«A las mujeres nos gustan bien hombres por fuera y sensibles por dentro» – GENTE Online
 

"A las mujeres nos gustan bien hombres por fuera y sensibles por dentro"

Actualidad
Actualidad

Las encuestas dicen que sí. Y que es Andrea Frigerio (42 años, actriz) la mujer con la que sueñan la mayoría de los argentinos. Según los datos, los hombres la desean para pasar sólo una noche, para casarse, y también como madre de sus hijos. Ellos la ven así (tome nota):
-La amante soñada - La mujer perfecta - La esposa ideal - La mamita modelo.

Mientras, el resto de las féminas, lejos de odiarla, reconocen cada una de sus virtudes sin celos ni envidias. Porque no es la típica sex-symbol que anda por la vida en actitud comehombres, porque tiene éxito y no se la cree, porque es dueña de un cuerpo privilegiado que mantiene sin abusar de la gym, las dietas y las cirugías, porque lleva casada doce años y se muestra enamorada de su marido como el primer día…
¿Qué dice ella? Ahora es Andrea Frigerio quien tiene la palabra.

-¿Cómo mirás a los hombres sabiendo que la mayoría de ellos se ratonea con vos?
-Sabiendo que de la fantasía al hecho hay un largo trecho, con mucho cariño por haberme elegido.

-Pero manteniendo cierta distancia, imagino.
-No, para nada. Los beso, los abrazos, les doy un autógrafo si lo piden. El divismo te aleja de la gente, yo prefiero ser popular. Lucas (se refiere a Bocchino, su marido) a veces me quiere matar porque me tomo horas enteras para firmar autógrafos o para responder alguna carta. Una vez me acompañó a un evento y me tuvo que esperar tres horas porque se me ocurrió saludar a cada una de las 900 mujeres que habían ido. Para mí agradecer a los que te siguen no es una pérdida de tiempo sino una inversión. Yo soy quien soy gracias a ellos. Me gusta ser parte de los argentinos, te juro que si pudiera los abrazaría a todos.

-Insisto, para muchos sos su fantasía sexual.
-Sus propias mujeres me lo dicen. Me las cruzo por la calle y empiezan: "Ay, quiero que saludes a mi marido, esperá acá que lo llamo... Cuando te vea no lo va a poder creer, lo pierdo…". Y lo traen y le dicen: "Ahí la tenés, dale un beso ahora y contale todo lo que decís de ella". ¿Te puede pasar algo mejor que se te aparezca una mujer para decirte que su marido muere por vos? Eso es cariño puro. Es increíble, pero las esposas no me celan. Al contrario, ellas intuyen que el mostrarme sexy es parte del juego, saben que no soy una comehombres ni ando así por la vida.

-¿Cuántas proposiciones incómodas tuviste que enfrentar?
-Mandan flores, alguna que otra cartita, pero nunca me llegaron a incomodar. La gente es muy ubicada. Todos saben que llevo doce años casada con Lucas y que tengo una familia que adoro. Las fantasías que se pueden hacer los hombres son parte del juego que uno genera, y está muy bien que así sea. Todo queda ahí, casi nadie confunde ficción con realidad.

-42 años, 1,72 de altura, 55 kilos y 90-63-92 de curvas, ¿cuánto tiempo y dinero lleva conservarse como a los 20?
-Hoy, casi nada. Estoy trabajando de lunes a lunes entre diez y doce horas. Entre Los Roldán (la tira éxito de Ideas del Sur con picos de 40 puntos de rating) y Money Money (la obra teatral que hizo furor en Mar del Plata y hoy está en la calle Corrientes) no me queda mucho tiempo para cuidar mi cuerpo. Cuando puedo voy a Pilates a hacer gimnasia y una vez por semana hago quiropraxia con unos yanquis que están a la vuelta de casa y te acomodan las vértebras del cuerpo de una manera impresionante…

-¿Se supone que eso es todo?
-Bueno, no, también visito a mi dermatóloga una vez al mes y cuando salgo de la ducha, uso cremas hidratantes -de cualquier marca- en todo el cuerpo. No hago dieta, me permito comer de todo: desde las claras de huevo hervidas para ingerir proteínas hasta el panqueque con dulce de leche, de vez en cuando. Tengo dos cirugías de lolas: una por cada hijo.

-¿Cuál es la clave, más allá de la genética, para ser una diosa?
-El secreto está en cuidarse desde adentro. Si dormís pocas horas, fumás, tomás alcohol, comés grasas, tenés un trabajo con el que estás disconforme y te la pasás de mal humor, te vas a ver pésimo aunque te hagas todas las cirugías del mundo.

-En síntesis: ¿hay que entender que la felicidad es tu receta?
-Totalmente. Pasa por ahí. Más allá de la genética que tengas, si te reís, te cuidás el cuerpo, y sos una persona positiva es muy difícil que te veas mal.

-Una teoría muy espiritual...
-La actitud ante la vida es fundamental. El cuerpo es la carrocería que te acompaña. Si me sale un pozo de celulitis, no salgo corriendo a ver qué cirugía o qué tratamientos me lo va a borrar, me lo banco y pienso qué estoy haciendo mal. Yo no padezco el paso del tiempo, al contrario, me gusta que mi cuerpo reaccione de acuerdo a la vida que le hago llevar.

-Las encuestas dicen que los hombres también te quieren para casarse. ¿Sos esa esposa que ellos imaginan?
-(Ríe) Habría que preguntárselo a Lucas...

-El año pasado él dijo que quería volver a casarse con vos.
-Es cierto, y sigue con esa loca idea. Pero yo de perfecta no tengo nada. Sí soy cariñosa y me considero muy buena compañera. Pero en estos doce años que llevamos juntos, hemos pasado de todo: crisis, peleas, distanciamientos, reconciliaciones. La nuestra es una pareja especial porque yo tengo un estilo de vida que hay que seguirlo…

-Mucho no le debe costar, porque Lucas también aceptó ser tu manager.
-Y es excelente, el mejor que tuve. Tiene buena onda con la gente, le responde a todo el mundo, sabe qué es lo que quiero, conoce mis horarios e inhibiciones, la tiene tan clara como yo, y eso a la hora de trabajar es una gran ventaja. La única contra de esta nueva relación es que terminamos hablando del trabajo en casa. Pero hasta ahora lo manejamos bien.

-¿Qué te enamora hoy de él?
-Lo papito que es. Lucas se ocupa de nuestra hija tanto o mejor que yo… Saber que tu marido es el mejor padre del mundo te enamora perdidamente. Cuando no estoy, Fini (9 años) se convierte en su novia, van de la manito para todos lados.

-Los hombres ya dieron su veredicto. Ahora, te toca a vos: ¿qué te gusta de ellos?
-Su parte femenina (risas). En serio. A las mujeres nos gustan bien hombres por fuera con look de machos, pero sensibles por dentro. Me podría haber enamorado perfectamente de un hombre como Tito Roldán (el personaje que interpreta Miguel Angel Rodríguez en la tira), esos tipos fuertes y suaves a la vez.

-¿Tu marido es así?
-Totalmente. Le cuesta eso de mimar y besarte, pero tiene una sensibilidad muy especial. Lucas es un tipo muy sentimental.

-¿Algún prototipo que rechaces?
-Los cancheros. Jamás me sedujeron esos que andan por la vida en actitud ganadora, esos que creen sabérselas todas.

-Dicen las encuestas que los argentinos fantasean y te votan como la elegida para ser la madre de sus hijos. ¿ Es la típica fantasía de la mamita sexy?

-Sí, y todas las mujeres pueden serlo. Porque ser sexy es una actitud, no una cuestión de físico. Yo, a los 19, tuve a Tomás Frigerio. Y a los 33, a Fini Bocchino. ¿No les parece suficiente?

-No estás planeando volver a ser madre por lo que veo…
-Los chicos me encantan, me gustaron siempre. Por algo tengo cinco ahijados. Hoy, sin embargo, si me dan a elegir deseo más ser abuela que madre. Hace un mes Tommy se fue de casa a vivir solo. Todavía paso por su cuarto y no puedo creer que no venga a dormir. Está en una etapa muy independiente, muy suya, que se la respeto. Pero frente a esa situación me veo lejos de empezar con los pañales de nuevo. No sé, no me animo. Lucas y Fini mueren por verme embarazada. Igual, no es un tema que tenga muy claro y decidido.

-Mamita Frigerio, ¿qué planes tiene para el Día del Padre?
-Dedicárselo a Lucas, de la mañana a la noche. Con Fini nos encontramos en la cocina para prepararle el desayuno y se lo llevamos a la cama con los regalos. Así empezamos. Me encanta mimar a mi familia. Soy de besar mucho, de decir cosas lindas, de aparecer con una caricia en el momento justo…

-¿Y cómo terminan esos domingos?
-Bueno… En realidad lo terminamos Lucas y yo en nuestro cuarto, festejando a solas, como debe ser.

-Después no te quejes…
-¿Yo me quejé? Que fantaseen. ¿Acaso hay algo más lindo?

por Mariana Montini
fotos: Santiago Turienzo. Asistente: Gustavo Sancrica
producción: Fini Bencardini. Maquilló: Natalia De Mauro para Sebastián Correa con productos Elena Rubinstein. Peinó: Elvio Casciano para Sebastián Correa con productos KMS
(agradecemos a Etiqueta Negra, La mejor flor, Lonté y Susila Tantrik)

El Día del Padre se lo dedicamos a Lucas: con Fini empezamos por llevarle el desayuno a la cama y terminamos en… bueno, el y yo, en nuestro cuarto, festejando a solas"">

"El Día del Padre se lo dedicamos a Lucas: con Fini empezamos por llevarle el desayuno a la cama y terminamos en… bueno, el y yo, en nuestro cuarto, festejando a solas"

No existe la mujer perfecta. El secreto está en cuidarte interiormente. Si fumás, dormís poco, comes grasas, tenés un trabajo con el que estas disconforme y te la pasas de mal humor, te vas a ver pésimo aunque te hagas todas las cirugías"">

"No existe la mujer perfecta. El secreto está en cuidarte interiormente. Si fumás, dormís poco, comes grasas, tenés un trabajo con el que estas disconforme y te la pasas de mal humor, te vas a ver pésimo aunque te hagas todas las cirugías"

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig