La sonrisa de mamá

 
Plenas de felicidad, luego de la tormenta, Catherine, Oriana y Tiziana con el corazón contento en su casa de Lomas de San Isidro.
Recomendá Ésta Nota
Dejá un Comentario
Enviá un Mensaje al Editor
Imprimí Ésta Nota
 

Los ángeles de Ova

 
Afirma Fulop: "Mi marido Ahora es el hombre perfecto. Quizá les pone a las chicas los zapatos al revés o les abrocha mal el saquito, pero las baña, les lee cuentos. A mí me espera en el teatro. Recuperamos cosas de novios"
Notas Relacionadas
  
“Esta fiesta es un maravilloso recuerdo para toda la vida”
La hija mayor de Cathy y Ova festejó con una fiesta en el Sheraton de Pilar para 300 invitados.
 Separador 
“Me encanta que mi hija cumpla 15: me siento liberada”
En la intimidad de su casa, madre e hija (con 15 años recién cumplidos) hablaron de novios, sexo, drogas y mucho más.
 Separador 

“Antes competíamos, pero ahora nació algo más noble y auténtico”


Lo que alguna vez pudo haber sido duelo de diosas por rivalidad profesional, hoy es una relación que se fortalece a través de la solidaridad.

 Separador 
“Hace tiempo que planeamos nuestras noches de pasión y lujuria”
La venezolana y su marido desmienten los rumores y celebran con una miniluna de miel sus 15 años de relación.
 Separador 
Catherine Fulop
La siempre vigente Cathy Fulop demuestra, una vez más, que su sensualidad es un arma mortal.
Chapita
 
Catherine Fulop

"Si no fuera por mis hijas, hoy estaría separada y con 10 kilos más"

Ocho meses después de su corta pero turbulenta separación de Ova Sabatini, la venezolana recibió a GENTE el Día de la Madre. ¿Por qué sus hijas fueron fundamentales para que el matrimonio no terminara y para que retomara su trabajo de actriz? ¿Cuál es su relación con Tiziana (2) y Oriana (5)? ¿Es cierto que en breve quiere volver a ser madre? Los secretos de una diosa que logró renacer en cuerpo y mente gracias a la fuerza del amor.
 
Es Día de la Madre y Catherine Amanda Fulop (36) está triste. "Hace ocho años que el tercer domingo de octubre lo peno como loca -dice-. A la mañana, cada regalito, cada carta, cada felicitación, cada saludo me sensibilizó y entristeció. Encima la viejita de 65 anda enfermucha, con osteoporosis y artrosis. ¡Cuánto extraño a doña Cleopatra Gioconda, amigo! Ayer fui al teatro llorando", confiesa de entrada, sin mediar pregunta y con su melancolía a flor de labios la escultural venezolana-caraqueña, mientras escucha al oído un secreto de la pequeña Oriana (5) y aprieta entre sus dedos un M&M de chocolate que le acerca la todavía más pequeña Tiziana (2). "En momentos de semejante nostalgia te ponés a reflexionar -dispara Catherine-… Yo no sé si es más fuerte el amor que un hijo tiene por su madre o el que una madre tiene por su hijo, pero de lo que estoy segura es de que un hijo puede llegar a enseñarle a su madre tanto como la madre a su hijo. Después de estos meses tan complicados en mi vida, después de sufrir tanto, llegué a la conclusión de que Ova y yo tocamos fondo y nuestras hijas fueron las que nos sacaron a flote y salvaron la familia". Así de claro y conciso.

"ORIANITA, VOS SOS MUY CHIQUITIIITA./ Estás dormida en la panza de maaamá./Te queremos y estamos muy contentos/de que vengas a los brazos de paaapá". La versión made in Osvaldo Aníbal Sabatini (36) de El oso -legendaria composición musical de Moris- hizo acallar el llanto de Oriana Gabriela e inició el de sus padres. Claro, hasta aquel 19 de abril del 96 a las 11:47AM ambos le cantaban la canción al vientre, "pero el vientre se transformó en una personita de carne y hueso y no pudimos contenernos", recuerda Fulop la primera anécdota de su hija mayor que le invade la mente. Hay otra primera anécdota, ahora para Tiziana Beatriz, que nació el primero de junio de 1999 a las 6:13 AM, también mediante parto natural:
"Yo tenía contracciones en lapsos de 10 minutos -explica Cathy, en su living, descalza y apenas vestida con un solero bordó y tres anillos de oro-. Llamé a mi doctor y a mi partera y les comenté: 'Tranquilos. Si me quedo dormida, no llegó la hora.' A las 3 una contracción me partió en dos y corrimos al sanatorio. Evitaba entrar a la Sala de partos porque faltaban mis suegros y deseaba tomarme una foto con ellos. Sabíamos que sería mujer. Sin embargo, yo había soñado lo contrario. Cuando apareció negrita, tipo monito, intenté abrazarla y como los labios de sus partes íntimas estaban hinchados, grité: 'Uy, tiene bolitas. Es varón'. Me equivoqué. Todos nos tentamos, no sé si por la alegría del nuevo bebé o porque Ova no le compuso ninguna letra".

por Leonardo Ibáñez
fotos: Christian Beliera
producción: Gabriela Diaz
peinado: Marcos Román
agradecemos a Cheeky, Akiabara y Class Life

 
   
Comentario
Sé el primero en dejar un comentario.
Chapita
 Chapita
Enviar Comentario
Ver Comentarios
Ver Notas Relacionadas
Chapita