“A diferencia del resto, yo ya existía antes de Tinelli” – GENTE Online
 

“A diferencia del resto, yo ya existía antes de Tinelli”

Actualidad
Actualidad

Dice que fue la primera que se puso siliconas y "después arrancaron todas". También que fue la pionera del topless en teatro: "Fue arrasador, y desde 1973 pasaron a ser un culto". Hoy, cuando todos se matan por entrar a Bailando por un sueño, ella no sabe si va a firmar: "Yo existía antes de Tinelli". A esta altura, está claro que Moria Casán está más allá del bien y el mal y siempre rompe los esquemas. Sí, ahora, cuando todas se agrandan los pechos, ella decidió achicarlos: "Para mí, las lolas ya pasaron. Necesitaba sacármelas. Basta de escote siliconado", cuenta mientras pasea a Cristóbal en una de sus primeras salidas post operación. La lluvia le aguó el fin de semana en su casa de Parque Leloir, pero Núñez le resulta ideal para testear cómo se siente en la calle después de sacarse lolas y volver al talle 95 de la mano del doctor José Juri. En ésas la encontró GENTE.

–¿Cómo las sentís?
–Bárbara. La gente piensa que me hice algo en la cara. Al bajar de esa especie de compotera de pecho de pavo real que tenía, se me bajó el escote, me apareció el cuello y me elongué. Las lolas me quedaron perfectas, con caída natural y talle 95. Mucho más armónicas y sutiles.

–¿Pasa más por la forma que por el tamaño?
–¡Obvio, mi vida! Yo conseguí todo antes de pasar por un quirófano, y no gracias a mis lolas. Me habían ofrecido ser primera figura en el teatro antes de mi primera cirugía. Me las hice en el '72, con el doctor José Juri, porque quería que fueran contundentes para hacer un topless en el Astros. Fui la primera que se las puso, cuando nadie lo hacía. Después, cuando me hice una lipo en el '97, el doc me propuso aumentarlas, pero nunca me gustó demasiado cómo quedaron.

–¿Por eso volvés a tu 95 original?
–Quise sacarme el Cabildo Abierto. Hoy muestro otra cosa, no sólo el físico. Me achiqué las lolas porque en una mujer grande quedan re grasas: ¡tipo ubre de vaca! Quedás como una matrona. Crecen y terminan mezcladas con el brazo... Se me colgaron tanto que se me cayeron. Ahora tal vez se quieran colgar de mi cabeza... ¡pero les va a costar más!

–¿Tuviste un accidente en el verano, en Mar del Plata?
–Se me rompió un taco, me caí sobre el escenario del teatro Tronador y se me explotó una prótesis. El doctor Juri me dijo que fue la cirugía de pecho más difícil que le tocó hacer. Duró cuatro horas y media y perdí mucha sangre. Tenía una mama muy descompensada.

–¿Vas a estar en ShowMatch?
–Tengo varias propuestas. Todavía no sé si voy a ser jurado...

–¿Realmente no sabés?
–De verdad, no lo sé. Creo que cumplí un ciclo. Pasa por mis ganas, más allá de cualquier incorporación. Me hicieron dos propuestas para protagonizar mi propio show. Tinelli aumentó mi popularidad, pero a diferencia de otros, yo era Moria Casán desde antes.

–¿O sea que si no estás no será sólo por la incorporación de Gasalla?
–No tengo nada contra Gasalla. Más allá de un ida y vuelta, porque habló mal de mí, y con mal gusto. Le contesto como lo hago con cualquier cuatro de copas. A mí no me importa si ganás más que Tinelli. Me sentí forreada. Fue un trato obsceno para los que ya estábamos. Le pusieron una red carpet a alguien que ya había estado y no aportó demasiado.

–Y explotaste...
–Claro, en pleno post operatorio hice una catarsis televisiva en Este es el show. Fue para debatir sobre este nuevo espectáculo que se está preparando y al que pertenezco. Pero es la misma catarsis que siempre hice con cuestiones como mi familia, mis ex maridos y demás. Fui la primera en llevar a la tele problemas de ese tipo, y hace quince años. Ahora lo hacen todas.

–¿La vida no termina en ShowMatch?
–Para mí no, porque en el asiento pongo el culo, no la cabeza. Para muchos es un show demasiado difícil. La pasan mal, lloran, se descomponen. Es un reality que no está contextuado. La gente no sabe dónde termina la realidad y dónde empieza la ficción. Yo le podría decir "no" a ShowMatch.

–Es EL show de la Argentina...
–Cierto, pero... (piensa)... Te voy a explicar una cosa: sería bueno "destinellizar" la televisión, incluso para él mismo. Nuestra tele, que es tan buena, está perdiendo contenido. Y no es por estar en contra de Tinelli, que es un empresario maravilloso y nos da trabajo a todos. Creo que está bueno lo que hace Daniel Vila, de no dejar que su gente hable del show.

–¿Es cierto que estás analizando hacer temporada con Carmen este verano?
–Falta para el verano. Quieren que estemos juntas... Estoy viendo.

–No rechazás la posibilidad...
–No descarto hacer teatro con Carmen. Pero me ofrecieron tantas cosas... Si pudiera, me clonaría. Ahora voy a volver al texto. Sofía Gala me llamó para decirme que quiere que hagamos una obra juntas. Después de años de no querer hacer nada conmigo...

–¿Qué sentiste?
–No lo pude creer. Está casi cerrado. Es una pieza de José María Muscari, con producción de Javier Faroni y Carlos Rottemberg. Queremos que esté para julio. Gerardo Romano será el hombre del triángulo, y entre Sofía y yo habrá cierta cosa lésbica, aunque no explícita. Va a ser fuerte. Sobre el escenario no seremos madre e hija, y el desafío será tener intimidad. Va a ser trasgresor. Me divierte salir del cliché. Durará sólo tres meses, porque Sofía no quiere trabajar en el verano. Sábado 19, cinco de la tarde. Moría pasea a Cristóbal y asegura: “Se me bajó ese pecho de pavo real que tenía, me apareció el cuello y me elongué”.

Sábado 19, cinco de la tarde. Moría pasea a Cristóbal y asegura: “Se me bajó ese pecho de pavo real que tenía, me apareció el cuello y me elongué”.

“Hoy muestro otra cosa, no sólo el físico. Tal vez ahora que no tengo las lolas grandes se quieran colgar de mi cabeza... ¡pero les va a costar más!”

“Hoy muestro otra cosa, no sólo el físico. Tal vez ahora que no tengo las lolas grandes se quieran colgar de mi cabeza... ¡pero les va a costar más!”

“Conseguí todo antes de pasar por un quirófano”, cuenta Moria, que se operó por primera vez en 1972 con el doctor José Juri. Ya era primera figura, pero quería hacer un topless en el teatro Astros. En 1997 el cirujano le propuso aumentarlas, pero “nunca me gustó demasiado cómo quedaron...”. Este verano se cayó en el teatro Tronador, de Mar del Plata: le explotó una de las siliconas y eso precipitó la “operación achique”.

“Conseguí todo antes de pasar por un quirófano”, cuenta Moria, que se operó por primera vez en 1972 con el doctor José Juri. Ya era primera figura, pero quería hacer un topless en el teatro Astros. En 1997 el cirujano le propuso aumentarlas, pero “nunca me gustó demasiado cómo quedaron...”. Este verano se cayó en el teatro Tronador, de Mar del Plata: le explotó una de las siliconas y eso precipitó la “operación achique”.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig