A 10 años de la tragedia de Utoya: cómo se llevó a cabo la peor masacre de Noruega, retratada por Netflix – GENTE Online
 

A 10 años de la tragedia de Utoya: cómo se llevó a cabo la peor masacre de Noruega, retratada por Netflix

El ultraderechista Anders Behring Breivik mató a 77 personas y fue condenado a 21 años de prisión. Inspiró el libro “One of Us”, de Åsne Seierstad y al largometraje “22 de julio”, estrenado en la plataforma de streaming.
Actualidad
Actualidad

El 22 de julio de 2001, un terrible estruendo en el distrito gubernamental y la explosión de un edificio puso fin a la paz en Noruega. Mientras el pánico se expandía por las calles, la pesadilla sólo comenzaba en una isla a pocos kilómetros de la ciudad. El autor del terrible atentado daba comienzo a la peor masacre de la historia del país escandinavo, en un campamento de jóvenes.

A diez años de la tragedia, el dolor aún atraviesa a la sociedad de ese país, que aún busca respuestas. En el atentado de Oslo murieron ocho personas y en la isla de Utøya, 69, la enorme mayoría de ellos jóvenes de 17 y 18 años de edad.

Ese día mediados de 2011, el autor del atentado, Anders Breivik, aprovechó el caos para trasladarse a la isla de Utoya, a unos 40 kilómetros de la capital. Allí, 650 jóvenes y adolescentes participaban en un campamento de verano de las juventudes del Partido Laborista.

Al llegar, el hombre se presentó como un policía al que habían enviado a "proteger la isla" . El hombre vestía como policía y agrupó a varios jóvenes con la excusa de ponerlos al tanto de las noticias que llegaban de la capital.

Pero todo cambió en un segundo. El hombre empuñó su arma y comenzó a disparar sin piedad ante las miradas aterrorizadas de los jóvenes. La isla se convirtió en una pesadilla y en apenas una hora 69 personas fueron asesinadas. Lo que siguió fue una brutal cacería, donde jóvenes desesperados, lejos de su familia se escondían para salvar sus vidas.

El día del ataque, Breivik publicó un manifiesto en internet en que exponía sus ideas nacionalistas, neonazis, antiislam, antiinmigración y antimarxistas.

El hombre cumple una condena de 21 años de prisión por terrorismo y asesinato premeditado, la mayor pena que existe en el país, aunque puede quedar recluido indefinidamente si lo dictamina la justicia.

El autor del atentado, Anders Breivik, condenado a 21 años de prisión, no se mostró arrepentido.

“Actué en nombre de mi pueblo, mi religión y mi país”, exclamó durante el juicio, en el que no dio muestras de arrepentimiento. Dijo no sentirse responsable de lo ocurrido porque en ocasiones es necesario “cometer una barbarie para frenar otra aún mayor”.

Diez años después, la sociedad aún tiene una discusión pendiente sobre la matanza de Utoya. El director noruego Erik Poppe, autor de la película 22 de julio estrenada en 2019, dijo que el atentado se ha vuelto un tema "tabú" y aún resta hacer frente a la tragedia para "evitar que algo así ocurra de nuevo".

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig