«A Atenas vamos por el oro» – GENTE Online
 

"A Atenas vamos por el oro"

Actualidad
Actualidad

Desde hace doce años, Carlos Mauricio Espínola (33) persigue un sueño: "Sería
un orgullo conseguir una medalla dorada para mi país"
, grita a los cuatro
vientos y aclara que esta vez, en Atenas, donde cumplirá su cuarta participación
consecutiva en los Juegos Olímpicos, su meta está muy clara: "Quiero ser el
número uno
". En su vitrina personal, y en las estadísticas de los libros de
deportes argentinos, Camau atesora un récord difícil de igual: es el único
atleta argentino que obtuvo medallas plateadas en dos juegos consecutivos. A
bordo de su tabla de windsurf, compitiendo en la Clase Mistral, llegó hasta el
segundo escalón del podio tanto en Atlanta 96 como en Sydney 2000.

A su lado se encuentra el experto y versátil timonel Santiago Lange, dueño de un
currículum único por su larga trayectoria en el mundo del yachting. Su historial
encierra innumerables triunfos en campeonatos internacionales del más alto nivel
competitivo. Nació el 22 de septiembre de 1961, es arquitecto naval egresado de
la universidad de Southampton, Inglaterra, padre de 4 hijos, y diseñó los
Optimist Lange, barcos que lograron 7 veces la copa mundial y actualmente se
fabrican bajo licencia en Argentina, Estados Unidos y Dinamarca. Como si esto
fuera poco, representó al país en los Juegos Olímpicos de Seúl ´88, Atlanta ´96
y Sydney 2000, y consiguió tres campeonatos mundiales en la clase Snipe: "Este
será mi cuarto juego y lo tomo como un gran desafío",
dice Santiago y anticipa:
"Junto a Camau estamos para cosas grandes".

Sus largas trayectorias y la garra que cada uno le ponía a su disciplina
deportiva, hicieron que, de a poco, iniciaran una amistad que se cristalizó con
un sueño: competir juntos. "Es algo que veníamos pensando desde hace muchos
años, pero que recién pudo concretarse en diciembre del 2000",
cuenta Carlos,
quien tuvo que resignar protagonismo y dar un paso respecto a su futuro: bajarse
de la tabla que hasta ese momento lo había hecho un deportista reconocido en el
mundo. "No fue una decisión difícil porque cuando lo anuncié, hacia tiempo que
lo venía pensando. Desde hace rato quería formar un equipo con Santiago y
subirme al veloz catamarán de la Clase Tornado".
No se equivocó. En poco tiempo
se convirtieron en una fórmula explosiva, hoy consolidada como una de las
mejores y más duras parejas del mundo: "En 2002 conseguimos la medalla dorada en
el Europeo de Portugal; en 2003, la de oro en el Rolex Miami Olympic Classes, la
de bronce en el preolímpico de Atenas y en el Mundial de Cádiz. Lo último fue el
campeonato sudamericano que se disputó hace unas semanas en Buenos Aires
",
cuenta Lange. Y aclara: "Sin dudas, el 2003 y lo que va de este 2004 fueron
espectaculares. Ya estamos en el segundo puesto del ranking mundial"
. Por
cierto, tienen 4810 puntos y sólo los superan los franceses Xavier Revill y
Laurent Guillemette con seis unidades más, quienes acaban de realizar
pretemporada junto a los nuestros en Buenos Aires. "Eso significa que estamos
haciendo bien las cosas y nos motiva para seguir trabajando"
, agrega Lange.

Sueño dorado. Por los años de entrenamiento, por sus cualidades deportivas y por
sus resultados, claro, saben que son grandes favoritos a quedarse con la medalla
de oro. Un sueño que tratarán de concretar entre el 21 y el 28 de agosto
próximo, en el Centro Olímpico Náutico Agios Kosmas, de Grecia: "Es muy probable
que estas sean mis últimas olimpíadas y voy a dejar todo para quedar en la
historia
", dice Lange. "El secreto de nuestro éxito en Atenas pasará por lo
lejos que lleguemos con el desarrollo de las velas. Probamos mucho material y lo
importante es que seguimos creciendo. Somos un equipo sólido que se adapta a
todas las condiciones climáticas"
. Espínola se extiende: "Sólo nos falta navegar
más horas juntos, hasta el momento dedicamos mucho tiempo al desarrollo de las
velas y eso nos sacaba un poco de ritmo".

-Sin pretender ser exitista, ¿de uno a 10, cuáles son las chances reales de
conseguir la medalla dorada?
Lange
: -Si tengo que ser realista, diría que estamos en un siete u ocho.
Obviamente, también dependerá mucho de lo que puedan hacer los contrarios. Igual
nos tenemos mucha fe. Personalmente estoy muy confiado en la planificación
diagramada por Camau. No tengo dudas de que este será un año muy lindo para
competir pero también para disfrutar. Porque me voy a dar el lujo de participar
junto a un amigo que quiero y respeto mucho.
Camau: -Yo, como buen correntino y buen argentino, ¡me tengo una fe bárbara! No
te puedo dar un puntaje pero sí te puedo asegurar que vamos a dejar la vida por
colgarnos esa medalla. Sería un lindo premio a nuestro trabajo, a nuestra
entrega y a la pasión que le ponemos. La misma que todos los días nos mueve a
subirnos al Tornado y salir a competir.

Lange (42) y Camau (33), en pleno vuelo junto a su catamarán. Los yachtmen argentinos son una de las mayores esperanzas que el país tiene para subir al podio.

Lange (42) y Camau (33), en pleno vuelo junto a su catamarán. Los yachtmen argentinos son una de las mayores esperanzas que el país tiene para subir al podio.

Santiago y Carlos Mauricio (de ahí el apodo de Camau), en la bahía del Club Náutico de San Isidro después de conseguir el campeonato sudamericano. Juntos, a bordo del catamarán que lleva grabado sus nombres, intentarán otro título en Atenas.

Santiago y Carlos Mauricio (de ahí el apodo de Camau), en la bahía del Club Náutico de San Isidro después de conseguir el campeonato sudamericano. Juntos, a bordo del catamarán que lleva grabado sus nombres, intentarán otro título en Atenas.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig