Tiempo de cambio

 
Amigos y compañeros en la vida y en el trabajo, Cami, Benja, Feli y Luisi disfrutan juntos los momentos previos a Erreway: cuatro caminos, donde personifican a Marizza, Pablo, Manuel y Mía. Distribuido por Buena Vista, dirige el filme Ezequiel Crupnicoff.
Recomendá Ésta Nota
Dejá un Comentario
Enviá un Mensaje al Editor
Imprimí Ésta Nota
 

Luisana

 
"El ego entre nosotros no corre. Al que se hace el creído, lo bajamos a patadas"
Notas Relacionadas
  
Erreway
El grupo presentará oficialmente su nuevo disco Tiempo en el teatro Gran Rex. ¿Cuándo? El 12 y 13 de septiembre.
 Separador 
Erreway
Luisana, Camila, Felipe y Benjamín vuelven con un nuevo álbum: Tiempo. Doce temas que varían entre rock, baladas y hip hop.
 Separador 
Erreway
Los chicos de Rebelde Way decidieron cumplir su sueño: formar una banda y lanzar su primer disco: Señales.
Chapita
 
Erre-Way

"Jamás nos consideramos sex symbol"

Luego de filmar en Salta y Tucumán, la joven banda pop que triunfa en la Argentina, toda Latinoamérica e incluso en Israel, estrena su primera película el 1º de julio. Antes de su desembarco en el cine, Luisana Lopilato (17), Camila Bordonaba (19), Benjamín Rojas (19) y Felipe Colombo (21) hablaron con GENTE del pasado que honran, de los prejuicios que enfrentan a diario y de los futuros desafíos.
 
Entré y creí que me encontraría con cuatro muñequitos, cuatro divos del teen pop montados engranaje por engranaje en la maquinaria del éxito. Esperaba actitudes prefabricadas y respuestas más prefabricadas aún. Una hora después, me fui con la certeza de que me había equivocado.
Para Camila Bordonaba (19), Felipe Colombo (21), Benjamín Rojas (19) y Luisana Lopilato (17), las cosas ya no son un juego. Van en serio. Muy en serio. No es para menos. El 1ro. de julio estalla en las salas Erreway: cuatro caminos. De trama, la vida de estos cuatro chicos, y eso que se llama el camino al éxito -fabricado a pulmón, eso sí-. De escenarios, los áridos e increíbles paisajes de Salta y Tucumán. Luego, Felipe -quien se parte entre su México natal y su departamento de soltero en Belgrano-, será el encargado de presentar la película en Israel, donde el grupo, poco tiempo atrás, convocó casi a trescientas mil personas en una serie de recitales, por decir una cifra que poco sirve para medir el griterío adolescente que provocan. En cuanto a los tres restantes, faltarán al viaje hacia Oriente, debido a los estudios de Camila y a los protagónicos en Floricienta y Los Pensionados, de Benjamín y Luisana. Claro, para ellos las cosas ya no son un juego. O si lo son, llegaron a las ligas mayores: el cine.

-¿Qué se siente descubrirse en la pantalla grande?
Luisana:
-¡Es que todavía ni vimos la película! Bah, el otro día apareció el avance en el cine, y salió genial. Estaba con todas mis amigas y gritaron: "¡Luisi, mirá!". Y toda la gente se dio vuelta para mirarme. ¡Vergüenza total!

-¿Qué les dejó esto de filmar?

Benjamín: -Me fascinó el cuidado que se pone. Durante un día de grabación para televisión, hacés treinta tomas. En una película, podés pasarte todo el día haciendo apenas una. Y además, una película queda para siempre.
Camila: -Yo, que estoy estudiando dirección de cine, me llevé una clase bárbara. Aprendí un montón sobre organización, puesta de cámara, luces.
Luisana: -La unión. Nos juntó más a los cuatro, nos hizo más fuertes. Y a mí me permitió valorarme como actriz.
Felipe: -¿Sabés lo que es mantener la energía del personaje? Es el drama, la comedia. No podés tomártelo a la ligera.

