“A Alemania, la Selección tiene que llegar con hambre de revancha” – GENTE Online
 

“A Alemania, la Selección tiene que llegar con hambre de revancha”

Actualidad
Actualidad

Cuesta agarrarlo. Fiel reflejo de ese tipo nervioso que no paraba de arreglarse la corbata, incapaz de quedarse más de un minuto quieto en el banco, puro gestos e indicaciones, Bilardo (67 recién cumplidos) no para. Hoy ya no como técnico. A este Bilardo cuesta sentarlo, debido a sus múltiples obligaciones mediáticas. Que las grabaciones de TV para Fox, que sus programas de radio (¡sí, sus, y es que son dos!, ambos por La Red AM 910: de 17 a 19 conduce Buenas tardes, Doctor, y de 23 a 24, La hora de Bilardo), que la columna para la revista Don Balón de España, el Doctor no para. Hace falta un ida y vuelta telefónico de varios días para llegar por fin a este momento: él sentado en su oficina y dispuesto a hablar del Mundial de Alemania que ya llega.

–Empecemos por la Argentina. ¿Cómo ve a la Selección de Pekerman?
–Jugadores tiene. Ahora… no sé quiénes viajarán. Recién cuando conozcamos la lista de los 23 convocados, ahí sí uno podrá decir: “Van a jugar con este sistema, o con este otro…”. Pero jugadores tiene.

–Bueno, pero al margen de la lista, algunos nombres ya resultan inamovibles, Carlos…
–Sí. Hay que ver cómo está Ayala; Coloccini también va seguro; igual que Mascherano, Crespo, Messi, Cambiasso, Riquelme… Esos van seguro. Pero después hay muchos otros que habrá que esperar hasta que Pekerman confirme la lista.

–En ese sentido, ¿cómo le cae al jugador esta incertidumbre? Digo, esa ansiedad de “¿voy o no voy?”, ¿no es contraproducente, no desgasta?
–Y… bien no los tiene. Así, el jugador está pensando todo el día, todo el día. Para mí, al margen de que el técnico no tenga los 23 definitivos, sería mejor comunicarles a los 10 ó 12 que seguro sabe que van a estar. Eso hace que esos tipos ya se concentren a full. Y después vas sumando al resto.

–En función de lo último que vimos contra Croacia e Inglaterra, por ejemplo, ¿qué sensaciones le deja Argentina?
–Tenemos un buen equipo. Creo que esos que nombré van a estar seguro. Y luego hay otro factor a tener en cuenta, que es el hambre... A Alemania, la Selección tiene que llegar con hambre de revancha. Hay que pensar que los mayores hace años que no gana en los Mundiales, y eso motiva.

–Le tiro preguntas que están en la calle. Empecemos por el arco: ¿Abbondanzieri, Lux o el chico Ustari?
–Para mí el arquero debe ser el Pato: por experiencia, porque jugó cosas grandes y porque juega en un equipo grande.

–Atrás suena fuerte que no llevaría al Pupi Zanetti, y que por derecha jugaría Coloccini. ¿Cómo lo ve?
–Si juega con tres en el fondo, lo veo; si juega con cuatro, va a ser difícil… Aunque podría ser Coloccini, Ayala, Heinze y Sorín, para ganar altura, ¿no? O por ahí libera a Sorín y va con Ayala como último hombre, y Coloccini y Heinze marcando.

–Pasemos al medio. ¿Cómo se lo imagina?
–Ahí va a poner a Mascherano y a Cambiasso. Y la gran duda es a quién pondrá por derecha…

–Bueno, descartado Verón, como se dice, las opciones más concretas parecen ser Lucho González o Maxi Rodríguez. ¿Quién le gusta?
–No es cuestión de gustos, sino de ver cómo se complementan. Yo, por ese lado, me quedo con Zanetti.

–¿Y el caso Verón…?
–Bueno, yo hace tiempo dije: “Verón tiene que estar”… ¡Y, mamita! ¡La que se armó! Ahora, leí hace unos días que él dijo algo así como: “Quiero pensar que no voy por cuestiones futbolísticas”…

–O sea, al revés de lo que pasa: que no está por razones extra-futbolísticas… ¿Es tan así?
–Eso sólo lo sabe José, y hay que respetarlo. Fijáte que para el Mundial pasado yo dije: “Falta Riquelme”. Dije eso, dije eso, y ahora, mirá vos, el hombre de Pekerman que conduce es Riquelme, y Verón, que era el conductor de Bielsa en Japón y Corea, no está. Para mí es un jugador muy válido, porque en el medio te juega tanto en el centro como por derecha o por izquierda.

–¿Y por arriba cómo la ve?
–Ahí creo que va a poner a Riquelme de enganche, con Messi y Crespo de puntas.

–O sea, ¿quedaría afuera Tevez?
–Tevez, y también Saviola, Aimar, Cruz (que está jugando bien), varios están quedando afuera.

–Se la complico aún más con otro que reclama la calle: el pibe Agüero. ¿Debe llevarlo Pekerman?
–Y… difícil, difícil. No creo.

–¿Por?
–Es que adelante tiene mucho, y le está quedando afuera gente a la que conoce de sobra. El caso de Saviola, por ejemplo…

–Hablábamos de Messi, a quien ya le colgamos la consabida etiqueta de “el nuevo Maradona”. ¿Puede serlo? ¿O es una expresión de deseos de los medios?
–Primero tiene que salir campeón del mundo. Entonces, puede ser. Si no lo logra es muy difícil, muy difícil. Fijáte, ya se quedó en el camino Platini, antes se quedó Cruyff, y también se quedó Zico, que eran figuras figuras figuras, ¿eh?

