De re-mate

 
El haberse caído de un caballo le valió desplazamiento de discos, fractura de sacro y edema óseo. Pero también 30 minutos diarios de “freno” para sesiones de magnetoterapia, que disfruta en su cuarto. “Nada me relaja más que mi cama”, dice en el único momento disponiblepara esta nota.
Recomendá Ésta Nota
Dejá un Comentario
Enviá un Mensaje al Editor
Imprimí Ésta Nota
 

 
“Tinelli hizo que mi intimidad con Martín (Campi) sea un ‘cuando se puede’. Pero le pongo onda, porque si no tenemos esos encuentros día por medio, me hace mal”
 

Seis hacia ­­­el altar

 
El matrimonio planifica su próxima boda en un reconocido hotel de Los Cardales. Mientras pasean por el barrio de Belgrano –donde viven–, fantasean junto a los chicos con el momento en que los seis –más Santiago, el perro– caminarán hacia el altar.
Notas Relacionadas
  
Denise Dumas
La conductora devenida bailarina se animó a una producción delicada y sugerente.
 Separador 
Denise Dumas
Tiene 28 años y generosos 93-62-93. Aquí, la vedette de Nito posa sin pudores.
Chapita
 
DENISE DUMAS

“La clave de mi éxito es ser tal cual soy: ridícula y resignada”

Es la elegida por Marcelo Tinelli, no sólo para conducir tres de sus ciclos –Este es el show, Sábado show y Cantando 2011–, sino también para reírse con ella en la pista de Bailando. “Soy su capricho y su bufón”, define. Hoy siente que concretó su sueño, planea volver a casarse con su marido y ser mamá por cuarta vez. En medio de su vorágine diaria abre las puertas de su casa para compartir su intimidad.
 
La alarma taladra a las 7.14 –aún no sabe cómo sumar un minuto al despertador–. Tras intentar coordinar un desayuno, acompaña al colegio a Isabella (9) y a Santino (7), sus hijos mayores. Corre a la sesión de stretching, obligada por su lesión más reciente en la espalda, ocupando el tiempo del ensayo de Bailando. Regresa a casa, y mientras se aplica calor en la zona afectada, prepara a Emma (5), la menor, para llevarla al Jardín en su camino a El Trece. Por la tarde, aún con el make up de tres horas de programa en vivo y antes de ir a Ideas del Sur para grabar un segmento del ciclo que conduce los sábados, deja al varón en Taekwondo y a su perro Santiago en la veterinaria, porque se tragó una pila. Si se estresó leyendo esta rutina, no quiera imaginar lo que costó encontrar turno para esta entrevista. La charla durará lo que dure la sesión de magnetoterapia. Luego emprenderá su marcha hacia la comida familiar que coronará su día.

DENISE D.I. (DESPUES DE IDEAS). En marzo de 2010 llegó para reemplazar a Carla Conte en Este es el show, por sugerencia de su amigo José María Listorti y aprobación de un Marcelo Tinelli “a quien habrán agarrado borracho o saliendo de su curso de respiración”. En diecisiete meses, Denise Dumas (35) se quedó con la conducción de la mitad de los ciclos producidos por Ideas del Sur. La rutina fue vistiéndola de “antihéroe nacional” y la consagración popular no le dio alternativa: “Hoy soy el capricho del conductor en la pista de ShowMatch”.

LO SEDUJO. “A principios de año cometí un gran error. Les pedí a los productores: ‘Si Tinelli pregunta por mí, díganle que no quiero bailar’”, declara sobre su forzado destino. “Di en su trauma: él jamás resiste un ‘no’. Le planteé seriamente: ‘No me queda energía, no sé bailar y tengo una familia. Si no me ocupo de ella, no funciono en la vida’. Nada de eso le importó. Me angustié tanto que mi marido me dijo: ‘Si está empecinado, busquémosle la vuelta para divertirnos, porque no vas a zafar’. Hoy soy el bufón de Tinelli. Sé que lo que más le seduce de mí es que no tengo drama en ser tal cual soy: una ridícula expuesta y resignada”, comenta. “En Bailando no tengo nada que perder. Si pongo el cuerpo es sólo para divertirme sin necesidad de mostrar la cola o pelearme con alguien. No me exijo ni me censuro. Vengo a ser algo así como el cable a tierra del certamen. Caigo a cada gala con la realidad de muchas mamás: retrasada por piojos y deberes, las raíces crecidas y las várices de tanto conducir. Encima, me toca el HD!”.

LO ENFRENTA. Tras no haber podido validar su primer y fundamental “no”, Denise dice haberse puesto firme para otros “noes”, que le dieron impunidad para “los cachetazos”. “A Marcelo le aclaré: no va el corte de pollera, no voy a perdonar ni esa actitud de ‘no sé qué hacer porque Coki (Ramírez) me acosa y Larissa (Riquelme) también’, ni la canchereada de traer a Ginóbili para embocarla por él”, desliza con gracia. Y una noche, entre burlas en ambas direcciones, Dumas fue elegida para desmitificar el famoso cuarto piso. “Me metió en el ascensor, lookeada como un avatar, íntegramente pintada de azul. Al bajar se hizo el canchero diciendo: ‘Uy... Mirá cómo me dejaste, todo pintado’. Me puse enfrente y le dije: ‘Conmigo no te equivoques’. Le corté su mayor vicio, el de hacerse el galán”.

Leé la nota completa en la revista Gente de esta semana.
Por Sebastián Soldano. Fotos: Christian Beliera.
 
   
Comentario
De: marce
Publicación: 02/04/12
denise la fea
que se vaya, no quiero que esté en este es el show,es cansadora y falsa.no tiene que andar diciendo por ahí lo gran madre que es ,porque no es la única.mejor que los siga cuidadando como corresponde y la mantenga el marido,otro pavo.que ni gracia hacen sus chistes.
Chapita
 Chapita
Enviar Comentario
Ver Comentarios
Ver Notas Relacionadas
Chapita