-Sin embargo, película o no, algunos los miran con un cierto prejuicio, como si fueran un invento.
Felipe:
-Lo entiendo. Y nos resulta molesto. Yo odio los prejuicios. Pero es un reto. Te tenés que plantar, con todo lo que valés: "Soy actor, ¿y qué?"
Camila: -Te soy sincera: si yo no estuviera en esta banda, no sé si la escucharía. Igual, muchos de los que critican nunca vieron el programa Rebelde way o pusieron nuestros discos. Si te gusta, te gusta. Y si no te gusta, bueno, mala leche. Pero sin conocernos, mejor callate.
Luisana: -Estamos bien preparados para enfrentar ese tipo de cosas. Y sabemos quién nos quiere y quién no.

-Entonces, ¿piden respeto nomás?
Felipe:
-En algún punto, lo querés y lo buscás. Es un compromiso. Yo quiero que me respeten, porque amo esto. El mejor momento de mi vida es arriba de un escenario.

-…Con cincuenta mil personas gritando alrededor. Una excelente oportunidad para que se les suba el ego por las nubes.
Benjamín:
-Es que no lo concientizás en el momento. Hacés lo que sentís. Te vas de libreto, improvisás un poco. Y movés a la gente. Es genial que te respondan. Pero no te la creés.
Luisana: -Ego ni a palos. En todo caso, es orgullo, porque laburaste y lo hiciste. Pero el ego entre nosotros no corre. Al que se hace el creído, lo bajamos a patadas.
Camila: -A nosotros, por suerte, nos mostraron el otro lado de la fama. Lo conocemos. Y hay mucha gente retorcida en este medio.
Benjamín: -Ninguno perdió el cable a tierra. Yo vuelvo de llenar estadios en Israel, llego a casa y soy Benja.

-¿Y si desaparecieran esos estadios llenos?
Luisana: -
Estaría dispuesta a empezar de cero, a volver a los castings. Obviamente, ya estoy un poquito adelantada. Pero si debo hacer la cola como todas las demás, adelante. Ya lo hice. Por más que me bocharan, continuaba remando.
Felipe: -Yo voy a seguir actuando toda mi vida.

-¿Aunque te mueras de hambre?
Felipe:
-Aunque me muera de hambre. Mi papá, Juan Carlos, es mi mejor ejemplo. Quiero ser cada día mejor. Nada más necesitás ser fuerte y tenerte fe.
Benjamín: -Yo tengo algo pendiente: quisiera estudiar cine como Cami, ver qué hay atrás. Disfruté como loco haciendo la película. Me gusta más hacer cine que tele.

-¿No tienen miedo de que los encasillen, de seguir siendo los Erreway hasta que se arruguen?
Luisana:
-El público mismo te encasilla. Yo tenía miedo de que por la calle me llamaran Mía, por mi personaje en Rebelde way, y ahora que estoy en Los pensionados me dicen Katy. Cuando hiciste algo que le gustó a la gente, cuesta superarlo.
Camila: -Tal cual. El otro día un grandulón me gritó: "¡Eh, Pato!" Era mi personaje en Chiquititas... ¡de casi diez años atrás! Está en vos elegir los papeles. Lo que nos interesa encontrar en nuestras carreras son personajes diferentes, que nos enriquezcan y nos permitan probarnos.

-Futuro aparte, son los sex symbol de su generación...
Felipe:
-¡Qué bravo esto que decís! Jamás nos consideramos sex symbol.
Luisana: -Es que como el público te encasilla, los periodistas te vuelven un sex symbol. Me dieron ese mote en un par de tapas de revistas, pero yo nunca hice nada para ganarme tal rótulo. Es más una cuestión de insinuar que de ser.

-Hablábamos del futuro, chicos...
Felipe:
-¿El futuro? En una década, te contamos.

-¿Y del pasado?
Felipe:
-Hay una frase que dice: "Haz lo que quieras". Bueno, nosotros ya lo hicimos, y pretendemos seguir haciéndolo.

por Federico Fahsbender
fotos: Santiago Turienzo y gentileza Buena Vista
producción: Sergio Barbaro
peinó: Sargis Navasardyan, para Roberto Giordano
maquilló: Valeria Pulido
agradecemos a Easy Homecenter, Okko Design, John Foos, 47 Street, Paw y Zyklo

 
   
Comentario
Sé el primero en dejar un comentario.
Chapita
 Chapita
Enviar Comentario
Ver Comentarios
Ver Notas Relacionadas
Chapita