–Dejemos a Argentina. ¿Quién es su gran candidato?
–No tengo uno solo. Depende de los cruces. Para mí la cosa se va a definir entre Brasil, Argentina y Alemania.

–El otro día, en una nota que vino a hacerle Gary Lineker, Maradona ponía a Brasil por encima del resto…
–No, para mí no. Ellos del medio para arriba están fenómeno, les sobra incluso. Están Ronaldinho, Ronaldo, Adriano, Kaká, Robinho… Tampoco pueden poner a todos juntos. Pero atrás están con dudas. Lo sé porque me llaman de las radios brasileñas y se preguntan si Cafú y Roberto Carlos están para la alta competencia. Antes iban y venían, iban y venían, pero ahora Cafú (lo averigüé), tiene 36 años; Roberto Carlos, por lo que se ve en el Real Madrid, ya no es el de antes.

–Volviendo a nuestra Selección, Carlos. ¿Exageramos con eso de “el grupo de la muerte”, o no?
–Si pensamos en ser campeón del mundo, no lo veo ni a Serbia ni a Costa de Marfil, obvio. Ahí yo comparto el pensamiento de los holandeses el día del sorteo. “A nosotros nos viene bárbaro jugar con la Argentina en la primera ronda”, decían. Ahí pasamos los dos. Peor sería tener que enfrentarnos después de la primera rueda, cuando es eliminación directa.

–Y qué hay del tapado que siempre aparece. ¿Quién puede dar la gran sorpresa?
–Y, yo creo que esta vez Inglaterra tiene que estar. Hace poco hablé con Eriksson, su técnico, y no lo sentí tan seguro. Pero llegan con un buen equipo, y encima arriba tienen dos tipos muy peligrosos, como Owen y Rooney.

–Le cambio de tema: vemos a Bilardo en la tele, lo escuchamos dos veces por día en La Red. ¿El periodista enterró al técnico?
–Nooooo. Todavía me siento más técnico.

–¿Sí?
–El periodismo me sirve para explicar mis ideas futbolísticas. Para eso sí me sirve.

–O sea, si recibe una buena oferta, ¿volvería a dirigir?
–Sí… Bah… Depende…

–¿Depende de qué? ¿Del proyecto futbolístico o del dinero?
–De las dos cosas. Pero el dinero es importante, porque hasta ahora no gané un mango.

–¿La verdad? Cuesta creerle…
–En serio. Yo nunca pensé en la plata. Si no, cuando en su momento me vino a buscar para llevarme Gaspar, el presidente del Barcelona, no hubiese dudado: me ofrecía 3 millones de dólares. Y la misma cifra me ofrecía el Nápoli de Maradona. Año 90. Pero se venía el Mundial de Italia y yo sentía que, si agarraba, me quitaba autoridad frente a los jugadores. “Sí, éste me habla, pero después del Mundial ya está salvado”, podían llegar a pensar. Así que lo rechacé. Estaba loco, lo reconozco.

–Un poco del túnel del tiempo para terminar. Lo llevo a México 86. Ubíquese antes del Mundial. Intimamente, ¿se veía como campeón?
–Casi casi. Mirá, una semana antes del debut, paré de pronto el entrenamiento y les dije: “Muchachos: si ustedes juegan así, estamos arriba”. No les dije “campeones”, ¿eh? Pero me veía en la final. Y por suerte se dio.

–Se dio, sí. Y cuatro años después, en Italia 90, se nos escapó con aquel polémico penal cobrado por Codesal. Pregunto: ¿alguna vez lo volvió a ver?
–Esa es otra historia: tiempo después, estábamos en un congreso de la FIFA, y justo va y se muere un muchacho argentino de un paro cardíaco. De pronto entro a una sala y estaban todos los capos de pie, tomados de las manos en una ronda, haciendo un minuto de silencio. Termina ese homenaje, me suelto, y ¿quién tenía a mi izquierda?

–¿Al árbitro Codesal?
–Codesal.

–¿Y? ¿No le dieron ganas de decirle: ‘¿Cómo nos c…te’?
–No, qué le voy a decir, ya pasó...

“<I>Son apenas una parte de los miles de videos que tengo; el resto están en casa y en otra oficina</i>”, cuenta. El fútbol, objeto de estudio permanente para el Dr. Bilardo.

Son apenas una parte de los miles de videos que tengo; el resto están en casa y en otra oficina”, cuenta. El fútbol, objeto de estudio permanente para el Dr. Bilardo.

“<i>Antes del debut en México 86 paré el entrenamiento y les dije</i>: ‘Muchachos, jugando así estamos arriba’. <i>Ojo, no dije</i> ‘campeones’, <i>¿eh? Pero me veía en la final</i>”

Antes del debut en México 86 paré el entrenamiento y les dije: ‘Muchachos, jugando así estamos arriba’. Ojo, no dije ‘campeones’, ¿eh? Pero me veía en la final

“<i>¿Si Pekerman tiene que llevar a Agüero? Y… difícil, no creo. Adelante tiene mucho; le está quedando afuera gente a la que conoce de sobra: Saviola, por ejemplo</i>”

¿Si Pekerman tiene que llevar a Agüero? Y… difícil, no creo. Adelante tiene mucho; le está quedando afuera gente a la que conoce de sobra: Saviola, por ejemplo

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig