Personajes
Florencia Gómez Córdoba

"Las siliconas hicieron que me sintiera más mujer"

Es una de las morochas argentinas más sensuales. Tiene 23 años, curvas latinas naturales -a excepción de las lolas- y rasgos exóticos. A los 15 la descubrió una agencia mientras trabajaba como cadete de una rotisería. Hoy triunfa en su país y en el exterior, y sueña con verse en televisión.
Su carrera comenzó por azar, como la de tantas modelos. Tenía quince años y la vida normal de cualquier chica de clase media. Trabajaba de cadete en la rotisería de su papá. "Casi todos los días me tocaba llevar comida a la agencia Elencos y un día me propusieron trabajar como modelo. Al principio no quería, pero mirá hasta dónde llegué…". Y no quedan duda s de que Florencia Gómez Córdoba (23 años, 1,73 de altura, 90-62-87 de contornos) llegó. Hoy es una de las morochas más sensuales de la Argentina e integra el staff de Dotto Models. Es explosiva: piernas largas, cola perfecta, boca carnosa (y natural, asegura ella), delantera prominente (con ayuda de un cirujano plástico), rasgos exóticos.

"El 2002 fue mi año", arranca solita. Además de varios desfiles y trabajos en distintos países de Latinoamérica, Florencia dejó a todos boquiabiertos -especialmente a los automovilistas que vienen al centro porteño por la avenida Lugones- con la campaña de Paula Cahen d´Anvers. "Con poca ropa y en actitudes muy hot… Yo era muy tímida, pero me acostumbré a cambiarme en cualquier lado y a mostrar mi cuerpo. Por suerte, mi novio no es celoso, si no imaginate", cuenta.

Su vida se reparte entre las pasarelas, los estudios fotográficos, la facultad (cursa el segundo año de Periodismo en la Universidad del Salvador) y la convivencia con Alberto González (38, consultor de negocios). "Con el Negro hace tres años que estamos de novios y dos que convivimos". Respecto de sus estudios, dice: "Este trabajo me dio muchas satisfacciones, pero me sentía un poco vacía a nivel intelectual". Para el futuro, no descarta trabajar en la televisión, la radio o el periodismo gráfico.

A la hora de la seducción, ella cree que su fuerte es la boca: "Siempre tengo que explicar que es natural, sin cirugías. Nací con esta boca y cuando era chica me acomplejaba bastante". Se operó las lolas hace dos años. "Pero no me importa decirlo. Las siliconas hicieron que me sintiera más mujer… Todas tendríamos que nacer con lolas, porque es el rasgo más femenino que hay. A mí, el retoque me dio mucha seguridad".

-¿Estás cómoda en tu lugar de morocha argentina?
-Totalmente. Las rubias son llamativas, pero más insulsas. En cambio las morochas somos sensuales y exóticas, tenemos fuerza y curvas. Yo soy una mezcla explosiva de mujer latina y europea.

por María Noel Alvarez
fotos: Christian Beliera
producción: Sofía Delger y Mercedes Ugarte
(peinó Juan Manuel para Roberto Giordano. Agradecemos a Paula Cahen d´anvers, Xtasis, Luna Garzón, Ricky Sarkany y Hilton Health Club, Puerto Madero)

Te podría interesar: