“A Chiara la voy a llevar siempre en mi corazón” – GENTE Online
 

“A Chiara la voy a llevar siempre en mi corazón”

Actualidad
Actualidad

Como soy muy ansiosa y deseaba tanto una niña, pedí que me practicaran una punción. Así, a los pocos días supe el sexo. Llega una mini Panam a la casa, y ya elegimos el nombre: Chiara”, había contado Laura “Panam” Franco (39) en noviembre de 2012, terminando de armar en compañía de su marido (Ricardo Pini, 39), el cuarto de la beba, para cuya decoración habían viajado a Miami, donde compraron ropa y accesorios. No sólo eso. Más cerca, el último domingo 12 de mayo, y en el marco del festival solidario del hospital Ricardo Gutiérrez, ella comentó luego de su presentación: “Tal como lo hice con Luca (3), mi primer hijo, en los shows de las vacaciones de invierno le dedicaré una canción a Chiara. Siempre soñé con una nena”.

A ello se sumaba la gran vigorosidad de Panam, que con ocho meses de embarazo incluso la mantenía arriba de los escenarios, grabando el programa de televisión de El Trece, asistiendo a estrenos e, incluso, escribiendo un libro. Aunque llegó el peor de los momentos, ese que nunca hubiese querido que llegara...

“SU CORAZON YA NO LATE”. El miércoles 22 por la mañana, Panam entró al sanatorio Otamendi para someterse a uno de los monitoreos que, por rutina, solía hacerse cada tres días. Era uno de los últimos, ya que la fecha de nacimiento que le habían indicado los médicos era el sábado 1º de junio. Sin embargo, al mediodía sus oídos escucharon, por parte de los médicos, la inesperada frase: “Debemos hacer una ecografía. No encontramos los latidos de Chiara”. Entonces Laura empezó a temblar y a llorar. Los doctores lograron tranquilizarla un poco, atentos al peligro eventual que existía en la salud de madre e hija si es que se comprobaba la dura noticia.

Tras recibir el resultado de la ecografía, Panam, quebrada, llamó desconsolda a su esposo: “Perdimos el bebé... Su corazón ya no late”. Ricardo dejó corriendo su estudio de abogacía y llegó al sanatorio en pocos minutos. Laura no quería avanzar sin él cerca, considerando sus nervios y la necesidad de entrar al quirófano para someterse a la cesárea. Lógico, acababa de enterarse de que su hija llevaba entre 24 y 48 horas muerta en su vientre.

“NO NOS LO PODEMOS EXPLICAR”. Los médicos señalaron como posibles causales de la muerte, una cardiopatía de la beba o posibles problemas de coagulación de Laura. No obstante, necesitan realizar estudios puntuales en el cuerpito de la beba y en la propia Panam para determinar la o las causas certeras. Lo cierto es que luego de la cesárea, la conductora pidió conocer a Chiara. La levantó, la abrazó, la observó dormida y, emocionándose, le murmuró unas palabras a sus oídos. Siempre acompañada por Pini, sus amigos y familiares, y siempre alentada por sus conocidos del mundo artístico y sus seguidores (¡una enorme cantidad de chicos!), todos los que le brindaron su contención vía Twitter, bajo el hashtag #FuerzaPanam.

“El apoyo de la gente le viene muy bien –contó Ricardo, el incondicional marido–. Nos sugirieron buscar ayuda psicológica para superar este momento, y aunque en lo personal intento mantenerme fuerte, a todos nos es complicadísimo. En especial a Laura, que está destruída”, contó el marido.

“POR LUCA DEBEMOS SALIR ADELANTE”. El jueves, tras varias horas de desconsuelo, Panam encontró un pequeño alivio al comprobar que los estudios no determinaron ninguna responsalibilidad propia en el doloroso suceso. “Tampoco creemos que se haya producido una infección de bolsa –le comentaron los profesionales–. Quizá pueda tratarse de una trombosis en el cordón umbilical”, acercaron una posibilidad aún no comprobada. A partir de allí, Laura decidió hablar con su hijo Luca, a quien el mismo miércoles el padre ya le había anticipado la mala nueva. “El jueves asistió al colegio con normalidad. Más tarde vio a su mamá, Mientras le preguntaba qué le había pasado, buscaba su panza”, narró el padre, que antes de que su mujer llegara a la casa, afrontó con manos propias el triste desafío de retirar de la habitación que iba a ser para Chiara todo lo que le habían comprado, “para evitarle una mayor depresión a mi esposa”.

A las 24 horas, una vez declarada en alta, la animadora y cantante infantil dejó la clínica “destruida, con tanto dolor en mi corazón que es imposible explicar o decir algo. Sólo puedo decir ‘gracias’ a quienes nos acercaron tanto cariño, y asegurar que a Chiara siempre la voy a llevar en mi corazón”, mencionó camino a su hogar, tocándose el pecho y tomando la mano del marido, compartiendo la frase que él acababa de expresar: “Ahora los dos tenemos que sacar fuerzas y estar bien para Luca, porque él también esperaba a Chiara”.

Desconsolados, Laura y Ricardo dejan el sanatorio Otamendi, el viernes por la noche. Embarazada de casi nueve meses, se enteró de la cruel verdad cuando se fue a hacer un examen de rutina.

Desconsolados, Laura y Ricardo dejan el sanatorio Otamendi, el viernes por la noche. Embarazada de casi nueve meses, se enteró de la cruel verdad cuando se fue a hacer un examen de rutina.

“Estoy destruida, con tanto dolor en mi corazón que me es imposible explicar o decir algo. Gracias a quienes nos acercaron tanta solidaridad”

“Estoy destruida, con tanto dolor en mi corazón que me es imposible explicar o decir algo. Gracias a quienes nos acercaron tanta solidaridad”

Hace dos semanas, cuando Panam se presentó en el festival solidario del hospital Ricardo Gutiérrez. Nadie imaginaba lo que sucedería.

Hace dos semanas, cuando Panam se presentó en el festival solidario del hospital Ricardo Gutiérrez. Nadie imaginaba lo que sucedería.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig