Miniluna de miel a la brasileña

 
Domingo 17, 10 horas. Sobre las arenas de Joao Fernandes, Nicolás Cabré y Agustina Cherri pasan su primer día al sol. A la playa llevaron equipo de mate, un libro de José Saramago y muchos besos.
Recomendá Ésta Nota
Dejá un Comentario
Enviá un Mensaje al Editor
Imprimí Ésta Nota
 

Praia caliente

 
El domingo arrancó bien temprano: 9:30 de la mañana. Nicolás y Agustina pidieron reposeras y mesa, con la intención de pasar el día frente al mar. Con el equipo de mate completo, que ella se encargó de traer de Buenos Aires, se instalaron al sol. Hubo besos, muchos mimos y algo de paz. Paz que duró hasta que algunos turistas argentinos los descubrieron y se sintieron intimidados por las miradas.
 
Cabré-Cherri

En la playa del amor

Nicolás y Agustina cumplieron cinco meses juntos y decidieron celebrarlos a solas y en una de las playas más exclusivas del Brasil. Aprovecharon un alto de cinco días en las grabaciones de Son amores y, con poco equipaje y mucho amor, partieron a Buzios. Hubo mimos y besos a granel. Sus más íntimos aseguran que en poco tiempo estarán viviendo juntos.
 
Lo planearon en secreto y con todos los detalles: ella no podría olvidar el equipo de mate, él debería acordarse de llevar la cámara fotográfica. Agustina Cherri (20) y Nicolás Cabré (23) partieron el jueves a las 6:30 de la mañana desde Ezeiza. ¿El destino? Buzios, Brasil, donde pasarían cinco días completos a solas y al sol… Un lujo que sus apretadas agendas rara vez les permiten. Ese era el plan.

REALITY LOVE. Una vez más, la ficción formó una pareja real. El romance empezó en los estudios de Pol-ka y durante las filmaciones de Son amores, cuando Anita (el personaje de Agustina) y Pablo (el de Nicolás) se enamoraban. Así, comenzaba también una historia entre ellos que iría más allá de la pantalla: repasar libretos en las horas libres, compartir almuerzos y alguna que otra cena después de las doce horas de grabación fueron los primeros pasos. Así, llegaron las noches en que ella empezó a dormir en el departamento de él (ubicado en el populoso barrio de Mataderos) y él en el de ella (en la zona fashion de Las Cañitas). Cabré venía de romper una pareja, la que había formado con Celeste Cid. Cherri hacía siete meses que se había separado de Luis Scalella (hijo del productor de cine), su último novio. Estaban solos, se hacían buena compañía. Y el 20 de junio, a sólo tres meses de estar juntos, se animaron a más: aprovecharon el feriado y se tomaron tres días para escaparse a Cariló. Esa mini luna de miel, cuentan hoy quienes más los conocen, les sirvió para afianzar la relación. Ahora, a cinco meses del primer beso que se dieron fuera de cámaras, fueron por una segunda vuelta.

Cuentan que la idea fue de Nico: la tiró cuando supo que en el verano no tendría vacaciones porque en septiembre empezaría a ensayar la obra de teatro que protagonizará junto a Alfredo Alcón. El lugar lo propuso Agustina: navegó por Internet y ni lo dudó cuando leyó que Brigitte Bardot había llegado a esa aldea de pescadores en los años sesenta y se había encontrado con una península que lo tenía todo, aguas cálidas y frescas, olas calmas y bravas, playas encantadas y morros de vegetación abundante. Hacia allí, entonces, partieron.

TIERRA DE ENAMORADOS. Pablo Echarri iba con Natalia Oreiro, Mariano Martínez y Marcela Kloosterboer fueron este verano, Julieta Ortega e Iván Noble pasearon por allí dos semanas atrás, Gustavo Bermúdez y su mujer, Andrea, hicieron una excursión en barco hace unos días. Buzios, definitivamente, es el lugar que eligen los enamorados. Y a ellos también les resultó el paraíso ideal. Llegaron a Río de Janeiro en un vuelo de Varig, en bus hicieron los 192 kilómetros hacía el noreste y antes del mediodía se encontraron con las 23 playas de arenas blancas de la península de Buzios.

Para entonces, ya tenían su cuarto reservado en el Ville La Plage, un exclusivo hotel de 24 habitaciones con vista al mar, ubicado sobre el morro que baja a la playa Joao Fernandes. El clima de los primeros días no los ayudó, estaba fresco y lluvioso. No les importó. Se entretuvieron con largas caminatas, salidas a comer (el viernes vieron en directo por DirecTV Son amores en Estancia Don Juan, un restó que ofrece carne argentina), paseos en buggy (el sábado alquilaron uno para recorrer la península), y sacarse alguna que otra foto (ese mismo sábado por la tarde revelaron el primer rollo en un laboratorio de la Rua das Pedras).

Recién el domingo pudieron hacer su primer día de playa. Se despertaron bien temprano, 9:30 de la mañana, y para aprovecharlo decidieron quedarse en las arenas de Joao Fernandes, frente el hotel. Pidieron dos reposeras y una mesa. Con lona y equipo de mate, se instalaron allí dispuestos a pasar el resto del día. Ninguno se atrevió a entrar al mar porque oyeron que alguien comentaba que las aguas estaban todavía demasiado frías. Hubo besos y mimos, la lectura de algún libro, pero poca charla. Y el bronceado duró hasta que algunos turistas argentinos invadieron las playas y empezaron a sentirse intimidados por las miradas. Instante en que Cabré y Cherri decidieron levantar campamento.

VOLVER…
El martes a las 7:30 se terminó la aventura. En Pol-ka los esperaba la rutina: doce horas de grabación y las escenas en que Ana (Agustina) y Pablo (Nicolás) se aman, pero para la ficción. El libreto que día tras día van escribiendo para sus vidas dice que prácticamente están conviviendo y que planean irse a vivir juntos muy pronto. Mucho antes de lo que todos imaginan.

Pablo Procopio
fotos: Alejandro Carra (enviado especial a Buzios)

 
   
Comentario
Sé el primero en dejar un comentario.
Chapita
 Chapita
Enviar Comentario
Ver Comentarios
Ver Notas Relacionadas
Chapita