La despedida

 
Incansable, la Presidenta se mantuvo casi todo el tiempo de pie al lado del féretro de su marido.
Recomendá Ésta Nota
Dejá un Comentario
Enviá un Mensaje al Editor
Imprimí Ésta Nota
 

Todos con él, todos con ella

 
Funcionarios, ministros, secretarios, gobernadores y dirigentes acompañaron el ataúd durante las 26 horas que duró el velatorio y consolaron a Cristina.
 

La vigilia del pueblo

 
Las puertas de la Rosada se abrieron a las 10 de la mañana del jueves. Decenas de miles de personas hicieron cola durante horas para poder entrar a despedir al ex presidente. Hubo organizaciones sociales, obreros, oficinistas, mucha clase media y, sobre todo, gran mayoría de jóvenes. La Plaza de Mayo estuvo colmada todo el día y se llenó de mensajes de despedida y de aliento para la Presidenta.
 

Un adiós eterno

 
Con el cuadro de Perón cuidando sus espaldas, Cristina se ubicó en la cabecera del féretro junto a sus hijos. Con el correr de las horas, y el calor de los mensajes, la formalidad se fue deshaciendo. La Presidenta se acercó a la valla, rompió la distancia con la gente, abrazó y besó a decenas de militantes.
Notas Relacionadas
  
“Me mueve el amor por el país: les pido que me acompañen”
La intimidad familiar en Río Gallegos y en Buenos Aires en el día de la reeleción de la Presidenta.
 Separador 
Los primeros días sin Kirchner
Más flaca, con la rutina de gimnasia y caminatas suspendida y la compañía de sus hijos en la Quinta de Olivos, la Presidenta encaró esta etapa de su vida “con firmeza”, según cuentan en su entorno.
 Separador 
Dolor y continuidad
En un conmovedor mensaje por cadena nacional, la primera mandataria agradeció el apoyo de la gente y las muestras de cariño.
 Separador 
Treinta y cinco años de amor
Se conocieron en septiembre de 1974 y se casaron seis meses después. Desde Santa Cruz construyeron sus carreras políticas y allí nacieron sus dos hijos, Máximo y Florencia.
 Separador 
Treinta y cinco años de amor
Se conocieron en septiembre de 1974 y se casaron seis meses después. Desde Santa Cruz construyeron sus carreras políticas y allí nacieron sus dos hijos, Máximo y Florencia.
Chapita
 
NESTOR KIRCHNER / 1950-2010

El dolor de Cristina, el sostén de todo un pueblo

Al día siguiente de su muerte, el jueves 28, comenzó oficialmente el funeral del ex presidente. Decenas de miles de personas se acercaron al Salón de los Patriotas Latinoamericanos de la Casa Rosada para darle su adiós. Sus hijos, Florencia y Máximo, contuvieron las lágrimas de la primera mandataria.
 
Eran las once de la mañana cuando Cristina se paró delante del féretro. Detrás de unos enormes anteojos oscuros, intentó disimular la pena indisimulable. Rodeó el ataúd, cerrado por orden directa suya, lo tocó despacio, como acariciándolo. Acomodó sobre él la bandera argentina, la banda y el bastón de mando de su marido. Y se paró en la cabecera, erguida sobre el cariño que empezó a inundar el Salón de los Patriotas Latinoamericanos de la Casa Rosada, convertido en capilla ardiente durante las 26 horas que duró el velatorio de Néstor Kirchner.

Después de la ceremonia íntima en El Calafate, la Presidenta se preparaba para recibir a decenas de miles de personas, que esperaron pacientemente para despedir los restos del ex presidente. Firmes a su lado, sus hijos la sostuvieron en el dolor. Joven, entera, casi estoica, fue Florencia la que consoló a su mamá en un tierno abrazo. Máximo, conmovido por el afecto, prácticamente no se movió del salón durante todo el velatorio. Asumió el rol de protector, escoltó a su madre y a su hermana y custodió a cada minuto el féretro de su padre. Infló el pecho, se emocionó hasta las lágrimas y estuvo atento en contener el dolor de su mamá.

El silencio inicial de la Rosada se fue quebrando poco a poco. “No llores, tenemos que ser fuertes”, le dijo Hebe de Bonafini a Cristina. La Presidenta rompió en llanto mientras colocaba sobre el ataúd de su marido dos pañuelos que le dejaron las Madres de Plaza de Mayo. Los ministros del Gabinete, los gobernadores, Estela de Carlotto y las Abuelas, los colaboradores más estrechos, los secretarios, los amigos de toda la vida, rodearon el féretro y acompañaron a Cristina. Alicia Kirchner, ministra de Desarrollo Social, hermana y fiel sostén del ex mandatario, tampoco se movió de su lado. Incansable, recibió con emoción las muestras de cariño y respondió a cada una con un gesto de agradecimiento.

UN SOLO GRITO. Apenas se conoció la noticia, la reja de la Casa Rosada se empezó a cubrir de cartas de despedida para el líder fallecido, y mensajes de aliento para Cristina. A medida que fueron pasando las horas, la sede del gobierno quedó prácticamente empapelada y las escalinatas empezaron a llenarse de coronas.

La explanada no dio abasto para contener los miles de flores que fueron llegando, enviadas desde los organismos oficiales, YPF, las 62 Organizaciones Peronistas, las Cámaras de Diputados de las distintas provincias, las embajadas extranjeras, los gobiernos de distintos países (entre los que se destacaban, a pocos metros, las coronas enviadas por el presidente norteamericano Barack Obama y el gobierno de Cuba a nombre de Raúl Castro), entre otros, y algunas de particulares. A la entrada de la capilla ardiente estaban la ofrenda de flores que hizo llegar Diego Maradona.

En el Salón de los Patriotas, el clima fue emotivo, casi sin interrupciones. De a poco, el vacío se empezó a llenar. Las ofrendas, banderas y flores que Cristina fue ordenando prolijamente al principio, terminaron desbordando el escaso lugar que fue quedando a cada lado del ataúd. El silencio, con los mensajes de apoyo, el llanto desconsolado de los que perdieron a su líder político, los cánticos militantes. “¡Fuerza, Cristina!”, fue el grito que retumbó en todos los pasillos de la Rosada, en la Plaza y en el Salón, y se repitió incansablemente, como una bocanada de aliento, pero también como una súplica.

EL SALON ARDIENTE. Perón y Evita custodian las espaldas del féretro de Kirchner. Bolívar, Artigas, el Che Guevara y San Martín engalanan las paredes del Salón de los Patriotas Latinoamericanos. Apenas pasado el mediodía, el patriarca del PJ, Antonio Cafiero, estrechó a la Presidenta en un abrazo paternal, y la capilla explotó en aplausos.

En poco tiempo, hasta allí fueron llegando, uno a uno, los presidentes latinoamericanos. El primero fue Evo Morales. Lo siguieron Rafael Correa, de Ecuador; Sebastián Piñera, de Chile, acompañado por su esposa, Cecilia Morel, quien consoló cálidamente a la Presidenta; Pepe Mujica y su mujer, Lucía Topolansky; el colombiano Juan Manuel Santos; el paraguayo Fernando Lugo, que pidió suspender su tratamiento contra el cáncer por un día para viajar. También hubo lugar para los artistas y los opositores: los radicales Gerardo Morales y Ricardo Alfonsín; Ricardo Lavagna, Hermes Binner y Patricia Bullrich, entre otros, llegaron a la Rosada para darle su pésame a Cristina y mantuvieron un respetuoso silencio.

Con el correr de las horas, la espera en la Plaza fue poniéndole calor a la tarde. Los gritos se fueron haciendo más fuertes y se vivieron momentos de mucha emoción. Desde la cabecera, Cristina acariciaba incansablemente el féretro de madera y se acercaba, de a ratos, a la valla que lo separaba del paso de la gente. Entre abrazos y besos, se deshizo en lágrimas cuando el barítono Ernesto Bauer entró cantando el Ave María.

La llegada de Lula Da Silva (quien se bajó del cierre de campaña de su candidata Dilma Rousseff para poder asistir al velatorio) y de Hugo Chávez sellaron las muestras de unidad latinoamericana. Como hermanos mayores, los dos mandatarios abrazaron a la Presidenta, huérfana del abrazo de Néstor. Una vez más, Cristina rompió en un llanto conmovedor. Horas después la siguió Máximo, enternecido por el llanto de un nene de ocho años que se aferró a él llorando y gritando “¡era mi amigo!”, refiriéndose al hombre que yacía en el ataúd.

Entrada la noche, los cantos de la agrupación juvenil La Cámpora hicieron vibrar las paredes. Desde los balcones miraban los funcionarios, incrédulos ante la energía de los adolescentes que juraban fidelidad a la Presidenta.

Después de unas horas de descanso en Olivos, la mañana del viernes tuvo a Cristina, otra vez, al lado del féretro. Aníbal Fernández lloró como un chico cuando los mozos de la Casa Rosada aplaudieron emocionados frente al ataúd. Se entonó el Himno Nacional y, a las 12, la capilla ardiente se cerró. Al pasar por el Salón de los Patriotas, cada día, Cristina recordará las almas de los miles que pasaron por allí para sostenerla.

Por Gabriela Pepe. Fotos: Presidencia de la Nación, Matías Campaya, Walter Papasodaro, Fabián Mattiazzi y Eugenia Balerdi.
 
   
Comentario
De: undecente
Publicación: 09/12/11
oportuno
MUCHO DAÑO LE HIZO ESTE PERSONAJE AL PUEBLO, ROBO SIN IMPORTARLE UN CARAJO NADA, MUCHOS AMIGOS SE BENEFICIARON CON SU ACCIONAR DELICTIVO, RENDIRAN CUENTAS PRONTO. LA VIUDA, COMPLICE. LOS HIJITOS : ^ GRACIAS PAPA POR TANTO SACRIFICIO ^. SEÑOR MAJUL, FELICITACIONES POR SER UN PERIODISTA INDEPENDIENTE Y CON MUCHO HUEVO. SIGA ASI.-
Chapita
 Chapita
Enviar Comentario
Ver Comentarios
Ver Notas Relacionadas
Chapita