El hijo de Dios

 
El bebé de 11 meses tiene el ADN del padre y la fisonomía de su abuelo, don Diego. El nene conoció el mar el domingo 12 de enero.
Recomendá Ésta Nota
Dejá un Comentario
Enviá un Mensaje al Editor
Imprimí Ésta Nota
 

El niño y el mar

 
Dieguito, impresionado por el océano. Por la tarde, Verónica bajó a la playa junto a su cuñada Heidi y Vanesa, la mujer del Chino Maradona. Ella fue quien golpeó a Oliva en Año Nuevo.
 

Magnetismo maradoniano

 
Ojeda bajó a caminar por la playa en La Caseta junto a su hijo, y la gente se agolpó para pedirle autógrafos. Por la tarde, la mamá le puso una capucha para protegerlo del viento.
Notas Relacionadas
  
“Siento que voy a tener otro varón”
El sábado asistió en Ezeiza a los festejos del Día de la Mujer, junto a su hijo Diego Fernando, y mostró su pancita de tres meses.
 Separador 
“Diego todavía no llamó al nene por el cumpleaños ni lo vio patear una pelota”
Después de festejarle el primer año a Dieguito, la ex mujer de Maradona se hizo una ecografía que determinó que lleva diez semanas de gestación.
 Separador 
“Soñaba formar una familia con Diego, pero hoy sólo pienso en Dieguito y mi embarazo”
A pesar de su pancita de un mes y medio, apenas llegó de Dubai se puso a organizar el primer cumpleaños de su hijo, Diego Fernando.
 Separador 
“Diego siempre me dice que me ama pero que no puede estar conmigo”
La ex mujer de Maradona estaría nuevamente embarazada del mejor jugador de todos los tiempos.
 Separador 
“Ahora sí me gusto cuando me miro en el espejo”
Dieciséis meses después de separarse de Diego Maradona, y nueve de ser madre, Verónica presenta su nueva figura.
Chapita
 
VERONICA OJEDA

“Ojalá que Diego venga al cumple de su hijo. Si no, ¡él se lo pierde!”

La ex de Maradona se instaló en Mar del Plata con Dieguito Fernando (que el 13 de febrero cumple un año), sus padres, la familia de su hermano y los sobrinos del Diez. Acepta que existió el escándalo con Rocío Oliva en Año Nuevo y asegura: “Nunca voy a perdonar a alguien que insultó dos veces a mi hijo”.
 
Dieguito Fernando Maradona (once meses: nació el 13 de febrero pasado a las 23.57) observa por primera vez el Atlántico con esos ojitos achinados (herencia irrefutable de su abuelo paterno) y siente algo parecido al pánico o la ansiedad. Al menos es lo que transmite el aleteo de sus pies y de sus manos. “Es la primera vez que viene al mar. Quería que sintiera el contacto con la arena y el agua”, cuenta su mamá.

El viernes 10 de enero por la noche, Verónica Ojeda se instaló en una casa del barrio Alfar con toda su familia. ¿Cómo se conforma la troupe que llegó directamente desde Ezeiza? Sus padres, Carlos y Rufina, y su hermano Fernando junto a su mujer Heidi y su hijo Tiano de nueve años. Pero vale aclarar algo: Dieguito Fernando no es el único Maradona en la expedición estival. Es que, en sus ocho años con Diego, Verónica entabló una gran relación con la familia del mejor futbolista de todos los tiempos. Por eso, en los primeros días de vacaciones se sumaron el Chino Maradona, sobrino de Diego, y su mujer Vanesa. “Vero es nuestra familia”, aclaran ellos. Esas mismas palabras fueron las que usó Vanesa en Año Nuevo, después de aplicarle un correctivo a la actual pareja del Diez, Rocío Oliva.

Fue de dominio público: las primeras horas del año comenzaron con una fuerte discusión en la casa de don Diego. ¿El motivo? “¡¿Qué hace este pendejo acá?!”, habría dicho Oliva cuando vio a Dieguito en brazos de sus familiares, lo que desató la ira de sus tíos y sobrinos y el cachetazo a mano abierta de Vanesa. Ahora, en su carpa de La Caseta, una de las playas top del Sur de Mar del Plata, Vero nos cuenta su versión.

–Es raro que hayas ido a saludar a la casa de los Maradona en Año Nuevo con Rocío Oliva presente.
–Fui porque me lo pidió su padre. Yo no puedo estar pensando a quién le cae bien o mal. Además, toda la familia de Diego tiene una gran relación conmigo. No era un territorio hostil para mí. Y nosotros hemos estado cada Año Nuevo. Incluso, en alguna ocasión estuvieron hasta Claudia, Dalma y Gianinna, y nunca hubo un inconveniente de este tipo. Pero bueno, esta chica insultó a Dieguito y la sobrina de Diego le pegó una cachetada.

–¿Vos estuviste cara a cara con Rocío Oliva aquella noche?
–Sí. Cuando me iba, le dije que era muy poco inteligente y maleducada. No puede hacer un escándalo en una casa ajena. Pero es una persona que tiene esta parte hueca (se apunta la sien). Después del altercado con Vanesa, ella hablaba con términos raros, de poca clase y educación: “Me las banco una por una a todas éstas”, decía.

–Ella dijo que Maradona no iba a venir al cumpleaños de Dieguito.
–¿Y quién es ella para meterse? Lamentablemente, tiene que saber que él tiene un hijo y que por más que quiera no los va a poder separar.

–¿Te dolería que Diego no estuviera en el primer año del hijo de ustedes?
–Mirá... A mí me encantaría su presencia. Pero si no viene, el que se lo pierde es él.

–¿Te gustaría que fuera un padre más presente?
–Claro que sí, pero yo no le reclamo nada. Porque yo sé cómo es él, una persona muy especial. Cuando viene a Buenos Aires pasa a ver al nene cuando quiere. Y así está bien, no le reclamo nada.

–¿Hasta dónde te afecta todo lo que pasó con Rocío Oliva?
–Ya está superado. Lo único que no voy a tolerar es que insulte a Dieguito. Por eso, ya hablé con mis abogados. La primera vez fue cuando lo agredió por Twitter, diciendo que es “un gordo feo”. No puede meterse con una criatura. Una persona adulta, con educación, no lo haría. Y si fuera inteligente no reaccionaría así.

...................................................................................

Carlos Ojeda fue el encargado de acondicionar la casa familiar del barrio Alfar para la estadía de sus hijos y sus nietos. Verónica y Dieguito arribaron a La Feliz el viernes por la noche, pero recién el domingo fueron a la playa. La idea de la ex de Diego es quedarse unos diez días en Mar del Plata, disfrutar de la playa junto a su hijo y la familia y asistir a las obras de Carmen y Moria, Sor-presas y Brillantísima. El plan inmediato al descanso es regresar a Ezeiza para organizar el primer cumpleaños de Dieguito. “Eso es lo más importante en mi vida hoy. Después del cumple voy a ponerme a trabajar en el spa”, cuenta.

El sábado por la noche, la familia Ojeda fue a comer a una parrilla. Después de la cena, Carlos y Rufina, los padres de Verónica, se llevaron a su nieto. “Fue mi primera salida nocturna desde que soy mamá”, cuenta. –¿Vas a invitar a Dalma y a Gianinna al cumple de Dieguito?
–Sí, claro... ¿Por qué no? A mí me gustaría que el nene tuviera una buena relación con sus hermanas. Ellas no lo conocen y yo quiero que se haga ese encuentro. Sé que en algún momento se va a dar. Me encantaría que el día de mañana Dieguito también tenga una relación con Benjamín. El día que quieran, dejaremos nuestras diferencias y les voy a llevar al nene. Sin prensa ni nada. Eso sí: me van a tener que bancar a mí.

–Sabés separar las cosas.
–Me gustaría que todo se arreglara, por mi hijo. Sé que hubo diferencias, pero también que el diablo metió la cola para agrandarlas. Con la única que no voy a tener nunca un acercamiento es con Rocío Oliva, porque insultó a mi hijo y eso no se lo voy a permitir a nadie.

–¿Dieguito Fernando reconoce a Diego como su padre cuando lo ve?
–¡Sí! ¡Es increíble, porque cuando lo agarra alguien que no conoce se pone mal! Y con Diego se queda lo más bien. Yo le digo a Diego: “Es la sangre, no hay otra”.

–¿Y vos estás más abierta a enamorarte?
–Más adelante. Hoy mi vida es mi hijo. Es que fueron ocho años de una convivencia muy intensa, veinticuatro horas por veinticuatro, pegados. Es como la vida de ciertos animales: cada año vale por siete. Ahora quiero disfrutar de mi familia, mis padres, mis hermanos y que ellos disfruten a Dieguito.

–¿Te arrepentís de haberle entregado tu vida a Diego?
–No. Era amor, Diego era mi vida, era todo para mí. Creo que fue el gran amor de mi vida. Estamos desde mis 24 años...

–¿Creés que algún día volverán a estar juntos?
–No lo sé, pero no lo descarto. Hoy tenemos una relación bárbara, muy sana. Cuando me vio después de un tiempo me elogió, me hizo piropos y me tiró algún tiro. Pero es parte de su esencia. Lo importante es que Diego es el papá de mi hijo. Vamos a estar unidos toda la vida.

Por Julián Zocchi. Fotos: Enrique García Medina.
 
   
Comentario
De: KARICARRIZO
Publicación: 22/01/14
MARADONA
VERÓNICA DEJÁ DE MENDIGAR AMOR Y ACERCAMIENTO DE ESA FLIA PARA TÚ HIJO,DISFRÚTALO VOS CON LOS TUYOS ,Y LOS OTROS Q SE REVUELQUEN EN EL LODO Q VIVEN..POBRES NIÑOS RICOS.............. .
Chapita
 Chapita
Enviar Comentario
Ver Comentarios
Ver Notas Relacionadas
Chapita