“A las chilenas nos gustan mucho los argentinos” – GENTE Online
 

“A las chilenas nos gustan mucho los argentinos”

Kenita, usted se hizo muy conocida por sus romances explosivos: el tenista Marcelo Ríos, el goleador Iván Zamorano y Fabián Mazzei, uno de los galanes argentinos del momento…

–Fabián es un hombre muy espiritual, una persona hermosa. Conmigo ha sido encantador. Por eso lo recuerdo con mucho cariño y con la mejor onda.

–¿Se anima a definirlo como amante?
–(Ríe) No me puedo pronunciar, porque no me gustaría incomodar a su nueva novia, Araceli González. Ese recuerdo prefiero guardármelo para mí y que ella lo vaya descubriendo…

……………………………………………………………....

Cuando tenía 27 años, María Eugenia Larraín se recibió de ingeniera comercial. Colgó su diploma de una pared y, sin siquiera detenerse a analizar posibilidades, se lanzó a la conquista de un mundo mucho más fascinante: el espectáculo. ¿Sus armas? Contundentes 92-62-92 y mucha actitud. También, pelo rubio y ojos azules. Pronto llegó a la televisión. Se hizo conocida como Kenita y sedujo a todo Chile. Incluso a sus más grandes ídolos… En 2004 anunció su casamiento con Iván Zamorano, la figura más destaca en la historia del fútbol chileno. Pero una semana antes de la boda, prevista para el 14 de febrero, se tomó un avión a España y dejó plantado en el altar al popular Bam Bam. Escándalo total. Sin embargo, algunos meses después, Kenita concretó el sueño de usar vestido de novia… ¡y se casó con Marcelo Ríos, el mejor tenista chileno de la historia! Desconcierto total. El matrimonio le duró un suspiro, por supuesto.

Está claro: Kenita tiene un corazón inquieto. Pero sería injusto no destacar sus méritos artísticos… El año pasado participó de El baile (el Bailando por un sueño chileno). También fue cabeza de la revista Don Che, le tengo una Kena. Y, junto a Fabián Mazzei, protagonizó la película Rojo intenso, rodada en España. Ahora, a los 34 años, define: “La actuación ha rescatado esa niñita que había dentro mío y la he ido redescubriendo. A diferencia de muchas mujeres, no tengo problema de caracterizarme de fea, con anteojos y los dientes negros. Los productores me decían que soy muy diferente a las modelos que exigen estar lindas siempre”.

–Según lo que pude averiguar, los hombres poco saben de esa niñita… Todos la ven como una bomba sensual.
–Pero yo creo que eso es lo que les gusta: que puedo jugar a ser una nena y también a ser una mujer fatal.

–¿Le costó abrirse camino aquí? Da la sensación de que las argentinas entran más fácilmente a Chile…
–Es que allá va un argentino y, sea bueno o malo su trabajo, lo aceptan rápidamente. En cambio, los argentinos son bien nacionalistas y cuidan mucho lo suyo.

–Las argentinas están copando el mercado chileno y, además, se quedan con sus galanes.
–Bueno, a mí no me pasó, porque ya tengo un nombre. Y, si necesitan una mujer, primero llaman a Kenita. Pero es cierto que a muchas chicas las bajan de la pasarela por las extranjeras. En cuanto a los hombres, tengo que reconocer que Pampita y Benjamín hacen una pareja hermosa. Pero también se da al revés: a las chilenas nos gustan mucho los argentinos.

–Para colmo, usted llegó a Bailando por un sueño porque se bajó Cecilia Bolocco. ¿Le molestó que la llamaran como segunda opción?
–Soy una persona muy sencilla y cada día que pasa trato de dejar mi ego de lado. La gente que me conoce siempre ha destacado eso: no tengo aires de vedetismo y estoy feliz con la oportunidad que me ha dado Tinelli.

–¿Es cierto que Bolocco pidió ser la única chilena en el programa?
–Sí, tanto que cuando comenzaron a hablar con ella se congelaron las negociaciones conmigo. Tengo claro que es la gran diva de Chile, pero no me parece bueno que advierta: “Sólo iré al programa si sacas a Kenita”. ¡Todos tenemos el derecho a trabajar! Tal vez temió que la comparen conmigo porque, me parece, en la Argentina no es muy querida.

