Pancho las prefiere jovencitas

 
Su nueva novia se llama Carolina Gimbutas, tiene 22 años, 1,71 de altura y 87-60-89. Desde Navidad, comparten trabajo y amor en la chacra La Fontana.
Recomendá Ésta Nota
Dejá un Comentario
Enviá un Mensaje al Editor
Imprimí Ésta Nota
 

Diosa del Este en el Este

 
Hija de un lituano y nieta de un yugoslavo, Carolina nació y se crió en Lomas de Zamora. "Cada día de mi vida agradezco tener trabajo para poder ayudar económicamente a mis padres", confiesa.
Notas Relacionadas
  
“Soy un obsesivo como Bielsa, y me gusta ganar a cualquier precio, como Bilardo”
El manager de modelos se compara con el director técnico de un equipo de fútbol.
 Separador 
“Hace veinticinco años que no me tomo vacaciones”
El manager de las modelos más atractivas del país visitó la Riviera Maya junto a 25 integrantes de su staff.
 Separador 
“Pancho se dedica a los desfiles de modelos y yo a los desfiles militares”
Mario Gabriel, hermano de Pancho, alcanzó el grado de general de brigada en una ceremonia presidida por Cristina Fernández de Kirchner.
 Separador 
Un día entero en la chacra de las diosas
Una periodista de GENTE pasó un día entero en la chacra de sus diosas y le cuenta qué hacen.
 Separador 
“Nunca pensé que llegaría a los cincuenta”
Cumplió 50 años y los celebró con una súper fiesta. “Ahora quiero volver a enamorarme”, confió.
Chapita
 
Pancho Dotto

Novia último modelo

El empresario que maneja a las argentinas más top ha vuelto a reincidir en temas del corazón. Como Elizabeth Márquez, Daniela Urzi o Dolores Barreiro, Carolina Gimbutas también cayó bajo la seducción de su jefe. El le lleva 24 años, pero aclara: "Yo sé que la gente me va a criticar, pero la verdad es que con Caro nos queremos".
 
Ojos turquesas. Cara increíble. Medidas de diosa: 87-60-89. Altura ideal: 1,71. Además, 22 años. ¿Nombre? Carolina Gimbutas. También se puede contar que trabaja como modelo desde hace cuatro años, que hizo comerciales, gráficas y que… Está de novia . Sí, sí, de no-via. ¿Quién es él? Su jefe: Pancho Dotto (46 años, o 24 más que ella).

Caro, como la llaman sus íntimos, tiene todo lo necesario para ser una top y también muchas ganas de desplegar sus dotes de chica 10. Condiciones no le faltan: además de las físicas -obvias a esta altura-, ella es superfemenina y dueña de una fuerte personalidad ("Es tranquila pero no se deja pasar por encima", cuenta su novio). Además, posee una seductora mezcla de chica de barrio (nació y se crió en Lomas de Zamora), pero con un toque de charme. "Cada día de mi vida agradezco tener trabajo para poder ayudar económicamente a mis padres, y devolverles así un poco de lo que me dieron en la vida". Su familia, tan importante para ella, se compone de su madre Lidia (hija de yugoslavos, ama de casa), su padre Wilson (lituano, mecánico de profesión) y su hermano Diego, de 24 años, también mecánico, que -según Caro- "debería ser modelo porque es un bombón, pero se niega. Dice que esto no es para él", cuenta con cariño.

Como tantas otras, empezó en esta profesión de modelo casi por casualidad. "Un conocido me recomendó a una persona que trabajaba en una agencia de modelos chica y fui. Empecé sin ninguna pretensión, a los 17 años, mientras terminaba el secundario, y a los dos meses hice mi primer comercial", cuenta. Muchos le decían que ella estaba para más. Un día, en agosto de 2000, se animó a probar suerte: fue a la agencia de Dotto, donde le hicieron un casting, y allí se quedó. 

En realidad, Carolina no sólo entró a la agencia, sino que hace unos meses (ninguno de los dos sabe especificar cuántos, "tres o cuatro", dirán) empezó una relación con su jefe, Pancho Dotto. El será el primero en atajarse y aclarar: "Yo sé que la gente me va a criticar: que salgo con una chica mucho más joven, que es modelo de mi agencia y cientos de etcéteras. Pero la verdad es que con Caro nos queremos y estamos cada vez mejor, más allá de los 24 años que le llevo. Si dentro de un tiempo ella se va con uno más joven, me la tendré que bancar", explica y se ríe. Carolina también tiene algo que decir al respecto: "Por su profesión, la gente tal vez piense que Pancho es frívolo e insensible. Pero no, en él encontré un ser muy humano, muy generoso y superdivertido. ¿Qué fue lo que más me conquistó? Su mirada, era diferente de la de todos. ¿La diferencia de edad? No me importa nada. Su amor me hace feliz y con eso me alcanza".
María Calatayud
producción: Sofía Delger
fotos: Santiago Turienzo
(agradecemos a Kosiuko)
 
   
Comentario
Sé el primero en dejar un comentario.
Chapita
 Chapita
Enviar Comentario
Ver Comentarios
Ver Notas Relacionadas
Chapita