Hoy puede ser una gran noche. Comida a solas en Gardiner, mucho mimo y –como no podía ser de otra manera– paparazzi esperándolos en la puerta del restó. Viviana y Sebastián se conocieron el 3 de octubre a través de una cita “casi a ciegas”, arreglada por amigas en común.
Recomendá Ésta Nota
Dejá un Comentario
Enviá un Mensaje al Editor
Imprimí Ésta Nota
 

 
El elegido. Alejandro es arquitecto, autor y director de televisión de éxitos como La Argentina de Tato –y otros ciclos de su padre–, Tiempo final y La Cajita Social Show, y actualmente escribe su columna de humor político en Clarín.
Notas Relacionadas
  
Viviana Canosa: “A los 40 descubrí una conexión perfecta entre el amor y el sexo”
Intima, la anfitriona de Zapping (América) habla con Revista Gente de su regreso a la tele y del amor.
 Separador 
“Martina recibe una mamá mejorada mental y emocionalmente”
“Presentar a mi hija es homenajear a toda esa gente que me quiere, me pregunta por ella y hasta la bendice en la calle”.
 Separador 
“Ya estoy preparando el ajuar para mi noche de bodas”
Su casamiento la tiene a mil: busca vestido, arma la fiesta en una estancia, termina con la lista de invitados y organiza la luna de miel.
 Separador 
“Hoy no cambio el sexo por ningún éxito televisivo”
El amor, el sexo, la soltería... Un diccionario completo para entender la nueva versión de la conductora.
 Separador 
Viviana Canosa
La diosa de los chimentos se vistió de conejita para una superproducción de GENTE.
Chapita
 
CANOSA & BORENSZTEIN

"Estamos muy enamorados”

“Estoy soltera pero no sola”, le dijo Viviana a GENTE hace dos semanas. Hoy, imágenes exclusivas lo confirman. La conductora y Alejandro Borensztein (53) –hijo mayor de Tato Bores– cumplen 50 días de apasionado romance. La intimidad del encuentro, las presentaciones familiares y los planes de recibir juntos un prometedor 2012.
 
Mientras avanzaba, pensó: “Si me aburro, al menos estoy a dos puertas de casa”. Estaba agotada y sólo quería librarse de la laringitis que cargaba hacía días. Entonces lo vio, sentado en la mesa acordada del lobby bar del Alvear Palace Hotel, más alto de lo que creía y “mucho más guapo” que en la foto de Google. El le corrió la silla y halagó su sonrisa. Ella supo que esa introducción prometía. Paradójicamente, algunas horas antes había presentado su libro Basta de miedos. Los párrafos que en él plantean su nueva filosofía de amor y conquista ya resultaban buenos presagios entre el cortado y el Etiqueta Negra. Así se conocieron Viviana Canosa (40) y Alejandro Isaac Borensztein (53) el 3 de octubre a las 20:07, en una cita casi a ciegas.

TRES DIAS ANTES. Comida de amigos de la que participaban, entre otros, empresarios como Gustavo Mascardi. En tren de confesiones, Borensztein deslizó sin timidez: “¡Cómo me gusta la Canosa!”. El comentario disparó la mirada cómplice entre su mejor amiga y la mejor de Viviana. “Tienen que conocerse”, invitó una de ellas. Según un comensal, Alejandro agendó el número de la conductora en su celular, para usarlo 72 horas después. Allegados aseguran que ella sólo sabía que se trataba de “el hijo de Tato Bores”, y casualmente, se había hecho adicta a las columnas de humor político que él escribe en Clarín. “Apenas se presentó, le contó que hacía tiempo intentaba conocerla. Que la veía más linda, más profunda y más interesante –reveló un amigo de Canosa–. Desde aquel primer encuentro, jamás pudieron separarse”.

CUATRO PASIONES EN COMUN. “Ella dice que se redescubren todos los días”, disparó una amiga. En esas horas de tertulia, cuatro son los ejes recurrentes: el dibujo, la escritura, el fitness creativo y la política. Hace poco, Canosa retomó un viejo hobby: la plástica. Ya no dibuja caballos en forma compulsiva como en su infancia, pero lo hace con el mismo motor: la liberación. Y Alejandro tiene una libreta de diseños y “ensayos gráficos”, un pasatiempo que se desprende de su profesión: la arquitectura. Libreta parecida a la que Vivi guarda en su mesa de luz, en la que vuelca emociones. El declaró en su última entrevista: “Siempre escribí, incluso textos para mí que jamás publicaría”. Amigos en común revelan que se intercambian escritos, que analizan con gracia y fascinación. Por lo general, cada mañana, Viviana emprende caminatas desde el estudio de radio donde conduce Hoy puede ser un gran día (Vale 97.5) en compañía de sus productoras, con quienes van ideando los contenidos del día siguiente. Borensztein toma el footing diario –alrededor de la cancha de Polo de Palermo, por donde vive– como una instancia creativa. “En ese momento se me ocurren miles de ideas”, suele decir. Por último, la política. Objeto de crítica y humor para él –desde los tiempos en que era guionista de su padre–, y una vocación cada vez más fuerte para ella. “Sé que la política será parte de mi futuro, porque me apasiona”, reveló Viviana a GENTE. Como también: “Cristina es una mujer brillante, una militante como ningún otro en este momento”, frase que él cuestionaría como reconocido opositor. “Tal vez el único punto en el que no llegarían a total acuerdo”, dijo una fuente entre carcajadas.

YENDO DE LA CAMA AL LIVING. Pero con stops en la cocina. “No salen de la casa de Vivi –el nuevo departamento de avenida Alvear–. Recién el sábado 5 de noviembre hicieron su primera salida pública, a un restaurante de la Costanera”, reveló una amiga. “Ella lo recibe espléndida, pero a los diez minutos se calza su monito de algodón. El le cocina milanesas y se llevan las bandejas a la cama, con un buen malbec, las perras –Thila y Negrita Amor– y varios libros y películas. Así pasan los fines de semana en los que, por supuesto, no faltan las horas de pasión ni la patisserie de La Bourgogne para reponer energías”, afirma. “Cuando siento conexión, en la cama no me importa nada. El sexo para mí es sinónimo de vitalidad y energía creativa”, confesó Canosa a este medio. Sus amigas comentan: “Está muerta con la ternura y la caballerosidad de ese hombre. Y él muere por su sensibilidad. No olvidemos que la conoció en el momento más vulnerable, tras su separación del conde Bruno Laurent Philippe Barbier”.

50 DIAS DE ROMANCE. “Exitosa”. Así calificaron sus amigos la presentación de Viviana con Julián (21) y Manuel (13), hijos de Alejandro y la recordada abogada y panelista de TV Merlina Licht. “Se vieron dos veces y pegaron súper onda. Los chicos están contentos, porque ven feliz a su papá”, agregaron. Al parecer, el incipiente grupo “familiar” estaría proyectando recibir el 2012 en Punta del Este. “Me divierten los adolescentes. Me gustaría ser mamá, pero eso lo dejo en manos de Dios. Llegado el caso adoptaré o aceptaré como propios los hijos del hombre que ame”, confesó la conductora. El 14 de noviembre se animó a hacer público su romance: está feliz. Hace poco, cuando Viviana fue entrevistada por GENTE admitió: “Estoy soltera, pero no sola”. Por ese entonces llevaba 35 días con Alejandro. Y tal vez, pensando en él, confesaba: “Hoy vivo el amor con los ojos abiertos: conociendo defectos, virtudes, sin idealizar ni intentar cambiar o ser cambiada. Mi objeto es encontrar a un hombre para siempre, que sepa quién es, por qué quiere estar conmigo, que me dé un sexo increíble, con inteligencia, detalles y mucho humor. Sé que estoy a punto de comenzar una gran historia de amor”.

Por Sebastián Soldano. Fotos: Enrique Medina
 
   
Comentario
De: Carlos
Publicación: 19/06/13
volve prontoo!!!!
Vivi se te extraña mucho en la tele, volve prontoo!!!!
Chapita
 Chapita
Enviar Comentario
Ver Comentarios
Ver Notas Relacionadas
Chapita