–Usted se ha hecho muy famosa por sus romances. ¿Podría definir su prototipo de hombre?
–Lo que más me atrae hoy de un hombre es que sea sincero, directo y que me haga reír.

–Por las noticias que llegan aquí, daría la sensación de que los prefiere deportistas, con físicos trabajados…
–Bueno, así como a los hombres les gusta estar con una mujer que se cuide y se vea bien, a las mujeres nos gusta un buen físico. No es lo que más me importa, pero si viene dentro del paquete, mejor.

–A propósito de deportistas con torsos firmes... Dicen que en estos días estuvo tomando un café en Puerto Madero con el Cholo Simeone.
–¡Para nada! Nunca en mi vida estuve con él… Sé que su ex mujer participa en el programa.

–¿Se arrepintió de haber plantado a Iván Zamorano frente al altar?
–Fue la decisión más sabia de mi vida. Era mejor romper con un noviazgo que hacerlo con mi familia. Yo no me sentía capaz de entrar a la iglesia sabiendo que ya no era feliz. Nunca me fijé en el qué dirán. Siempre he sido consecuente con mis sentimientos.

–¡Imagino el escándalo en Chile!
–Pero nosotros habíamos terminado el fin de semana anterior al casamiento. Y yo, el domingo siguiente, me tomé un avión a España. Pero Iván decidió no decir nada y el miércoles sus amigos le hicieron la despedida… Tal vez tuvo la esperanza de que volviera con él, pero yo había sido clara. El jueves, cuando no me encontraron en el Registro Civil, explotó la bomba.

–Y ese mismo año apareció casada con Marcelo Ríos. ¿Por qué duró tan poco el matrimonio?
–En ese momento éramos muy inmaduros los dos. Pero todo se terminó, porque ya no me sentí querida por él. Igual, no me arrepiento de nada de lo que he hecho en mi vida. Todo me ayudó a madurar e hizo posible que hoy viva en paz.

–Usted también tuvo una historia con Fabián Mazzei. Y, tengo entendido, fue bastante intensa.
–Fue una linda historia. Nos separamos por culpa de las distancias y el exceso de trabajo. Pero hemos pasado un tiempo muy lindo juntos. No puedo decirte cuánto duró la relación, porque en Chile nunca la blanqueé. La prensa allí te persigue mucho. Entonces traté de mantener el perfil bajo.

–¿Es cierto que usted ninguneó a Araceli González?
–Simplemente digo que no la conozco en persona, sólo por fotografías. E, insisto, en Chile no es conocida. Aunque tengo entendido que aquí es muy exitosa. Hoy no pertenece a mi presente. Fabián me dijo una vez que quería ser papá. Ojalá que pueda estabilizarse con esta pareja y que esta vez cumpla ese sueño de formar una familia.

Asistente: Fabián Mattiazzi
Peinó y maquilló: Juan Manuel Cativa
Agradecimientos: Sombreros Lagomarsino, Beleidades, Carlos Di Doménico, Ricky Sarkany­­

Soltera, sin novio, Kenita luce poderosos 92-62-92. “<i>Las argentinas son bien recibidas en Chile. Pero a nosotras nos cuesta mucho más ser aceptadas aquí</i>”, asegura.

Soltera, sin novio, Kenita luce poderosos 92-62-92. “Las argentinas son bien recibidas en Chile. Pero a nosotras nos cuesta mucho más ser aceptadas aquí”, asegura.

“Prefiero no definir a Fabián como amante, no me gustaría incomodar a su nueva novia. Ese recuerdo elijo guardármelo para mí y que Araceli lo vaya descubriendo…”

“Prefiero no definir a Fabián como amante, no me gustaría incomodar a su nueva novia. Ese recuerdo elijo guardármelo para mí y que Araceli lo vaya descubriendo…”

“Cecilia Bolocco es la gran diva de Chile, pero no aceptó participar en Bailando… conmigo. Tal vez temió que la comparen conmigo”

“Cecilia Bolocco es la gran diva de Chile, pero no aceptó participar en Bailando… conmigo. Tal vez temió que la comparen conmigo”

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig