Personajes
MORIA & HELENA

“Mi nieta es mi verdadero contacto con la realidad”

Moria pasó una semana entera junto a su nieta en la casona de 400 metros cuadrados que alquiló en Mar del Plata. “Este rol no se aprende, es algo que nace de forma natural”, dice la diva, quien disfruta que la llamen abuela. Sin embargo, la hija de Sofía Gala prefiere decirle “Mo”.
Moria ya no es la reina. Al menos por un rato. Más exactamente, por una semana. En estos días, la que reparte todas las órdenes dentro de la casona que alquiló en la zona norte de Mar del Plata se llama Helena y tiene tres años. “Eso es carne, no es una comida para niños”, dice. “Esto no es un cuento, es un invento tuyo”, agrega la pequeña, que ahora se baña en la pileta con su abuela y demanda un poco de fruta. Así son los días de Moria Casán en La Feliz. La última semana de enero viajó hasta Buenos Aires para traer a su nieta Helena. Por eso, la diva acondicionó su morada de 400 metros cubiertos, cinco cuartos y un quincho súper moderno con deck a la pileta para recibir a la estrella de la casa.

La foto de las dos en la pileta es la imagen que completa la vida de Casán, que tiene tiempo para todo: trabajar todas las noches en el teatro con La revista de Buenos Aires, uno de los grandes éxitos del verano, si es necesario hacer algún acto de presencia nocturno y levantarse temprano para estar con su nieta. “No necesito dormir demasiado, con seis horas me alcanza. Trato de estar todo el día con ella: me acompaña al teatro”, cuenta la actriz en los pasillos del Tronador.

CABLE A TIERRA. “Yo soy un teflón, mujer vaselina. Todos los conflictos que aparecen en la semana son parte del show. No compro lo que vendo y no miro televisión: yo hago la televisión”, dice Moria. Aunque agrega: “Mi verdadero contacto con la realidad son Helena, Sofía, mi familia. Hoy lo único que me importa es estar con mi nieta; no tengo otra cosa más importante que hacer”. Por eso, esta semana Moria tuvo dos trabajos: el teatro, como prácticamente todas las noches de su vida desde hace cuatro décadas, y ese nuevo oficio que comenzó hace tres años, con el nacimiento de su nieta.

Helena llama a su abuela por su nombre o con el apócope, “Mo”, aunque la diva jura: “No tengo problemas de que me digan abuela; es más, me encanta. Ser abuela es una de las cosas más lindas que me pasaron”, acepta MC entre los suyos. Para terminar, una definición de Moria sobre la niña, que ya es vegetariana por elección: “Helena es divina, súper creativa y muy histriónica. Habla perfecto y tiene un vocabulario súper enriquecido. Ser abuela es un hecho natural, me fluye. Igual que mantenerme en la cima del espectáculo: lo hago desde hace 40 años”.
Por Julián Zocchi. Fotos: Matías Campaya.

Te podría interesar: