegos y finalmente, el 19 o 20 de noviembre –a definir– se despedirá del Río de la Plata con un quinto recital en el estadio de Boca. “Cuando pusimos este escenario tan enorme, la producción tan grande, el reto era rescatarle la intimidad que ha caracterizado mis conciertos. ¡Y lo logramos!”, concluyó.

EL HOMBRE RECORD. Ricado Arjona llegó a la Argentina con envión. No sólo llenó el Madison Square Garden de Nueva York, sino que en Estados Unidos brindó un total de 25 conciertos. En el 2006, superó el record de Diego Torres (17 shows) en el estadio Luna Park: ¡34 recitales al hilo y más 200 mil personas como testigos! ¿Cómo olvidarlo? Pero cuando parecía que la cifra era insuperable, en la actual gira se convirtió en el primer artista en llenar cuatro veces consecutivas el campo de Boca Juniors, con otros 200 mil fanáticos… ¡Y ya anunció un quinto show! Sólo Ricardo Arjona sabe lo que es capaz de conseguir. Aunque quizá, por ahora, ni siquiera lo sepa. Porque, repite, “siempre me dejo llevar por mis sentimientos”. Ricardo es fanático de Boca Juniors. “Para mí es un sueño cantar en la Bombonera”, dijo al comenzar la gira por la Argentina. En un campo de Luján, demostró su habilidad con la pelota. No juega nada mal…

Ricardo es fanático de Boca Juniors. “Para mí es un sueño cantar en la Bombonera”, dijo al comenzar la gira por la Argentina. En un campo de Luján, demostró su habilidad con la pelota. No juega nada mal…

Sobre el escenario de la Bombonera, lució la camiseta de la Selección nacional con su nombre estampado en la espalda. Además, cuando canta Si el norte fuera el sur, todas las pantallas reproducen la bandera argentina.

Sobre el escenario de la Bombonera, lució la camiseta de la Selección nacional con su nombre estampado en la espalda. Además, cuando canta Si el norte fuera el sur, todas las pantallas reproducen la bandera argentina.

Ricardo recibió a Martín Palermo en su camarín de la Bombonera. Intercambiaron elogios, por supuesto. Además, el genial goleador le regaló una camiseta de Boca.

Ricardo recibió a Martín Palermo en su camarín de la Bombonera. Intercambiaron elogios, por supuesto. Además, el genial goleador le regaló una camiseta de Boca.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig