Personajes
MARIANA FABBIANI

Mamita full time

Mientras evalúa cómo será su futuro laboral en este 2012, la nieta de Mariano Mores disfruta de un presente pleno en las playas de La Mansa, junto a su beba Matilda y su marido, el productor Mariano Chihade.
Hace un mes, tras despedirse de RSM, el ciclo que condujo durante siete años en las noches de América (y que fuera reemplazado por Medios locos), Mariana Fabbiani (37) imploraba: “¡Necesito descansar!”. Y lo bien que hizo en frenar, barajar y dar de nuevo. Mientras evalúa qué hará con su carrera (“todavía no hay nada concreto”), la chica de sonrisa dentífrica y cara del sale de Falabella le pone el cuerpo al sol y se dedica a lo mejor que sabe hacer puertas adentro: “Disfrutar de mi hija y mi familia”.

Por eso, las hojas del calendario vacacional van pasando con la suavidad de la brisa esteña para la ganadora de dos Martín Fierro, que (¡ojo!) también recibió ofertas para conducir un semanal en Telefe. De noche consulta con su almohada. De día es todo disfrute junto a su beba, Matilda (1) –o mejor dicho, La Pipita, como la llama ella cariñosamente– y su marido, el productor de televisión Mariano Chihade (36). Y así se divierten mamá e hija, jugando a orillas de las serenas olas de La Mansa: mimos y chapuzones con protección solar absoluta, claro.

Dueña de un cuerpo escultural, Fabbiani, además, estrena en las arenas de Punta su nueva delantera con un diminuto bikini que lleva orgullosamente a un año de la maternidad. La conductora, que se hizo las lolas en agosto pasado –aunque siempre se manifestó en contra de las cirugías–, había dicho: “No lo pensaba decir, porque me puse muy poquito y la idea era que nadie se diera cuenta. No tener no me parecía un problema... Pero después del embarazo y dar la teta, había que hacer algo. ¡Fue una cuestión de supervivencia!”. En efecto, y como revelan estas fotos, sólo se trata de un retoque sutil, perfectamente armónico con su figura.


¿Cuál es uno de los temas que interesan más a la conductora y mamá, que esta semana celebró su cumpleaños en familia? Por cierto, no es la decisión que debe tomar respecto de su futuro laboral, sino el dilema por excelencia: saber cuándo dejará los pañales La Pipita, que en abril cumplirá dos años. Después de todo, no hay rol más importante en la vida de la talentosa Mariana que el de mamá: “La Pipita me llena de felicidad. Cada vez que la veo sonreír o jugar me siento completamente realizada como mujer”. Lo que se dice, toda una mamá feliz.

Por Mercedes Funes. Fotos: Alejandro Carra.

Te podría interesar: